Hasta hace poco, una serie de avistamientos de ovnis en Texas se había desvanecido en gran medida de la memoria, pero recuperó la atención tras el reciente lanzamiento de la serie documental de cuatro partes, «Encounters», ahora disponible en Netflix.

El documental, producido por Amblin Television de Steven Spielberg en colaboración con Boardwalk Pictures y Vice Studios, se estrenó el 27 de septiembre de 2023 y cada episodio está dedicado a un encuentro ovni específico.

Entre noviembre de 2007 y marzo de 2008, más de 300 residentes en el estado de Texas informaron haber presenciado un OVNI colosal en los cielos, cuyo tamaño variaba entre 300 pies y 1 milla de largo (91 metros a 1,6 km).

Este OVNI apareció como una secuencia de luces brillantes de color rojo anaranjado que formaban una forma de arco. No estaba claro si se trataba de una colección de objetos individuales o de una entidad única y masiva. Estas luces luminosas se deslizaban sobre las carreteras, permanecían sobre los campos, manteniendo un completo silencio.

Curiosamente, corroborando los relatos de los testigos presenciales, los datos de radar de la Administración Federal de Aviación (FAA) confirmaron la presencia de este gigantesco OVNI. Apareció en las pantallas de radar como un objeto volador no identificado y sin señales de transpondedor.

La mayoría de estos avistamientos de ovnis tuvieron lugar en Stephenville y sus áreas adyacentes, incluidas Dublín, Gorman y Fort Worth, situadas aproximadamente a 80 millas al suroeste de Dallas, la capital de Texas.

Uno de los avistamientos de ovnis más importantes en esta región ocurrió el 8 de enero de 2008, con 19 testigos que observaron un inmenso ovni que viajaba desde Dublín a Stephenville y regresaba, con aviones de combate de la Fuerza Aérea de EE. UU. persiguiéndolo.

Según un testigo creíble, el piloto local Stephen Allen, este OVNI medía una milla de largo y media milla de ancho, atravesando a una velocidad sorprendentemente alta mientras mantenía absoluto silencio.

La serie destaca que Angelia Joiner, periodista local del Stephenville Empire-Tribune, fue la primera en denunciar este ovni a los medios, medida que llevó a su despido.

En 2008 colaboró ​​con la Mutual UFO Network (MUFON) para convocar a vecinos de la zona que habían presenciado el OVNI, con el objetivo de recoger sus testimonios.

Desafortunadamente, este esfuerzo se vio empañado por interrupciones y caos en la sala, lo que impidió un interrogatorio efectivo de los testigos presenciales. Posteriormente, los ufólogos recurrieron a entrevistas separadas con testigos clave.

Joyner expresó su decepción por la prevalencia de personas que hacen afirmaciones sin fundamento en Texas, incluida una persona que afirmó poseer una «pieza de OVNI» y otra que afirmó tener un implante extraterrestre en su región genital.

Lamentablemente, la escasez de evidencia en video o fotografías de esa época se atribuye a la prevalencia limitada de los teléfonos inteligentes durante esa época.

A continuación, en el informe, puede ver uno de los raros videos disponibles.

Angelina Joyner, una de las principales entusiastas que investigan el incidente ovni, falleció en 2021. El investigador principal del incidente fue el ingeniero Robert Powell, especialista en nanotecnología y semiconductores que sigue vivo y coleando.

Powell ayudó a los ufólogos a entrevistar a testigos e inició contacto con la FAA, obteniendo importantes datos de radar relacionados con avistamientos de ovnis.

Sin embargo, Powell encontró resistencia cuando solicitó datos adicionales a la FAA en una etapa posterior. Afirmó que su trabajo sobre el incidente OVNI de 2007-2008 en Stephenville, Texas, representó uno de los últimos casos en los que la FAA publicó al público datos sin procesar de la torre del radar en virtud de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Durante una reunión con testigos presenciales, Joyner presentó a Powell al ingeniero eléctrico Glen Schulze, quien anteriormente había trabajado con el radar del ejército estadounidense en el White Sands Proving Ground. Schulze recomendó que Powell solicitara datos del radar de la FAA.

Utilizando estos datos, Powell y Schulze realizaron un análisis exhaustivo, examinando más de 2,8 millones de puntos de datos de cinco sistemas de radar. En consecuencia, pudieron identificar la presencia de ovnis en dos grabaciones del 8 de enero de 2008.

Determinaron que “si los dos objetos desconocidos detectados por el radar son iguales, entonces el objeto se movía a una velocidad de aproximadamente 2100 mph”, una velocidad similar a la del avión de reconocimiento Lockheed SR-71 Blackbird, uno de los más rápidos. Aviones en la historia de la aviación.

F

Por Alejandro