cambodian temple

En el corazón de Camboya, ubicado a las afueras de la ciudad de Siem Reap, se encuentra Angkor Wat, una estructura colosal que durante mucho tiempo ha cautivado la imaginación de historiadores, arqueólogos y mitólogos por igual.  Este impresionante complejo de templos, cada lado mide casi una milla de largo, ha sido objeto de fascinación y asombro durante siglos.

 Los arqueólogos tradicionales creen que su construcción se remonta al siglo XII d.C., pero según la leyenda camboyana, sus orígenes son mucho más antiguos y se remontan al año 600 a.C.

 Angkor Wat, según la tradición local, no fue construido simplemente por manos humanas sino por un arquitecto mitad humano, mitad divino que atravesó los reinos entre la Tierra y los dioses.

 La leyenda afirma que Priya Pisnakar, la madre del arquitecto, provenía de un reino más allá de nuestro mundo y buscaba traer a su hijo de regreso a su hogar celestial.  Por muy intrigante que sea esta leyenda, no es el único enigma que rodea a Angkor Wat.

ancient cambodian temple

En 1996, el autor e investigador John Grigsby se topó con una alineación notable dentro del complejo del templo que ha dejado asombrados tanto a expertos como a entusiastas.  El descubrimiento de Grigsby reveló una sorprendente conexión entre Angkor Wat y la constelación de Draco, una constelación conocida por su nombre, que se traduce como «dragón» en latín.

 Al superponer un mapa de la constelación de Draco sobre un mapa de Angkor Wat, Grigsby descubrió que múltiples estructuras dentro del complejo del templo se alineaban perfectamente con las estrellas principales de la constelación de Draco.

 La pregunta que surge naturalmente es: ¿cuál podría ser el propósito de tal alineación celestial?  ¿Por qué los constructores de Angkor Wat llegaron a tales extremos para reflejar la constelación de Draco?

 Algunos estudiosos especulan que esta alineación sirvió como una “tarjeta de visita” simbólica para mostrar a la población local el origen celestial de sus arquitectos y maestros.  Si quisieras transmitir tu herencia extraterrestre, ¿qué mejor manera que construir una estructura monumental que refleje tu hogar en las estrellas?

 La conexión entre Angkor Wat y la constelación de Draco no termina con su alineación arquitectónica.  El templo está adornado con representaciones de criaturas parecidas a dragones, lo que insinúa una profunda conexión entre Angkor Wat y la constelación de Draco.  En las tradiciones del sur de Asia, estas criaturas, conocidas como nagas, tienen un significado inmenso.

cambodian temple

Se les considera seres poderosos, cambiaformas y portadores de conocimiento y sabiduría, muy parecidos a los dragones chinos.  ¿Podrían estos nagas ser representaciones simbólicas de los habitantes de la constelación de Draco, o quizás seres extraterrestres avanzados?

 Lo que hace que esta conexión celestial sea aún más intrigante es que Angkor Wat no es el único sitio antiguo vinculado a Draco.  Al otro lado del mundo, en Ohio, el Montículo de la Serpiente de los Nativos Americanos está alineado para apuntar directamente a Draco.

 De manera similar, en el antiguo Egipto, las pirámides se colocaron de manera que el pasaje de entrada se alineara con la estrella principal de Draco, Alva Draconis, asegurando su visibilidad durante la noche.  Estas alineaciones plantean la tentadora posibilidad de que la constelación de Draco haya jugado un papel en el desarrollo de los mitos del dragón en varias culturas del mundo.

 La prevalencia de leyendas sobre dragones en todo el mundo ha llevado a algunos a especular que estas criaturas míticas eran, de hecho, seres extraterrestres que llegaron a la Tierra desde un planeta dentro de la constelación Draco.  Esta intrigante teoría sugiere que las civilizaciones antiguas presenciaron la llegada de estos seres y los inmortalizaron en sus mitos y leyendas.

 A medida que exploramos estos antiguos misterios, nos queda reflexionar si el conocimiento oculto sobre nuestros orígenes cósmicos siempre ha estado incrustado en la conciencia colectiva de la humanidad.  ¿Podría ser que nuestra fascinación por los dragones y las alineaciones celestiales sea una manifestación de esta antigua sabiduría?

 Si bien es posible que nunca descubramos por completo los secretos de Angkor Wat y su conexión con la constelación de Draco, es sin lugar a dudas un testimonio del atractivo perdurable de los misterios antiguos que continúan cautivando nuestra imaginación.

F

Por Alejandro