El continente no fue reconocido formalmente hasta 2017, pero todavía hay mucho que no sabemos al respecto.

Descubriendo Zealandia: el continente hipotético que en realidad es real

Zealandia fue reconocida hace sólo seis años, pero cuanto más aprendemos sobre ella, más preguntas tenemos que responder.

Crédito de la imagen: Ulrich Lange, Bochum, Alemania a través de Wikimedia Commons ( CC0 1.0 ).

El mapa mundial no siempre fue tan completo como lo es hoy y durante siglos los exploradores gastaron tiempo, dinero y, a veces, sus vidas, viajando por el planeta para llenar los vacíos. Basándose en una combinación de observación, hipótesis y pura prueba de mitos, estos exploradores buscaron masas de tierra y pueblos tanto reales como imaginarios.

Como puedes imaginar, a veces acertaron y otras veces se equivocaron. Pero durante siglos, los mapas antiguos plantearon la hipótesis de una masa de tierra en el hemisferio sur que, hasta hace poco, desafió todos los esfuerzos para encontrarla e incluso ahora hay muchas cosas que no sabemos.

La era del descubrimiento 

La Era de la Exploración comenzó con la confianza en el poder de la verificación empírica y las mediciones precisas para crear representaciones nuevas y mejoradas del mundo. Sin embargo, muchos cartógrafos continuaron mezclando datos reportados y mediciones contemporáneas con características heredadas de mapas del mundo antiguo que fueron creados como una imagen  mixta de geografía e historia mundial.



Estos mappa mundi a menudo representaban características del mundo conocido junto con otras mitológicas o hipotéticas , hasta el punto de que no era fácil saber qué era real y qué era imaginario.

 

Un ejemplo de ello fue Terra Australis Incognita , una masa de tierra que se pensaba que ocupaba una gran parte del hemisferio sur. Se planteó la hipótesis de que este continente sería una especie de contrapeso a la conocida distribución de tierras del hemisferio norte. Esencialmente, Terra Australis debe haber existido para mantener el equilibrio del mundo.

Las primeras referencias a este continente aparecieron en la antigüedad, pero se convirtió en una característica popular en muchos mapas medievales y modernos tempranos, apareciendo en algunos incluso en el siglo XVIII .

Durante siglos, los exploradores buscaron Terra Australis pero no pudieron encontrarla. En 1769, el capitán James Cook entró en el Pacífico a bordo del Endeavour para observar el tránsito de Venus pero también para encontrar el continente tan esperado.

Durante este tiempo, Cook exploró la costa de Nueva Zelanda y finalmente desistió, concluyendo que el país no tenía nada que ver con la masa de tierra que buscaba. Pero ¿y si tenía razón y buscaba en el lugar equivocado? ¿O deberíamos decir mirar en la dirección equivocada?

Zealandia – un continente escondido

En 2017, el mundo se sorprendió al saber que en realidad existía un octavo continente en el planeta hasta ahora desconocido. Parece que el Capitán Cook tenía razón al considerar Nueva Zelanda, pero debería haber estado mirando bajo las olas.

Zealandia ( Te Riu-a-Māui para los maoríes) es una enorme masa de tierra que está casi completamente sumergida en el suroeste del Pacífico. Mide alrededor de 5 millones de kilómetros cuadrados (1,9 millones de millas cuadradas), lo que representa aproximadamente dos tercios de Australia. Es, con diferencia, el continente más pequeño, más delgado y más joven del mundo.

Una de las primeras pistas de que Zealandia existía debajo de las olas provino de las observaciones de Sir James Hector, el naturalista escocés que concluyó que Nueva Zelanda era “los restos de una cadena montañosa que formaba la cresta de una gran área continental que se extendía hasta el sur y el este, y que ahora está sumergido”.

Luego, en la década de 1960, la definición geológica de lo que realmente es un continente se hizo más firme: esencialmente un continente tenía que ser un área geológica grande (énfasis en grande) con gran elevación, una corteza gruesa y una amplia variedad de rocas. Ahora los geólogos estaban armados con algo que podían buscar e intentar demostrar su existencia.

En 1995, un geofísico estadounidense volvió a referirse a Nueva Zelanda como si estuviera situada en un continente y propuso el nombre de “Zealandia”.

Esto empezó a generar un nuevo apetito por la búsqueda, pero el verdadero atractivo comenzó cuando las Naciones Unidas pusieron en vigor la Convención sobre el Derecho del Mar. Según esta convención, un país podía reclamar como territorio legal cualquier tierra que se extendiera desde su Zona Económica Exclusiva y la tierra que fuera parte de su “plataforma continental extendida”, así como cualquier recurso que la acompañara. De repente, Nueva Zelanda tuvo fuertes razones para investigar la región circundante. Los análisis de rocas y los datos satelitales se acumularon lentamente para revelar la existencia del nuevo continente.

El mundo hundido y sus misterios

El octavo continente se conoce desde hace seis años, y aún quedan muchas cosas que no sabemos . La mayoría de los desafíos que rodean su exploración se relacionan con su inaccesibilidad: se encuentra bajo más de un kilómetro de agua.

Lo que sí sabemos es que Zealandia alguna vez fue parte del supercontinente Gondwana , pero finalmente fue dividido por fuerzas tectónicas hace unos 85 millones de años, creando el Mar de Tasmania. Aún no está claro cómo funcionó este proceso, y los científicos están desconcertados por lo delgada que es la masa terrestre y por qué no se dividió en continentes más pequeños. Además, los expertos no saben si Zealandia estuvo alguna vez sobre el agua o si siempre estuvo sumergida.

Este asunto en cuestión tiene implicaciones importantes para aquellos interesados ​​en la vida silvestre, porque, si el continente no estuvo siempre bajo el agua, ¿qué habría vivido en él? Por el momento, no parece haber suficiente evidencia fósil para responder a esta pregunta, pero existen pistas tentadoras en forma de extraños restos de saurópodos (dinosaurios de cuello largo) y potencialmente de un anquilosaurio, que se encontraron en Nueva Zelanda durante el Década de 1990 .

En 2006 llegaron más pruebas con el descubrimiento de un hueso perteneciente a un presunto alosaurio, que fue descubierto en las islas Chatham. Cada uno de estos descubrimientos data del momento posterior a la separación de Zealandia de Gondwana.

Hay más misterios en torno a la relación con los pájaros kiwis modernos, el adorable pájaro no volador de ojos redondos, que está extrañamente estrechamente relacionado con el ahora extinto pájaro elefante gigante de Madagascar. Estas dos aves aparentemente están increíblemente aisladas entre sí, pero tal vez ambas compartían un ancestro común que una vez estuvo más extendido en Gondwana.

A pesar de estas incógnitas persistentes, es probable que análisis más profundos revelen más sobre este fascinante continente en el futuro. También muestra que aún quedan muchas cosas por descubrir.

F

The post Descubriendo Zealandia: el continente hipotético que en realidad es real first appeared on Mundo oculto.

Por Alejandro