Cómo podría ser posible cargar nuestras mentes en una computadoraCómo podría ser posible cargar nuestras mentes en una computadora

La idea de que nuestra mente podría vivir de otra forma después de que nuestro cuerpo físico muera ha sido un tema recurrente en la ciencia ficción desde la década de 1950. Series de televisión recientes como Black Mirror y Upload, así como algunos juegos, demuestran nuestra continua fascinación con esta idea. El concepto se conoce como carga mental.

Los desarrollos recientes en ciencia y tecnología nos están acercando a un momento en el que cargar la mente podría pasar de la ciencia ficción a la realidad.

En 2016, BBC Horizon proyectó un programa llamado The Immortalist, en el que un millonario ruso reveló sus planes de trabajar con neurocientíficos, constructores de robots y otros expertos para crear tecnología que nos permitiera cargar nuestras mentes en una computadora para vivir para siempre.

En ese momento, predijo con confianza que esto se lograría para 2045. Esto parece poco probable, pero estamos dando pasos pequeños pero significativos hacia una mejor comprensión del cerebro humano y, potencialmente, la capacidad de emularlo o reproducirlo.

La emulación de todo el cerebro es una ruta potencial para la carga mental. Los escaneos detallados del cerebro y su actividad nos permitirían reproducir el cerebro biológico de una persona, y potencialmente la mente, en una computadora.

Cerebro

Varios enfoques

La técnica más prometedora es la de “escanear y copiar”, donde se escanearía en detalle la estructura de un cerebro preservado, utilizando, por ejemplo, la técnica de microscopía electrónica. Esto reuniría los datos necesarios para producir una copia funcional de un cerebro.

Entonces, ¿qué tan probable es que se logre la emulación de todo el cerebro y, potencialmente, la carga de la mente? En un informe publicado en 2008, investigadores de la Universidad de Oxford describieron la emulación de todo el cerebro como un «problema formidable de ingeniería e investigación, pero que parece tener un objetivo bien definido y podría, al parecer, lograrse mediante la extrapolación de los conocimientos actuales». tecnología».

Sin embargo, otros son escépticos sobre los supuestos subyacentes y dos principios clave en particular. La separación de la mente del cuerpo es fundamental para la propuesta de la emulación de todo el cerebro.

Sin embargo, esto es polémico, ya que muchos creen que el cerebro está “encarnado” y funciona como lo hace debido a su relación con otras partes del cuerpo y el entorno que sentimos e interactuamos.

Cargar la mente también supone que la mente es el resultado de lo que hace el cerebro. Nuestras mentes, y particularmente la conciencia, a menudo se consideran algo más grande y efímero que una función del cerebro biológico.

Esta controversia significa que los desafíos filosóficos y científicos de la emulación de todo el cerebro y la carga de la mente son debatidos activamente por los académicos, sin embargo, apenas hay conciencia entre el público de que esta discusión está sucediendo y no está resuelta.

Para mi tesis doctoral, he estado explorando qué tan consciente está el público de cargar la mente y qué piensan de la idea cuando se enteran, por ejemplo, si les gustaría que sus mentes se carguen en una computadora o en otro cuerpo y cuáles son los beneficios. y los riesgos pueden ser.

En el curso de mi estudio, he utilizado varios métodos de investigación, incluidas entrevistas longitudinales (entrevistas con los mismos sujetos durante varios años) y un sitio web de narración que muestra la carga de dos personajes.

Modificando el cerebro

La neurotecnología, o “métodos para registrar o modificar directamente la actividad del cerebro humano”, avanza rápidamente. Ejemplos de neurotecnología como las interfaces cerebro-computadora y un dispositivo implantable, Stentrode, llegaron a los titulares a principios de este año porque permitieron a los pacientes gravemente paralizados controlar una computadora pensando y realizar actividades en línea como comprar y enviar correos electrónicos.

Tales desarrollos, junto con los avances en inteligencia artificial (IA), nos permiten descifrar mejor las ondas cerebrales. En el futuro, es posible que nos permitan “escribir en” o modificar el cerebro.

En consecuencia, debemos establecer pautas y legislación para garantizar que nuestros derechos humanos y neurales estén protegidos. Esta área, conocida como “neuroderechos”, es un tema candente en la academia en este momento.

Nadie sabe con certeza cuánto tiempo puede llevar emular el cerebro humano. Podría llevar 100 años, y la carga mental sería otro gran salto. Si bien esto puede parecer una vida lejana, debemos recordar cuán rápido ha avanzado la tecnología en la última década.

Por ejemplo, utilizamos por primera vez imágenes por resonancia magnética (IRM) hace cincuenta años. Sin embargo, a principios de este año, un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de Duke escaneó todo el cerebro de un ratón con la resolución más alta jamás vista: era 64 millones de veces más nítida que antes. Por el momento, la emulación de todo el cerebro y la posibilidad de cargar la mente se encuentran principalmente en el dominio científico.

Sin embargo, como ya estamos empezando a ver, tales desarrollos tienen el potencial de transformar lo que significa ser humano y, como tal, aquellos fuera del mundo de la ciencia deberían tener voz.

F

Por Alejandro