Los antiguos egipcios consideraban a los gatos como 'guardianes espirituales’Los antiguos egipcios consideraban a los gatos como 'guardianes espirituales’

Los gatos han sido durante mucho tiempo una de las mascotas favoritas de las personas. Pero estas diminutas mascotas tenían un gran significado para los egipcios. Incluso se convirtieron en deidades y escudos con el tiempo.

La importancia de los gatos para los egipcios 

Los gatos eran una vista común entre los egipcios en muchas facetas de la vida diaria. Además de ser una compañía muy querida, los gatos también se usaban para controlar alimañas como serpientes y escorpiones. Muchos otros, sin embargo, sirvieron a objetivos religiosos. Algunos felinos fueron venerados en el Egipto prehistórico.

Sin embargo, la historia ha llevado a la conclusión de que estos eran más valiosos que cualquier individuo. No estamos seguros si los egipcios aceptaron la idea de que los gatos tenían siete vidas. Somos conscientes de que valoraban enormemente la vida de un animal.

También es bien sabido que las personas amaban mucho a sus mascotas y las cuidaban de manera excelente. Se volvieron tan devotos de ellos que fueron enterrados junto a sus dueños, lo que demuestra que no los conservaron simplemente por conservarlos.

A los gatos domésticos también se les encomendó la importante tarea de proteger papiros sagrados, libros, archivos, registros y bibliotecas. convirtiéndose en el principal defensor de la sabiduría, una de las mayores riquezas del Nilo.

Protectores espirituales

Los miembros de la familia, sus títulos y honores más significativos y sus pasatiempos favoritos estaban representados en las tumbas de los antiguos egipcios. Por lo tanto, ver gatos representados en estas pinturas habla de su importancia tanto en la vida diaria como de su esperanza de que se queden con ellos en el «más allá».

A pesar de su presencia física, los gatos eran considerados por los egipcios de la época como seres espirituales que podían comunicarse con los muertos trascendiendo el plano terrenal. Más aún, creían que los gatos tenían la habilidad de buscar el alma.

Los gatos se veían comúnmente con los niños porque se pensaba que los protegían de los malos espíritus a medida que crecían.

Las llamadas «varitas mágicas» o cuchillos de protección, que presentaban imágenes representativas de felinos, se usaban para proteger a sus dueños de los malos espíritus durante el Reino Medio del antiguo Egipto.

Vara apotropaica hallada en una tumba egipcia. Crédito: Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

El gato fue adoptado como representación del Sol y símbolo de orden durante el reinado de Amenhotep III. El capítulo XVII del Libro de los Muertos hace referencia a él y dice: «. El propio dios Sol es conocido como el Gran Gato». Se creía que el aterrador monstruo serpentino Apep era un enemigo contra el que el Gran Gato luchaba todas las noches.

Sin embargo, los gatos no solo fueron admirados por los egipcios; otras culturas también, como las civilizaciones escandinava, japonesa y china, apreciaban mucho esta habilidad mística de los gatos.

Incluso hoy en día, se cree que los gatos tienen el poder de influir en las intenciones de los seres dimensionales para evitar que el espíritu represente una amenaza para su territorio o los habitantes que viven allí. Lo disipa de esta manera utilizando su capacidad inherente para ahuyentar la energía negativa.

¿De donde proviene la veneración egipcia a los gatos?

Similar a cómo el león es un miembro de la familia felina, también lo son los gatos. Los rayos del sol que disipaban las sombras e iluminaban a los egipcios se podían ver en los ojos del león. Por otro lado, es significativo recordar que le dieron un alto valor al dios sol Ra.

Como resultado, el gato se volvió venerado en el antiguo Egipto y la gente que vivía allí lo consideraba «sagrado». Llegaron a crear copias en pirámides y templos para poder proteger a los dioses.

Las primeras acciones para dar culto al gato

Los antiguos egipcios pensaban que su relación con su gato continuaba después de la muerte cuando tenían gatos como mascotas.
Bastet, la diosa egipcia del hogar, fue quien inició el culto al felino. Representaba el lado femenino oculto, la domesticidad, el parto, la fertilidad, la luz y el calor.
La cabeza del gato se utilizó por primera vez para representarlo, y por eso también pasó a representar la luna, la noche y el misterio. Se pensaba que esta diosa ayudaba a los hombres a ser fértiles, curar enfermedades y vigilar las almas de los difuntos.
Solo Bastet representaba al gato doméstico en el panteón egipcio de diosas, que también incluía a Sekhmet, que tenía cabeza de león, y Mafdet, que parecía un guepardo o un leopardo.

¿Cualquier persona podía tener un gato en la antigüedad?

En realidad, no a todos en las tierras del antiguo Egipto se les permitía tener un gato, y mucho menos domesticarlo. Incluso entonces, estaba estrictamente prohibido comprar, vender, maltratar o matar gatos. Los faraones fueron los únicos en ostentar este gran honor.
Por supuesto que sabía que había una ley que estipulaba que cualquiera que matara a un gato enfrentaría la pena de muerte. Los egipcios veneraban a los gatos por encima de todos los demás animales, aunque también veneraban a las vacas, los peces y las serpientes.

Nuevo imperio, nuevas normas

Se dice que con el paso del tiempo, las ilustraciones de gatos domesticados por personas se hicieron más comunes. En el Reino Nuevo, que comenzó en 1552 a.C., se cree que esto ocurrió. C.

Los antiguos egipcios conocían la inteligencia, la velocidad y la fuerza de los gatos de todos los tamaños y valoraban su capacidad para mantener a las serpientes, roedores y otras plagas fuera de sus hogares. La mascota se ganó a muchos miembros de la familia real.

¿Qué sucedía con los gatos que fallecían?

Pintura de John Reinhard Weguelin – Las exequias de un gato egipcio. Public Domain / Wikimedia Commons

Sabemos que estos gatos fueron reubicados en estructuras sagradas después de su fallecimiento gracias al renombrado autor Herodoto. para ser debidamente embalsamado y enterrado. Aun así, algunos de ellos fueron enterrados junto a sus amos.

Debido a que también eran venerados en la muerte, se sabe que estos animales eran superiores a los demás a los ojos de los egipcios. Para mantener su estado e integridad después de la muerte, fueron momificados porque todavía se consideraban de suma importancia.

La alimentación de los venerados felinos

Debido a que las mascotas eran tan queridas para sus dueños, tenían mejores dietas que los esclavos. Eran reverenciados como dioses y consumían pan recién horneado y pescado capturado en el río Nilo.
Debido a lo mucho que la gente valoraba a los animales, cuando un romano mató accidentalmente a un gato, la gente linchó al hombre. Incluso se rumorea que la dueña de un gato fallecido se afeitó las cejas en recuerdo.
Los gatos fueron las mascotas preferidas de los lugareños del valle del Nilo a lo largo de la historia de Egipto. Estos devotos compañeros fueron inmortalizados en tumbas, templos, estructuras públicas y palacios porque los antiguos egipcios creían que su mera presencia aseguraba armonía, prosperidad y protección física y espiritual.

Por Alejandro