actividad siniestra bajo nuestros pies criaturas espeluznantes del mundo subterraneoactividad siniestra bajo nuestros pies criaturas espeluznantes del mundo subterraneo
<div id="article_title_div"

Existen gran cantidad de relatos  y leyendas antiguas que hablan sobre razas de seres espantosos que habitan bajo la superficie de nuestro planeta. Sin embargo, todas ellas se quedan en nada si las comparamos con el Misterio Shaver

Primera obra publicada de Shaver, I Remember Lemuria, que fue portada del número de marzo de 1945 de Amazing Stories.

Alcanzó la notoriedad en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial como autor de unos polémicos relatos publicados en revistas de ciencia ficción, sobre todo en Amazing Stories, en los cuales afirmaba que había tenido experiencia personal con una antigua civilización siniestra que escondía tecnología fantástica en cavernas bajo la tierra. La controversia surgió de la afirmación de Shaver y de su editor, Ray Palmer, de que los relatos, aunque presentados bajo la apariencia de ficción, eran fundamentalmente ciertos. Las historias de Shaver fueron promocionadas por Palmer como «The Shaver Mystery». Estas historias tuvieron muchos seguidores en la época, llegando a crearse Shaver Mystery Clubs, e influenciaron a muchos artistas y escritores, como Harlan Ellison o Phillip K. Dick.[1]

​A la teoría conspiratoria creada por Shaver a través de la literatura seudocientífica de los años 1930 en la revista de ciencia ficción Amazing Stories, asegurando que hay una raza de humanoides mutantes subterráneos con alta tecnología, que se dedica a cometer atrocidades contra la humanidad, se la denominó «shaverismo».[6]

En 1938Raymond A. Palmer asumió la dirección de Amazing Stories y dijo que, a partir de ese momento, el contenido de la revista estaría basado en hechos reales. Pero, en marzo de 1945, publicó I Remember Lemuria, firmado por Shaver, quien decía ser un obrero soldador de Pensilvania y afirmaba tener visiones de la «memoria racial» de la especie. En dicho relato, Shaver aseguraba que antes de que el hombre dominara la Tierra, los Titanes y los atlantes habían construido una inmensa red de túneles subterráneos, llenos de equipos de alta tecnología.

Tras una guerra cósmica, que traería como consecuencia la desaparición de los continentes de Lemuria y Atlántida, dicha red de túneles subterráneos quedó abandonada. 

Shaver escribió acerca de razas prehistóricas tremendamente avanzadas que habían construido ciudades en cavernas en el interior de la Tierra antes de abandonarla para irse a otro planeta. Esos antiguos abandonaron también algunos de su propia progenitura enferma aquí en la Tierra, que degeneró con el tiempo en una población mentalmente dañada y sádica conocida como Deros.

Los Deros serían los verdaderos conductores de los OVNI, así como los provocadores de toda clase de cataclismos de la superficie. Se dice que gustan de secuestrar personas para llevarlos a sus dominios subterráneos y someterlos a sádicas torturas y experimentos, así como violar a las mujeres. Sharpe aseguraba que muchos edificios de las ciudades tenían ascensores que bajaban muy por debajo del subsótano internándose en el mundo de los Deros, para desgracia del que llegara. Según Sharpe utilizan unas máquinas fantásticas de «rayos» que las grandes razas antiguas dejaron detrás de si al huir de la Tierra, estas máquinas son capaces de proyectar pensamientos y voces para atormentar nuestras mentes.

Shaver proclamó que poseía el conocimiento de primera mano acerca de los Deros y sus cuevas, habiendo aprendido el Matong, que según él era una proto-lengua de la que derivaban todos los demás idiomas de la humanidad. Allí se podía ver una oscura conexión entre el Misterio de Shaver y la Sociedad Thule alemana que también creía en la existencia de una civilización subterránea, aunque generalmente vista como positiva y heroica, poblada por semidioses. Tanto Shaver como su editor Ray Palmer dicen haber estado en contacto con un Gauleiter bávaro que anteriormente también fue un miembro de la sociedad oculta.

Shaver era un autor problemático aunque aseguraba continuamente que sus relatos eran totalmente verídicos. Las historias de Shaver conquistaron legiones de lectores hasta entonces ajenos al mundo de la ciencia ficción, diferentes «círculos Shaver» se formaron en todo el mundo, e incluso una mujer parisina aseguró que ella había visto el mundo subterráneo de los Deros donde fue torturada y violada durante años hasta que escapó.​

Las historias de Shaver eran editadas por Palmer, quien las hacía más coherentes, les agregaba trama y eliminaba o, al menos moderaba, algunas de las escenas más sangrientas.

Por Alejandro