eran las piramides de egipto grandes plantas para producir energiaeran las piramides de egipto grandes plantas para producir energia
 
 ¿ERAN LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO GRANDES PLANTAS PARA PRODUCIR ENERGÍA?
 La tesis normalmente divulgada y aceptada por todos es que el progreso de las civilizaciones ha evolucionado desde una etapa primitiva a otra más avanzada.
 Y sin embargo, si dejamos la perspectiva «evolutiva» y analizamos sin prejuicios algunas obras majestuosas del pasado, descubrimos que este paradigma es siempre aplicable.
 Los nuevos descubrimientos en las pirámides del antiguo Egipto y la América precolombina indican cómo las ramas de la ciencia, como la electricidad, la electroquímica, el electromagnetismo y la metalurgia, fueron utilizadas considerablemente por los antiguos.
 La batería de Bagdad muestra cómo los egipcios conocían y usaban ampliamente la corriente eléctrica, y los bajorrelieves del Templo de Dendera, descubierto por el arqueólogo francés Auguste Mariette en 1857, revelan que esta también se usaba para la iluminación, de hecho, no hay rastro de hollín. Nunca se ha encontrado en los pasillos de las pirámides o las tumbas de los reyes porque estas áreas estaban iluminadas con electricidad.
 

¿ERAN LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO GRANDES PLANTAS PARA PRODUCIR ENERGÍA?

 El trabajo de varios investigadores importantes incluye el de Christopher Dunn, un ingeniero mecánico inglés, quien en su libro The Giza Power Plant: Technologies of Ancient Egypt afirma que la Gran Pirámide de Giza fue utilizada como una estación de energía inalámbrica, modelada en las intuiciones de una de las mentes más grandes del siglo pasado: Nikola Tesla.
 ¡Las sorprendentes conclusiones de Dunn hacen que la teoría de la egiptología tradicional (que la Gran Pirámide fue construida con herramientas de cobre por una sociedad que no tenía rueda) parezca bastante tonta!  El ingeniero parte de la gran complejidad y precisión de la construcción de Giza, para luego llegar a proponer su teoría a partir de las pistas recogidas en el campo.
 Lo que surge es una teoría que pinta a la Gran Pirámide como una máquina extraordinaria, capaz de producir energía utilizando la Tierra como fuente, la ciencia acústica y la química.  La teoría de Dunn aclara el propósito de todos los pasillos y habitaciones dentro de la estructura piramidal.
 De forma muy sintética, Dunn teoriza que las vibraciones naturales de la Tierra provocaron una resonancia armónica capaz de obtener el hidrógeno producido en la Cámara de la Reina mediante la ionización de una solución de ácido clorhídrico diluido y cloruro de zinc hidratado.  El hidrógeno se canalizó hacia la Cámara del Rey a través de la Gran Galería y se convirtió allí en microondas.
 Estudio de Michel Barsoum
 Los descubrimientos recientes de Michel Barsoum dan crédito a la hipótesis de Dunn.  También en este caso se trata de un investigador prestado a la egiptología y por tanto libre de los prejuicios y dogmas de la arqueología convencional.  De hecho, Barsoum es Profesor Distinguido en el Departamento de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la Universidad de Drexel.
 Como cuenta livescience.com, un día, Barsoum recibió una llamada telefónica inesperada de Michael Carrell, amigo de un colega jubilado, para hacerle algunas preguntas sobre los misterios que rodean la construcción de las pirámides de Giza.
 Según Carrell, los misterios fueron resueltos por Joseph Davidovits, director del Instituto de Ciencias de Materiales de Geopolímeros en San Quentin, Francia, hace más de dos décadas, al revelar que las piedras de las pirámides estaban hechas de una forma muy temprana de concreto. compuesto de una mezcla de piedra caliza, arcilla, cal y agua.
 “Fue en este punto de la llamada cuando me eché a reír”, dice Barsoum.  «Si las pirámides se construyeron realmente así, alguien podría haberlo probado sin lugar a dudas pasando unas horas bajo un microscopio electrónico».  Resultó que nadie había probado nunca la teoría.
 Barsoum decidió embarcarse en la investigación y un año y medio más tarde, después de las observaciones del microscopio de barrido y otras pruebas, comenzó a sacar algunas conclusiones asombrosas sobre las pirámides.  De hecho, las observaciones fueron consistentes con la idea del hormigón, pero la unión del cemento de piedra caliza fue con dióxido de silicio y rico en silicato de magnesio.
 Además, las piedras de la cubierta exterior e interior de la pirámide exhibían una estructura amorfa, es decir, sus átomos no estaban dispuestos en una estructura periódica regular.  El estado amorfo, algo intermedio entre sólido y líquido, es poco frecuente en la naturaleza, casi ausente: la mayoría de los sólidos son naturalmente cristalinos y sus moléculas están dispuestas en un orden de largo alcance que define una red cristalina.
«Es muy poco probable que las piedras de revestimiento internas y externas que examinamos hayan sido talladas en un bloque de piedra caliza natural».  Más sorprendentemente, Barsoum luego descubrió la presencia de esférulas de dióxido de silicio a nanoescala (con diámetros del orden de mil millonésimas de metro), lo que confirma aún más que los bloques no son de origen natural.
 “Es irónico que generaciones enteras de egiptólogos y geólogos hayan sido engañadas por los bloques, tan fielmente elaborados que parecen piedra caliza natural”, explica Barsoum.  “Los antiguos egipcios sabían cómo producir nanotecnología”.
 Los egiptólogos se enfrentan constantemente a preguntas sin respuesta: ¿Cómo fue posible colocar bloques tan perfectamente que ni siquiera cabe un cabello en ellos?  Y si estos bloques fueron tallados con herramientas de cobre, ¿por qué nunca se encontró un cincel en la meseta de Giza?
 La investigación de Barsoum parece responder, al menos en parte, a estas preguntas, aunque, como todos los grandes misterios del pasado, quedan algunas preguntas abiertas: ¿cómo fue posible que los antiguos egipcios transportaran bloques de granito de más de 70 toneladas?  “Irónicamente, este estudio de rocas antiguas no se trata del pasado, sino del futuro”, concluye Barsoum.
 La «mica» de Teotihuacan
 Las investigaciones arqueológicas realizadas en el sitio de Teotihuacán, México, llevaron al descubrimiento de un uso extensivo de la «mica» por parte de los constructores del sitio, un mineral presente sólo en Brasil, a 5.000 km de distancia.
 Las láminas de mica probablemente fueron transportadas miles de kilómetros.  ¿Por qué tendrían que hacerlo?  ¿Y por qué se encontró mica en todos los edificios de Teotihuacán, en los templos, en las urbanizaciones y en las calles, prácticamente en todas partes?  Obviamente no para decoración, ya que no es visible desde el exterior.
 La mica tiene algunas propiedades eléctricas que la convierten en un buen aislante.  De hecho, también se utiliza como aislante eléctrico en equipos de alta tensión.  Al ser resistente al calor, la mica se usa para producir ventanas para hornos y otros sistemas de calefacción.  También se utiliza para aislar conductores eléctricos en cables contraincendios.  En los hornos de microondas, cubiertas delgadas de mica cubren el compartimiento del magnetrón.
 Los constructores de Teotihuacán debieron tener una razón muy específica para utilizarlo y, en opinión de muchos investigadores, es que forma parte de alguna tecnología desconocida para nosotros.
 A principios del siglo pasado, tanto en la Pirámide del Sol como en una sala subterránea del Templo a un kilómetro de distancia, los arqueólogos encontraron grandes cantidades de mica, que servía de revestimiento para el piso y el techo.  Hoy el Templo, conocido como el Templo de la Mica, no es accesible al público.
 Existe un túnel que une el Templo de la Mica con la cueva situada bajo la Pirámide del Sol (también está prohibido el acceso a este recorrido subterráneo), con varias cavidades secundarias tanto a la derecha como a la izquierda.  ¿Es posible que la sala debajo del Templo de Mica contuviera algún instrumento que produjera energía para los edificios en el sitio, como algún tipo de planta de energía?  Si es así, ¿eso significa que los túneles sirvieron como una red eléctrica que conectaba toda la ciudad?
 Según los teóricos de los antiguos astronautas, el uso de mica también puede haber sido dictado por un propósito más «protector».  La NASA, por ejemplo, utiliza mica en la parte trasera de los transbordadores para desviar el calor producido por la fricción al volver a entrar en la atmósfera, perfecto para este propósito.  ¿Es posible que la mica se haya utilizado para proteger las instalaciones de Teotihuacán del calor producido por algún tipo de aeronave no terrestre?
 Independientemente de lo que uno quiera creer, uno se pregunta de dónde provino un conocimiento tan avanzado en posesión de los antiguos egipcios y los constructores de la América precolombina.  Los relatos mitológicos de ambas culturas hablan de antiguos dioses descendiendo del cielo en naves o serpientes aladas, tradiciones que quieren, en todo caso, decir que algo extraordinario sucedió en esos lugares.

Por Alejandro