en 1883 un astronomo mexicano fotografio ovnis alrededor del solen 1883 un astronomo mexicano fotografio ovnis alrededor del sol

¿Sabías que ya en 1883 existía un registro fotográfico de ovnis pasando frente al Sol?

<img data-attachment-id="17869" data-permalink="https://www.ovnihoje.com/2022/07/02/em-1883-astronomo-mexicano-fotografou-ovnis-ufos-ao-redor-do-sol/ovni-sol/" data-orig-file="https://i0.wp.com/www.ovnihoje.com/wp-content/uploads/2013/05/OVNI-SOL.jpg?fit=400%2C360&ssl=1" data-orig-size="400,360" data-comments-opened="1" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":""}" data-image-title="OVNI-SOL" data-image-description="" data-image-caption="

Registro

» data-medium-file=»https://i0.wp.com/www.ovnihoje.com/wp-content/uploads/2013/05/OVNI-SOL.jpg?fit=300%2C270&ssl=1″ data-large-file=»https://i0.wp.com/www.ovnihoje.com/wp-content/uploads/2013/05/OVNI-SOL.jpg?fit=400%2C360&ssl=1″ src=»https://dmisterio.com/wp-content/uploads/2022/07/en-1883-un-astronomo-mexicano-fotografio-ovnis-alrededor-del-sol.jpg» alt=»En 1883, un astrónomo mexicano fotografió OVNIs alrededor del Sol» class=»wp-image-17869″ width=»382″ height=»344″ srcset=»https://dmisterio.com/wp-content/uploads/2022/07/en-1883-un-astronomo-mexicano-fotografio-ovnis-alrededor-del-sol-1.jpg 400w, https://dmisterio.com/wp-content/uploads/2022/07/en-1883-un-astronomo-mexicano-fotografio-ovnis-alrededor-del-sol-2.jpg 300w» sizes=»(max-width: 583px) 100vw, 583px»>

Disco realizado por Bonilla.

El hecho ocurrió la mañana del 12 de agosto de 1883, cuando el astrónomo José Bonilla se encontraba en el Observatorio de Zacatecas, México, observando el Sol y notó una serie de extrañas manchas que cruzaban el disco solar en línea recta. El astrónomo estimó que la distancia de las manchas solares al Sol no podía superar los 300.000 km, que es 84.000 km menos que la distancia entre la Tierra y la Luna.

Bonilla dijo que los objetos eran grandes y circulares, pasando de dos en dos frente al disco solar. El astrónomo decidió tomar fotografías de los extraños objetos, enviándolas a publicaciones científicas en ese momento, pero ningún astrónomo en ese momento lo tomó en serio. Desanimado, José Bonilla envió las fotos a L’Astronomye , en París, quien las consideró buenas, publicándolas en las páginas 347 del volumen de 1885.

Lea su historia a continuación:

“…A las 8:00 am del 12 de agosto de 1883, comencé a extraer puntos del Sol, cuando, de repente, noté un pequeño punto brillante que penetraba el campo del telescopio, marcándose en el papel que solía marcar los puntos. [Él] cruzó el disco solar y se proyectó como una sombra casi circular. Me acababa de recuperar de mi sorpresa, cuando se repitió el mismo fenómeno, con tal frecuencia que en el transcurso de dos horas pude contar 283 objetos cruzando la faz del Sol.”

El avistamiento habría durado dos días, y en ese lapso de tiempo el astrónomo pudo registrar hasta 447 objetos no identificados cruzando el frente del disco solar.

Sin embargo, según el sitio webmysteryuniverse.org , no sería hasta 2011 cuando científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México finalmente propusieron una explicación sólida y plausible. Los astrónomos mexicanos Héctor Javier Durand Manterola, María de la Paz Ramos Lara y Guadalupe Cordero observaron bien las fotos de Bonilla y llegaron a la conclusión de que los objetos eran fragmentos de un cometa masivo en proceso de fragmentación, lo que para ellos explicaba la borrosidad. en los bordes y los rastros oscuros que dejaron a su paso. También calcularon que el cometa había pasado entre 600 y 8.000 kilómetros de la Tierra, un sobrevuelo extremadamente cercano que nos perdió por un pelo.

Extrañamente, ningún otro astrónomo en ese momento había presenciado el evento, pero los investigadores explicaron que esto podría deberse a lo que se llama el «efecto de paralaje», lo que significa que si los fragmentos del cometa estuvieran tan cerca de la Tierra, solo lo harían en ciertas regiones del el planeta Tierra se habría alineado con el Sol y los fragmentos del cometa.

El hallazgo más inquietante de todos fue que los investigadores estimaron que cada uno de los fragmentos tenía entre 50 y 800 metros de diámetro, provenientes de un cometa padre que posiblemente pesaba mil millones de toneladas o más. Esto habría hecho que el cometa madre fuera similar en tamaño al cometa de Hailey oa la luna Deimos de Marte.

En resumen, si nos hubiera golpeado, probablemente habría sido un evento de nivel de extinción. De hecho, cada uno de los fragmentos por sí solo era al menos tan grande como el meteorito que se cree que explotó sobre Tunguska, Siberia, el 30 de junio de 1908 con la fuerza de una bomba de 12 megatones, unas 1000 veces más poderosa que una bomba atómica, que arrasó unos 80 millones de árboles en un área de 2.150 km2 de bosque. Este evento sería suficiente para aniquilar fácilmente una gran área metropolitana.

Según estos científicos, probablemente hubo muchos más fragmentos de los que Bonilla realmente pudo presenciar, con quizás 131 objetos por hora y un total de 3275 objetos en el tiempo entre observaciones.

Para poner en perspectiva lo cerca que probablemente hubiéramos llegado a un apocalipsis si fueran fragmentos de cometas, Manterola dijo al respecto:

“Entonces, si hubieran chocado con la Tierra, tendríamos 3275 eventos Tunguska en dos días; probablemente un evento de extinción”.

Sin embargo, el equipo no está completamente seguro de que sus hallazgos sean precisos, pero parece ser lo mejor que pueden hacer para tratar de explicar lo que vio Bonilla ese día.

Obviamente, en primer lugar, la comunidad científica siempre trata de explicar los fenómenos desconocidos como eventos naturales. Pero, debido a la incertidumbre de los científicos en cuanto al origen de los objetos vistos por Bonilla, todavía nos preguntamos la posibilidad de que fueran algo un poco más cercano a nuestros estudios, es decir, quizás de origen artificial. Desafortunadamente, nunca lo sabremos con seguridad.

Por Alejandro