Die Glocke: ¿realidad, ficción o sencillo propaganda nazi?

Die Glocke: ¿realidad, ficción o sencillo propaganda nazi?

13 octubre, 2021 Desactivado Por Alejandro

Hace unos días, se lanzó la revista PHENOMENA EN ESPAÑOL, donde un colaborador polaco, Piotr Gadaj, entregó su material. 4 sucesos de una misma zona: SilesiaPolonia. Todos estos sucesos, autenticos, por lo menos para quienes los vivieron, son fascinantes. Resulta que, en silesia, no solamente sucesos paranormales hay. No.

Resulta que próxima de la villa de Ludwikowice Kłodzkie en Silesia, existe un inmenso decágono de hormigón sobre pilares de hormigón de docenas de pies de altura. Los nazis lo dejaron atrás, pero nadie conoce cuál fue su función. Pero hay algunas teoría y estas hablan de más o menos lo mismo: el poderío nazi que, a pesar de esto, perdieron la guerra.

Ubicación de «The Henge» o Muchołapka, en la frontera de Polonia y la republica Checa, tal y como se ve en Google Earth. Crédito: Google Earth / Darío Fernández.

Si bien no le han puesto un nombre oficial, el periodismo empezó a llamarla Muchołapka que en polaco simboliza «atrapamoscas» o algo así, el nombre se lo colocaron porque es lo que sucede con esta insolita estructura. Atrapa a las «moscas» de los expertos de distintas áreas que tratan descular el enigma detrás de esos 10 pilares de concreto.

igualmente, a este decágono se lo conoce como The Henge, si se compara con Stonehenge, si bien únicamente por ser altas columnas de concreto.

Sencillamente viendo las imagenes, se puede pensar que esta estructura es el esqueleto de hormigón de un edificio sin terminar, o la base para un vasto tanque de agua, pero ninguna de las hipotesis es real. La estructura es sencillamente eso. Una estructura. Pero como dijimos, han surgido varias hipotesis, pero aquí conversaremos de la principal: Die Glocke.

¿Qué es Die Glocke?

Imagen realizada de acuerdo a los relatos tomados por Igor Witkowski

Imagen hecha conforme a los narraciones tomados por Igor Witkowski. Cortesía: Sport.es

Si vamos a la historia oficial, ninguna persona conoce seguro qué uso se le dio, pero conocemos que es un supuesto artilugio que puedo tener algunas funciones, las que iremos detallando de a poco. Todas las hipotesis manifiestan que era un «objeto investigador» y así pues partiremos de esa premisa. ¿Pero objeto para qué? ¿Qué hacía?

a lo largo de la segunda porción de la Segunda Guerra Mundial, las huestes de Hitler venía diseñando y construyendo la llamada Wunderwaffen (o armas maravillosas), esto es, un contingente de aviones y cohetes ultra modernos, armas de mano, rifles, y hasta un gas, una toxina de las más peligrosas creadas, y un amplio etcétera, empezó a crear lo que se llamó la super arma. Basados en tecnología inversa de OVNIs que aparentemente derribaron y recuperaron, empezaron a edificar un objeto sin alas que, por medio la antigravedad, podía volar por el cosmos a grandes velocidades. Por ese motivo, se alistó a centenares de investigadores alemanes y, en un yacimiento abandonada de Silesia, Polonia, crear lo que después sería conocido con Die Glocke. El ingeniero a cargo del plan era Hans Khamler, un general Nazi, que además era ingeniero a cargo de la tecnología inversa. Khamler se ocupó de la edificación de misiles, armas bacteriológicas en proceso, túneles, etc., además de la campana. El lugar donde se realizaban los ensayos era denominado Der Riese (el gigante), mientras que el plan Die Glocke, era denominado Kronos.

Hablando de la campana en sí, quien fue el primero en hablar de ella fue Igor Witkowski, quien anotó un texto denominado «Prawda o Wunderwaffe» (La verdad sobre las Wunderwaffe, reimpreso en alemán como Die Wahrheit über die Wunderwaffe). Allí, se nombra solo como «la campana Nazi«. Según Witkowski, el leyó sobre esto al traducir los interrogatorios del autorizada de las SS, Jakob Sporrenberg. Según Witkowski, estos interrogatorios le fueron donados por un agente del servicio incognito polaco, en agosto de 1997. A Witkowski no se le dejó fotocopiar los informes, sencillamente se le admitió tomar notas con las que anotó del asunto en su texto ya nombrado. Múltiples de estas confirmaciones toman verdad cuando en su texto The Hunt for Zero Point, el escritor británico Nick Cook, dio verdad a los dichos de Witkowski y añadió su propio punto de vista encima del asunto.

Igor Witkowski, en The Henge

Igor Witkowski, en The Henge. Cortesía: IgorWitkowski.com

Cook, además de aceptar que todo lo mencionado por Witkowski era real, sumo su propia investigación, dando información nueva. que fue formada de un metal muy pesado, era reluciente y giratoria, lo que generaría un campo gravitatorio, medio por el cual se desplazaba. Según se dice, Khamler reveló que, además de desplazarse por el cosmos, a causa del campo gravitatorio y la antigravedad, Die Glocke podía desplazarse en el tiempo. Es de suponer que esta fue un tipo de consecuencia de los ensayos, si bien conociendo a Hitler, no sería extraño que fuera un fin buscado.

Continuamente según los autores Witkowski y Cook, este artilugio contenía dos cilindros que giraban a uno en contra del otro y que se llenaban con un líquido parecido a Mercurio, pero de color violeta, que poseía el nombre clave de Xerum 525, y era almacenado en el interior de recipientes revestidos en plomo. Es indiscutible que, si se debía guardar en recipientes revestidos de Plomo es porque era un material altamente radiactivo.

Más allá del cosmos

La campana sería mucho más que un medio de transporte. Si los nazis consiguieron realizar tecnología inversa con supuestos OVNIs derribados y recuperados por el ejército alemán, está en duda, pero una de las teoría fue que, además del viaje por el cosmos, como cualquier medio de transporte, La Campana era un medio para viajar en el tiempo.  Una de las teoría sobre de Die Glocke es que era un tipo de máquina del tiempo.

Según Igor Witkowski, la campana estaba sujetada por pesadas cadenas

Según Igor Witkowski, la campana se encontraba sujetada por pesadas cadenas. Cortesía: fandom.com

Según teoría, Hitler, un apasionado de las artes ocultas y la tecnología, es factible pensar que quería viajar en el tiempo. ninguna persona conoce porque, si por sencillo curiosidad o porque quería conocer el futuro, visitar el pasado (además era un fanático de la historia) o sencillamente, quería huir cuando fuera necesario. Sin olvidar la probabilidad que el viaje en el tiempo puede ser un arma: matar a tu peor adversario cuando es un niño es una teoría, violenta, sí, pero válida.

La verdad es que Hitler querría viajar en el tiempo, por lo tanto, en los territorios ocupados de Polonia en Silesia, en el interior de un yacimiento, se construyeron laboratorios donde se iniciaron las investigaciones, al final, cuando el plan avanzó, se edificó el decágono donde se sujetó la campana.

Volvamos a los narraciones de Witkowski. Como ya dijimos, la campana se encontraba atada con pesadas cadenas, porque se piensa que cuando se encontraba encendida, era indomable. Las evidencias realizadas no eran exitosas, dado que era básicamente imposible que el piloto la condujera. Claro, se menciona que para el final de la guerra estos contratiempos fueron salvados…

El suceso OVNI de Kecksburg

Modelo de la campana estrellada en Kecksburg, levantado en las proximidades de la metrópoli. (Wikimedia Commons)

El 9 de  Diciembre de 1965, los vecinos de Kecksburg, Pensilvania, observaron un tipo de bola de fuego que cruzaba el firmamento. En realidad, esta bola de fuego fue observada en 6 estados norteños, inclusive en metrópolis como Detroit y la provincia de Ontario, en Canadá.

La ex directora administrativa de la oficina de la radio WHJB, Mabel Mazza, alude:

«Las personas me contaba que algo había caído en Kecksburg, varios decían que era un meteorito, diferentes que un avión se había estrellado, recibimos múltiples llamadas y los teléfonos seguían sonando, y cuando alguien manifestó que había observado un OVNI en las afueras de Kecksburg, le pasé la llamada al jefe John Murphy»

Murphy entrevisto aquella noche a un niño de 8 años que, al lado a su mamá, vio caer en el bosque «un objeto en llamas». Ante la duda del reportero, de si sabía en qué parte del bosque había caído aquel objeto, el niño contestó: «¡allí abajo! Y ha arrojado mucho humo».

Un camionero hoy retirado de apellido Bulebush, de 80 años, alude:

«Escuchaba en la radio a unos tipos de Ohio comentando que habían observado esa cosa yendo además hacia el este y se preguntaban qué sería, de repente sentí un sonido semejante a un siseo y levanté la mirada y lo vi volar sobre mí… ¡y chisporroteaba! Me bajé del vehículo para verlo mejor, lo observé y era como una gran bola de fuego en el firmamento y se dirigía hacia la montaña, después retrocedió un buen trecho y lo que vi que cambiaba de dirección y descendía hacia Kecksburg… me detuve en lo alto de la colina y puse las luces, pude verlo allá abajo en el valle, en aquellos árboles, allí es donde tomó tierra, chocó en la copa de los árboles. Me quedé unos 15 o 20 minutos observándolo. Lo vi a unos 3 o 4 metros desde atrás de un árbol grande, porque me preocupaba que pudiera estallar, y olía a azufre o a huevos podridos y poseía la forma de una bellota inmenso, más o menos del tamaño de un Volkswagen. Su color era de un naranja reluciente, se encontraba quemado desde adelante hasta atrás, se podía ver el anillo que poseía detrás, que aparentaba redacción egipcia, no poseía ventanas ni junturas, ni señales de remaches, aparentaba que era de una sola pieza».

Una gran bola de fuego, cayó en Kecksburg, Pensilvania, en 1965. (Wikimedia Commons)

Más declarantes

  • William Weaber, quien por aquel por lo tanto poseía 19 años, expone: «la luz del atardecer se desvanecía pero podíamos ver aquello allí abajo, yo era muy curioso y me adentré para ver si era algo que había aterrizado allí… Era como si lo hubiesen plantado o algo así, irradiaba una luz azul como de un soplete, no sé si por delante, por atrás, o por un lado, se hacía muy reluciente y después más débil, iba y venía…».
  • Robert Blystone, que hoy tiene 82 años, alude: «Era una bola de fuego redonda, con llamas todo alrededor, dejando un rastro de vapor de distintas colores, y empezó a frenar como si lo controlase, y después divisé que está detrás de la colina donde ya no pude verlo, pero empiezo a ver como humo o polvo subiendo de los árboles, así que lo que supuse fue que el objeto en cuestión se había estrellado».

Pero no solamente los declarantes observaron el objeto. Evidentemente los informes de la bellota de Kecksburg arribaron a los mandos militares y estos, como continuamente, empezaron con su campaña de secretismo y silenciado de declarantes.

Mazza avaló haber recibido llamadas ese día de porción de mandos militares.

Mazza manifestó:

«Ellos me preguntaron cómo llegar a Kecksburg, y además qué era lo que yo sabía del asunto. Ellos y la policía local afirmaron el área, ordenando que los civiles se retirasen».

igualmente Robert Blystone asevera que observó como un camión militar, con un remolque plano (esos que se usan para remolcar autos), había ingresado al área para despues retirarse con un objeto comparable a la bellota, cubierto con una lona.

"…Afirman testigos que vieron como un camión militar, con un remolque plano había ingresado al área para luego retirarse con un objeto parecido a la bellota, cubierto con una lona…"

«…Confirman declarantes que observaron como un camión militar, con un remolque plano había ingresado al área para despues retirarse con un objeto comparable a la bellota, cubierto con una lona…». Cortesía: steemkr.com/ufo

Todos estos informes, determinarían que el objeto de Kecksburg era un OVNI que se estrelló en el bosque.

¿Por qué lo traemos aquí?

Porque la bellota de Kecksburg y la campana Nazi SERÍAN UN ÚNICO OBJETO.

Explicación y conclusión

Volviendo a la campana, Witkowski especuló que La Campana arribó a un «país sudamericano pro nazi» (Supuestamente Argentina o Paraguay). Por otro lado, Cook especula que fue llevada a Estados Unidos como parte del trato hecho con el General SS Hans Kammler o parte del plan «Paperclip» (plan que llevo a centenares de investigadores y militares nazis, a emigrar y trabajar en estados unidos, como el suceso de Wernher von Braun y los cohetes V2). Pero el creador Joseph P. Farrell especuló que fue recuperada como parte del suceso OVNI de Kecksburg.

¿Por qué dicen esto? Por las apariencias semejantes de ambos objetos. Ambos objetos poseen unos 4 a 5 metros de longitud, unos 3 de ancho. Si bien Die Glocke es de un metal plateado reluciente y la bellota era de color más anaranjado, esto se pudo deber al viaje en el tiempo, o que cuando la Bellota cayo, los declarantes la observaron en un estado incandescente, por lo de la tonalidad anaranjada.

Los últimos informes de Die Glocke, manifiestan que se esfumó a mediados de 1945, 10 años anteriormente de el surgimiento de la Bellota de Kecksburg. Supuestamente, Kammler o algún otro alto mando nazi logro pilotar la campana, viajando en el tiempo y apareciendo en EE UU diez años mas tarde.

Si esto es cierto, la campana (actualmente la bellota) fue confiscada por los militares estadounidenses y su piloto, arrestado.

Esta es una de las hipotesis que llevan años siendo investigada, sin más resultados que los que aquí se cuentan.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Como casi continuamente pasa en estos sucesos, poseemos más dudas que certezas. Aquí contamos los datos conocidos y hemos desarrollado una hipotesis, pero queda en el lector creer o no lo aquí escrito.

Sencillamente esperamos que en algún instante las narraciones o historia única de Die Glocke y la Bellota de Kecksburg salga a la luz.

Hacemos votos por esto.