nuestra galaxia puede estar plagada de civilizaciones alienigenas muertas segun un nuevo estudionuestra galaxia puede estar plagada de civilizaciones alienigenas muertas segun un nuevo estudio

Según un reciente ensayo, es factible que se encuentren culturas alienigenas en la galaxia de la Vía Láctea, pero es
posible que la mayor parte de ellas estén extintas.

Expertos del Instituto de Tecnología de California, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la
Escuela Secundaria Santiago calcularon la posibilidad de inteligencia alienigena en nuestra galaxia usando
una versión ampliada de la famosa ecuación de Drake.

El ensayo estudió una sucesión de factores que pueden haber contribuido a la creación de un planeta habitable y determinó
que la vida inteligente pudo haber comenzado unos 8 mil millones de años mas tarde de la creación de nuestra galaxia.

Cada una de estas culturas podría haber estado a 13.000 años luz del centro galáctico, o unos 12.000 años luz
más en las proximidades de la Tierra, donde los humanos aparecieron por vez primera 13.500 millones de años mas tarde de la
creación de la Vía Láctea.

El ensayo, que incluso no ha sido revisado por pares, estudió factores como la radiación, una pausa en la evolución y la
propensión de la vida inteligente a autoaniquilarse debido al cambio climático, los avances tecnológicos o los
enfrentamientos.

Esto propone que es posible que cualquier civilización extraterrestre que aun esté viva sea adolescente, dado que la
autoaniquilación ocurrirá casi con exactitud durante un extenso período de tiempo.

«No podemos desechar a priori la probabilidad de autoaniquilación», dice el ensayo, «mientras no haya prueba de
que la vida inteligente se aniquilará inevitablemente a sí misma». Hoerner (1961) propuso, de forma parecido a Sagan
y Shklovskii, que el progreso investigador y tecnológico eventualmente llevaría a la destrucción total 11 y la
degeneración biológica (1966).

Bastantes investigaciones previos han argumentado que la autoaniquilación humana es muy posible en una diversidad de
situaciones (como ejemplo, Nick, 2002; Webb, 2011), que incorporan, entre diferentes, la guerra, el cambio climático
(Billings, 2018) y el avance de la biotecnología ( Sotos, 2019).

Por Alejandro