La NASA financia discretamente la búsqueda de megaestructuras alienigenas

La NASA financia discretamente la búsqueda de megaestructuras alienigenas

16 julio, 2021 Desactivado Por Alejandro

En los últimos diez años, se han desarrollado instrumentos asombrosos para ver los astros y hemos desvelado que múltiples de ellas albergan exoplanetas alrededor suyo. La astrobiología trata de contestar actualmente a la duda de si alguno de estos planetas puede tener vida o culturas inteligentes. Para ello buscan biofirmas, como el oxígeno, pero además firmas tecnológicas, ya sean señales de radio o megaestructuras; es decir, objetos artificiales a escala colosal, como las llamadas esferas de Dyson, que consisten en una supuesta cubierta esférica de talla astronómica (similar al de una órbita planetaria) que facultaría a una civilización superior utilizar al máximo la energía lumínica y térmica de su astro.

Pues bien, la NASA ha empezado a subvencionar discretamente la búsqueda de megaestructuras extraterrestres por vez primera en la historia de la agencia. 

Han revelado un patrón de comportamiento raro alrededor a la estrella de Boyajian, en la constelación de Cygnus

Y es que, en 2015, mientras se analizaban los datos del telescopio Kepler, los investigadores detectaron un patrón de comportamiento raro alrededor a la estrella de Boyajian, colocada a 1.500 años luz de la Tierra, en la constelación de Cygnus. Se producía un oscurecimiento irregular que podría corresponder con una esfera de Dyson.

Según publica VICE, la NASA ha otorgado cuatro subvenciones para subvencionar la búsqueda de firmas tecnológicas desde 2019 y, una de ellas, fue otorgada a Ann Marie Cody del Centro de Investigación Ames de la NASA, para investigar todo el firmamento en búsqueda de elementos extraños que transiten por medio de los astros.

El cambio en la política de la NASA radica en que una organización privada como Breakthrough Listen, subvencionada por el filántropo ruso Yuri Milner con 100 millones de dólares durante diez años, ha permitido hacer un gran numero de trabajo y difundido publicaciones en las principales revistas de astronomía sobre tecnofirmas.  

Así las cosas, la NASA llevó a cabo un Taller de firmas tecnológicas en septiembre de 2018, en el que inclusive se propuso la búsqueda de posibles artilugios alienigenas en la superficie lunar y en la Tierra y, a comienzos de 2021, la NASA concedió la subvención para la búsqueda de megaestructuras extraterrestres.

“Me alienta que tengamos fondos de la NASA para avalar esto”, dice Steve Croft, radioastrónomo del Centro de Investigación SETI en Berkeley. “Si la NASA sigue adoptando el propósito de localizar vida biológica en diferentes mundos –añade–, por lo tanto debe aceptar la probabilidad de localizar culturas avanzadas y distantes”.  Y añade: “Estamos usando una misión de la NASA para cumplir un objetivo declarado de la NASA: la búsqueda de vida en el cosmos. Pero lo estamos haciendo por medio de una búsqueda de firma tecnológica que no es muy costosa para la NASA si se compara con varios de sus trabajos de firma biológica. Opino que es beneficioso para todos”.

En los próximos dos años Cody y Croft poseen la ardua tarea de examinar los datos del satélite de exploración de exoplanetas en movimiento de la NASA, el TESS, cuyas lecturas envuelven entre 60 y 150 millones de estrellas

Los astrobiólogos se valdrán para ello de una supercomputadora de la NASA con el fin de extraer los datos de la curva de luz de cada una de las docenas de millones de estrellas y enseñar cómo su luz varía con el tiempo, un factible signo de vecinos cósmicos.