en 1979 un piloto militar fotografio un ovni sobre italiaen 1979 un piloto militar fotografio un ovni sobre italia

El piloto Giancarlo Cecconi regresaba a Treviso AFB, Italia, en su caza G-91R con su G-91R grupo 14 de la 2da Ala de Caza de la Fuerza Aérea, mas tarde de completar una misión de reconocimiento el 18 de junio de 1979 a las 11:30 am.

El Istrana Radar Center (TV) registró la presencia del intruso en sus pantallas de radar e apuntó a Cecconi que se aproximara a un vehículo aéreo no identificada que ingresó al área restringida.

Con película sin usar en las cámaras de su avión, el piloto activó las cámaras y se aproximó al OVNI a una separación de 70-80 metros y a una velocidad estimada en 300 nudos (450-500 km).

El personal de tierra del aeropuerto vió el suceso por medio de binoculares. Cecconi fue denominado por la torre de control de Treviso para advertirle que el objeto emitía un raro rastro azul.

Persiguió el objeto a una altitud de 7.000 pies, pero no sintió su rastro. Cuando el piloto se aproximó al objeto, se movió hacia arriba y hacia abajo a una altitud de 1,000 pies al mismo tiempo, subiendo hasta 13,000 pies.

Cecconi voló de siete a ocho vuelos en las proximidades del objeto y cada vez captó con su camara el OVNI con una cámara, lo que derivó en 82 cuadros en los que se capturó al intruso.

El OVNI evidente se encontraba estacionario en relación con el G-91, pero el centro del radar le corroboró a Sesconi que se se encontraba moviendo, se determinó su rumbo y velocidad.

El piloto observó un objeto cilíndrico negro mate y la presencia de una reducida “boveda” blanca o transparente situada en la parte superior de un objeto levemente aplanado.

La boveda poseía una forma parecido a las que se localizan en los autos deportivos. Entretanto Cecconi hacía otra llamada para volver a otra serie de imágenes, el radar de Istrana llamó e anunció que el objeto se había esfumado repentinamente de sus radares y de diferentes radares.

Segundos mas tarde, la torre de control de Treviso corroboró que el OVNI se había esfumado visualmente. Unos minutos mas tarde, el avión tomó tierra, las películas se retiraron y se desvelaron velozmente.

El objeto era un objeto cilíndrico de no menos de ocho metros (26 pies) de largo y no más de tres de circunferencia, volando trece mil pies en el firmamento.

El suceso es relevante debido a las imágenes de la cámara, el radar y la prueba visual de diversos declarantes, incluido un piloto de combate muy respetado.

Por Alejandro