Ovnis En La Tierra: Reconsiderando La Visita Alienigena

Ovnis En La Tierra: Reconsiderando La Visita Alienigena

11 junio, 2021 Desactivado Por Alejandro

Ovnis En La Tierra: Reconsiderando La Visita Alienigena

El fenómeno OVNI moderno empezó en la década de 1940. en cambio, a pesar de decenios de prueba y del hecho de que las encuestas de opinión (como Gallup) han comprobado continuamente que la mayor parte de las personas piensa que los platillos voladores son autenticos, este fenómeno incluso no ha sido investigado seria y sistemáticamente por la corriente académica y científica.

¿Por qué? En gran parte, tiene que ver con la teoría de que los avistamientos de ovnis no explicables simbolizan encuentros con naves artificiales controladas inteligentemente de origen no terrestre.

Las evidencias extraordinarias, como un cuerpo alienigena o una nave intacta, incluso no se han puesto a disposición del público; bastantes confirman que dicha evidencia es imprescindible para justificar cualquier investigación seria sobre este asunto, dado que las confirmaciones de que la Tierra ha sido visitada por una inteligencia no terrestre son intrínsecamente extraordinarias.

Pero si bien tal vez sea intuitivamente correcta, esta noción se desmorona ante el razonamiento lógico y los hechos.

Naturalmente, esto plantea la duda: “Si la presencia de alienigenas en la Tierra no es una confirmacion inherentemente extraordinaria, ¿qué es?”. Pronto me viene a la mente una muestra. Los avistamientos de Bigfoot ocurren típicamente en el noroeste de los Estados Unidos de América.

Ya sea que Bigfoot exista o no (y permítanme ser “claro” que no tengo la pretensión de argumentar a favor o en contra de la presencia de Bigfoot en esta noticia de opinión), lo que importa aquí es que en el suceso de Bigfoot, de hecho hay un marco de mención claro que justifique un estándar de evidencia mucho más alto de lo que comúnmente se necesitaria para un fenómeno reciente para la ciencia.

La zona en su montón está muy poblada, incluye grandes áreas urbanas y disfruta de una infraestructura moderna y totalmente desarrollada de carreteras, aeropuertos, rutas de senderismo, etc., que permiten a los individuos un acceso más o menos libre inclusive a las partes más remotas de la zona.

Un vasto número de investigadores y amantes del aire libre con experiencia han operado en toda la zona durante más de cien años, y en ese tiempo han conseguido una familiaridad íntima con la fauna del área, grande y reducida.

Como tal, uno tiene por lo menos alguna base razonable para asegurar que, si Bigfoot hay, su presencia quizá ya habría sido ratificada. La noción de Bigfoot como una confirmacion extraordinaria que requiere evidencia extraordinaria surge de un marco de mención firmemente basado en una lógica sólida y hechos importantes.

en cambio, no hay un marco de mención comparable para los ovnis. Lejos de tener un conocimiento íntimo de diferentes equipos solares (inclusive en nuestra propia porción de la galaxia) durante cien años, de hecho no conocemos básicamente nada sobre ellos.

Según la “Enciclopedia de mundos extrasolares” mantenida por Jean Schneider del Observatorio CNRS-LUTH de París, en el instante de la redacción de este ensayo solo se han desvelado 460 mundos extrasolares, la mayor parte de ellos gigantes gaseosos como Júpiter, y ninguno de ellos parecido a nuestro propio.

Ni siquiera conocemos dónde están los mundos semejantes a la Tierra o cuántos de ellos hay, y mucho menos cuántos de ellos poseen vida inteligente, o inclusive vida.

Averiguar cuántos mundos contienen entes inteligentes de bastante sofisticación tecnológica para hacer viajes interestelares es escasamente (si es que lo hay) incluso en la pantalla del radar.

Como tal, la conjetura predominante —que los viajes interestelares son exageradamente raros o inclusive inexistentes (por lo menos en nuestro rincón de la galaxia) – no se centra en ningún hecho en un hecho visible.

Como tal, la noción de que los informes de objetos que asemejan ser naves controladas inteligentemente de origen no terrestre deben estar individuos a estándares exageradamente altos de prueba carece de base de hecho.

A pesar de las cosas extraordinarias que nuestros astrónomos han conseguido en las últimas decenios, inclusive los confines más próximos del cosmos hondo siguen siendo un enigma casi total. Incluso poseemos que localizar diferentes mundos semejantes a la Tierra, y mucho menos obtener el grado de conocimiento detallado sobre tales mundos que justificaría las solicitudes actuales de que se cumplan estándares de prueba anormalmente altos anteriormente de que la ciencia considere la probabilidad de que los alienigenas visiten la Tierra.

Dado nuestro marco de mención actual, sencillamente no hay ninguna razón lógica para preservar los informes que asemejan ser de naves no terrestres con estándares de prueba más altos que los habituales para diferentes fenómenos anteriormente desconocidos localizados por la ciencia.

Desde luego, la probabilidad de un viaje interestelar es complicado de entender para bastantes. Pero los teléfonos móviles, Internet, inclusive tecnologías actualmente anticuadas como la radio y el proyector de películas, habrían dejado perplejos inclusive a los investigadores más avanzados del planeta antiguo o medieval.

Y, en cambio, pensamos en todas esas cosas como algo habitual en la actualidad. Dada la historia de la sociedad, no se requiere abundante imaginación para plantear la teoría de la presencia de tecnología en diferentes zonas mucho más allá de nuestro entendimiento actual.

Si vamos a preservar esos informes OVNI a simple vista causados ​​por avistamientos de naves desconocidas de posible origen no terrestre a los estándares anormalmente altos de prueba que hoy en dia se consideran aceptables, debemos realizarlo con base en un marco de mención sólido y lógico derivado de los hechos, y no a partir de nociones vagas, mal pensadas y derivadas de las emociones de que los alienigenas y los viajes interestelares son de alguna forma “extravagantes” o “extravagantes”.

Inclusive el ensayo más rudimentario de la historia humana obliga a cualquier persona pensante a aceptar el potencial de la tecnología fundada en principios que no comprendemos en este instante, y a tener la mente abierta sobre la probabilidad de que tal vez, solo tal vez diferentes hayan solucionado acertijos tecnológicos avanzados anteriormente. poseemos.

De lo contrario, no seremos más sabios que los aztecas, quienes pensaban que los españoles eran dioses debido sencillamente a su ventaja tecnológica en cosas como el boceto de barcos y armamento metálico, o esos (en ese instante) sabios eminentes a principios del siglo anterior, quien proclamó en voz alta desde las alturas de la autoridad académica que el vuelo a motor sencillamente no se podía realizar.