¿Están ellos entre nosotros?

¿Están ellos entre nosotros?

8 abril, 2021 0 Por Alejandro

Ha sido muy complicado. Rodar una serie con tanto una declaración jamás es facil, pero si además las circunstancias globales son tan extraordinarias como lo han sido y lo siguen siendo, la cosa se complica más. El objetivo ha sido hacer ocho capítulos, en los que se repasará la historia de los OVNIs y el fenómeno aparentemente alienigena, pero centrados en España. Y la sorpresa ha sido mayúscula; no solamente por poder decir eso de «reto conseguido», sino por la cantidad y calidad de testimonios que se han conseguido.

DMAX estrena la serie Alienigenas

Una de las entrevistas más emocionantes de cuantas se han grabado es la protagonizada por Suso Santos, «el tercer hombre» de la Tejita, en Tenerife, que hacía cuarenta años que no hablaba de ello. En verdad jamás anteriormente lo había hecho, y en este momento se reunió con nosotros en el mismo sitio en el que se provocó uno de los avistamientos OVNI –previa cita– ya clásicos de nuestra ufología, que transformó la playa tinerfeña en un lugar de contacto usual durante decenios. Y todo empezó con la práctica de una oui-ja…

En aquel tiempo la oui-ja era un aparato de experimentación aplicado a el estudio como totalmente podía serlo una cámara de imagenes. A través del tablero se entablaban contactos de diversos tipos, inclusive con entes que decían proceder de otro mundo… Por eso los protagonistas de esta historia, Francisco Padrón, Emilio Bourgon y Suso Santos, no dudaron en el momento de seguir las instrucciones que algo o alguien les se encontraba dando. Al fin y al cabo se trataba de un encuentro previa cita…

Fue ya de noche. Nos encontrábamos ejecutando una oui-ja en el interior del coche de Paco Padrón, cuando de repente vimos una luz en mitad del mar

Repito, lo que sucedió aquella noche es considerado un clásico en el interior de la ufología española. Después se produjeron más avistamientos con decenas de declarantes, pero los protagonistas de aquella primera noche fueron tres amigos cuyas vidas cambiarían para continuamente. Suso Santos fue uno de ellos… Y así, caída la noche en la playa de la Tejita, cuando se cumplían cuatro decenios de aquella experiencia, nos encontramos con él en el mismo sitio en el que ocurrió todo. «Llegar hasta aquí por lo tanto era muy difícil porque tenías que realizarlo por una pista infernal. Pero nos habían citado, y claro, nosotros éramos por encima de todo expertos. Así que para acá que vinimos… Llevábamos ya varias sesiones en las que aparecía algo que decía llamarse OPAT 35, algo al igual que un ordenador que aseguraba estar orbitando en torno de nuestro mundo. Y era tal la insistencia que como te digo decidimos venirnos para acá. Fue ya de noche, cuando nos encontrábamos ejecutando una oui-ja en el interior del coche de Paco Padrón, cuando de repente vimos una luz en mitad del mar, que poco a poco se fue haciendo más grande porque daba la sensación de que se se encontraba acercando a nosotros… Y de repente, cuando había recorrido parte de la falda de la montaña que hay enfrente, un rayo de luz nos golpeó y poco mas tarde se esfumó…». La experiencia de los tres jóvenes es muy rica en detalles, pero baste decir que tiempo mas tarde, el mayor de ellos, Paco Padrón, tras una regresión hipnótica aseguró haber estado en el interior del objeto. Y Suso, tras recordar la experiencia acabó convencido de que «cuando ese rayo nos golpeó, nos llevó en el interior de la luz. Al hablar al día siguiente entre nosotros descubrimos que había un tiempo perdido, unos minutos que transcurrieron sin que fuéramos conscientes de ello». Repito, el suceso es tremendamente rico y con múltiples aristas que incluso no han sido aclaradas. Pero llegados a este punto mi duda fundamental es por qué en todo este tiempo Suso se retiró de los focos a los que, por contra, sí se aproximaron sus diferentes dos compañeros, y actualmente de repente decidía hablar… «Bueno, yo no voy de exhibicionista. Yo a proyectos en la tele en los que se debate que aquel cree y el otro no cree, no me presto. Si estoy hablando contigo es particularmente porque no se trata de eso». Claro, llegados a este punto no quedaba más remedio que realizar una duda que casi con seguridad el propio declarante se ocurrirá hecho en infinidad de ocasiones: ¿Qué había detrás de aquellas luces? «Allí había algo, con lo cual había alguien…».

Cuarenta años sin hablar públicamente, sin regresar al sitio donde sucedió todo… Donde ellos, sean lo que sean, una noche inolvidable, decidieron afirmar a tres jóvenes que ya estaban entre nosotros. El sitio es tremendamente especial y reconozco que el personaje consiguió conmoverme… Es la sensación que se percibe cuando alguien cuenta la verdad… Porque testimonios como el de Suso Santos hacen que se tambaleen las dudas de quienes buscamos más evidencias, porque él, particularmente, no duda. Está convencido de que un mes de junio de 1975, cuando escasamente si era un adolescente lleno de curiosidad, mantuvo contacto con inteligencias de diferentes mundos… Si así fue nunca lo sabremos, del mismo modo que nunca podremos aclarar por qué ellos y no diferentes; por qué aquí y no sobre una gran metrópoli… La contestación a estas cuestiones es fácil: porque tuvo que ser así y no de otra forma. Y es que si algo he aprendido en estos años es que el fenómeno, sea lo que sea, es escurridizo, selectivo y cambia la vida de quienes lo ensayan… Nuestro siguiente paso en esta búsqueda es un buen ejemplo de ello…

LUCES POPULARES

Las luces famosos siguen siendo un misterio… un misterio real y escurridizo. Como ya conocemos por los testigos recolectados, continuamente al parecer la misma luz, con el mismo tamaño y tonalidad, idéntica velocidad y movimientos inteligentes. Son bastantes los que las han observado, pero actualmente prefieren callar por temor al qué dirán… En otro tiempo las llamaba clipei ardentesfoo fighters o carros de brujas… Hoy, sinceramente no conocemos de dónde proceden ni quién las manipula. Porque de lo que no parece haber duda es que actuan de forma inteligente, como si quisieran jugar con el declarante, como si estuviesen estudiando sus reacciones y comportamientos ante su aparición…

Sea como fuere y por múltiples vueltas que le demos a la cabeza sobre su procedencia e intención, lo que parece claro es que, como ya advirtió el gran divulgador Fernando Jiménez del Oso hace años, nadie está libre de que «esta noche o cualquier otra, usted se encuentre con su silenciosa e incómoda compañía en estas viejas carreteras comarcales», como las que recorren los resecos páramos de la isla de Fuerteventura.

De Fuerteventura manifestó el gran Miguel de Unamuno, durante su exilio de cuatro meses en 1924, que «la isla es de una pobreza triste; algo al igual que unas Hurdes marítimas. Es una desolación. Escasamente si hay arbolado y escasea el agua. Se parece a La Mancha. Pero no es tan malo como nos lo habían pintado. El paisaje es triste y desolado, pero tiene hermosura. Estas colinas peladas parecen jorobas de camellos y en ellas se recorta el contorno de éstos».

Por por lo tanto era una de las islas más despobladas de todo el archipiélago y al contemplar su árida hermosura no es complicado viajar con la imaginación al pasado para hacerse a el plan de lo complicada que ha debido de ser la vida, sobre todo en otro tiempo. Hoy es un paraíso para los amantes de tranquilidad. Pero no hemos venido hasta aquí para hablar de paraísos, sino de los infiernos particulares que bastantes han habitado y siguen viviendo cuando se expone el misterio luminoso más conocido de esta tierra, manifiestan que el más relevante en cuestión de apariciones y número de declarantes de toda España.

De igual forma que sucede con la peninsular luz del Pardal, en Albacete, la de Mafasca varía de tamaño: desde un par de centímetros hasta un balón de tenis. Y tambien, como afirman quienes se han hallado con ella, puede manifestarse como un tipo de nebulosa luminiscente…

Los testigos se cuentan por decenas y todos concluyen que tras haber avistado la insolita luminosidad, jamás nunca han vuelto a salir durante la noche

Sea como fuere y pese a haber sido vista en toda la isla, parece enseñar una clara querencia a manifestarse en los municipios de Antigua y en los llanos de Betancuria. Allí los testigos se cuentan por decenas y todos concluyen que tras haber avistado la insolita luminosidad, jamás nunca han vuelto a salir durante la noche. Así lo recordaba Carmen García: «Me da sentimiento cuando lo cuento porque cogí temor. Veníamos en el coche cuando de repente vimos una luz pequeñita y por lo tanto pensé que se trataba de la linterna de un señor que vivía aquí en las proximidades. Pero según se fue acercando más y más me di cuenta de que no se trataba de eso. Y de repente la luz se puso en el parabrisas y nos dejó ciegos. Yo empecé a gritar que nos íbamos a incendiar; le dije a mi marido que parara el coche porque no se veía nada y nos íbamos a matar… Del temor que cogí hasta me cuesta hablar de ello. Bueno, pues por lo tanto la luz saltó al suelo y la perdimos de vista. Nos encontrábamos con los pelos de punta, los niños llorando… Es que no es lo mismo contarlo que pasarlo. Es una cosa tan desagradable que no quisiera que me pasara más. Hay quien no se lo cree pero hay que pasarlo… del temor que da».

EFECTOS FÍSICOS

No ha sido la única que en pleno siglo XXI se ha enfrentado a la enigmatica luz de Mafasca. Los declarantes afirman que a veces ha sido vista saltando de una montaña a otra con gran velocidad, y tambien saliendo de las playas que hay al sur de la isla donde, además, no solamente fue vista una noche de verano por decenas de personas, sino que además, fue fotografiada… Óliver Marrero por por lo tanto era un niño, pero pudo ver las evoluciones de la insolita luminosidad: «Esto fue en el año 1989, durante un asadero, en era de verano, así pues se encontraba todo el planeta en la playa y vimos sobre aquella loma una luz en el risco. Podría parecer que se encontraba alguien pescando pero claro, la luz se encontraba en el risco así pues no es posible que nadie caminase por allí. Y de repente la luz se vino por el aire y se quedó en medio de la playa a unos 12 metros de altura. En ese instante alguien de la familia trajo esta cámara y le hizo una foto a la luz. Al poco se movió hacia el interior de la isla y los chiquillos comenzaron a correr detrás, persiguiéndola, hasta que se esfumó…».

No conocemos de qué se trata, pero sí parece indiscutible que si nos guiamos por los testigos de quienes se han hallado con ella, todo parece señalar que actua de forma totalmente inteligente; conoce totalmente lo que hace, más allá de sorprender y asustar al declarante… Y es que hay sucesos en los que no hay duda. El de Sandra Quintana quizás sea uno de los más fascinantes, porque la luz, fuera lo que fuese, se apareció en el interior de su domicilio y causó efectos físicos. desde aquel momento procura no salir de noche… «Me da temor de ver otra vez la luz; me da mucho temor desde que sucedió aquello. Yo se encontraba dándole de comer a mi hijo el pequeño, sobre las nueve de la noche o así, y se encontraba así de espaldas, al lado a una mesa de cristal que poseía en el salón donde había un jarrón de porcelana que era mitad blanco y la mitad gris. Y de repente se comenzó a ver en el interior del jarrón una luz… Es decir, que no se vio venir. Se comenzó a mover muy rápido, se esfumó y poco mas tarde apareció otra más reducida, que además se desplazaba muy rápido. La jarra cayó al suelo… Mas tarde me enteré que aquí la llaman la luz de Mafasca y que se ha aparecido a diferentes personas. Aquello, normal no era. Por eso desde por lo tanto procuro no quedarme sola cuando llega la noche, porque sigo teniendo temor…».

LA MÍTICA RNC

Legendaria es poco… La Red Nacional de Corresponsales fue un colectivo de expertos ya legendario que vino al mundo en el sur de España de la mano del experto José Ruesga Montiel, creador de la publicación no menos mítica Cuadernos de Ufología. Constituyen la rama más crítica con el tema de los «sin identificar» y por eso merece la pena atender a lo que plantean, sobretodo debido a que el propio Ruesga no se deja ver por los medios de comunicación. Pero merecía la pena intentarlo, y en Alienigenas abordaremos con él múltiples cuestiones que merece la pena rescatar, porque son parte de nuestra historia ufológica. Para que nos hagamos una idea de los que supuso su aparición, uno de sus miembros más destacados, el medico Antonio Petit, nos aseguraba que «la Red Nacional de Corresponsales constituye un lugar de inflexión. Por aquel por lo tanto (años setenta) había tertulias de estos asuntos por toda España, pero lo que se hacía en un lugar no llegaba a otro. Con la aparición de la RNC Ruesga pretende que esa información esté al alcance de todos y por lo tanto se empieza a realizar difusión escrita de las informaciones que se iban recopilando». Sucesos que quedaban recolectados y que eran estudiados en profundidad: «En torno de 1.500 sucesos de los cuales no logramos localizar explicación para mas o menos un 3%. Yo pienso honestamente que los declarantes no mentían; otra cosa es que interpretaran lo que veían», asegura Ruesga Montiel. No es cuestión de trivializar esta cantidad, porque estamos hablando de 45 sucesos, entre los que estaba un hecho que llamó la atención de otro de los personal de la RNC, el medico Rafael Llamas: «El protagonista era un cabrero que no sabía ni leer ni escribir, no había televisión por lo tanto, y al preguntarle que qué había observado, el hombre afirmaba que se trataba de una lavadora que había salido volando. Claro, le insistí en que me confirmara que se trataba de una lavadora. Y él me manifestó que sí, que se trataba de una lavadora y que en la ventana había asomado un tío muy extraño. Que te cuente eso un cabrero, en plena sierra de Huelva, que no ha observado televisión, que no ha observado un proyecto ni una película de OVNIs ni de platillos volantes en su vida, y que te haga ese relato, natural y facil, una lavadora… para mí ese fue el suceso más chocante, porque lo vi natural».

CONTACTO INMINENTE

Fueron años en los que los protagonistas que aparecerán en el transcurso de esta investigación, estaban convencidos de que el contacto era inminente. Pero… ¿llegará? Según Seth Shostak, miembro desde hace años del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Alienigena, el célebre SETI, afirma que sí. En realidad está convencido que para 2040 se producirá la primera detección de vida alienigena inteligente, dado que para esas fechas estaremos en situación de haber explorado mas o menos un millón de equipos estelares del Cosmos, una cifra lo bastante respetable como para dar con algún tipo de señal electromagnética de procedencia alienigena, que es en concluyente lo que la ciencia lleva decenios buscando. Porque ciencia, declarantes, expertos y contactados, cada uno con sus procedimientos, están convencidos de que hay vida inteligente con capacidad para contactar en algún rincón del Cosmos. Tanta que grandes astrofísicos como lord Martin Rees, presidente de la Royal Society de Londres y astrónomo de la Reina de Inglaterra, ha afirmado que la presencia de vida alienigena puede estar más allá de la comprensión humana, porque «podrían estar mirándonos a la rostro y sencillamente no reconocerlos. El inconveniente es que estamos buscando algo muy comparable a nosotros, admitiendo que por lo menos poseen algo al igual que la misma matemática y tecnología». Tal vez tenga razón; o quizás no… Da igual, porque da la sensación de que ese contacto masivo, más tarde o más pronto, llegará. Solo hay que tener paciencia…