La batería inventada hace 120 años que revolucionará la industria de la energía

La batería inventada hace 120 años que revolucionará la industria de la energía

26 marzo, 2021 Desactivado Por Alejandro

A principios del siglo XX, Thomas Edison asombró al planeta con una inverosimil batería, que dejaba obsoletas al resto. Por asombroso que parezca, esa misma batería podría revolucionar la producción energética actual.

Acostumbrados a las colosales baterías de plomo y ácido de 1900, Thomas Edison equipó su auto con un reciente tipo de batería inventada por él.

Esta batería era de abundante menor envergadura y era de níquel y hierro. A pesar de que el invento pasaría desapercibido para la era, podría cambiar la dirección de la producción de energía en nuestros días.

Una batería única

Auto donde Edison instaló la batería por vez primera

Edison se fundamentó en el trabajo del inventor sueco Ernst Waldemar Jungner, quien patentó la batería de níquel y hierro en 1899.

El estadounidense sabía todas las ventajas que traía esta batería: su resistencia y la velocidad de carga. La cual era el doble que las de plomo y ácido.

El inconveniente es que ésta era mucho más grande y, obviamente, mucho más costosa. Pero eso no era lo peor; cuando se cargaba, liberaba hidrógeno, el cual podía ser peligroso para el ser humano.

Edison se ocupó de suprimir cada uno de estos contratiempos, haciéndola mucho más compacta y barata.

Pero al instante de conseguirlo, los autos eléctricos estaban dejando de producirse. El mercado de los vehículos de combustibles fósiles estaba naciendo y todos conocemos cómo fue la historia.

El trato que el inventor había hecho con Ford Motors no se determinó y la batería escasamente era utilizada por grupos reducidos de personas o en ferrocarriles.

Actualmente, cien años mas tarde, los investigadores han redescubierto esta batería y afirman que podría revolucionar la producción energética.

Una nueva era

Battolyser pudiera ser el futuro de la energía renovable.

En el año 2010, un grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft, en los Naciones Bajos, reveló la batería de níquel y hierro.

Estudiaron el proceso en el que la electricidad carga la batería y como se produce la reacción química que, libera el hidrógeno y oxígeno.

En una era donde se ha comprobado que el hidrógeno no es nocivo para la salud, el equipo reconoció que esta reacción es semejante a la utilizada para liberar hidrógeno de agua. Mejor conocida como electrólisis.

Esta reacción es una forma de producir hidrógeno por medio la división del agua. Así puede usarse como un combustible completamente limpio, continuamente y cuando la energía utilizada para propulsar la reacción pertenezca a una fuente renovable.

El examen de la batería asombró a los investigadores dado que, si bien sabían que sus electrodos dividían el agua, éstos cargaron más energía anteriormente de producir el hidrógeno.

Esto significa que se vuelve mucho más eficiente cuando se usa como electrolizador.

igualmente se sorprendieron al ver, lo bien que los electrodos soportaron una reacción tan degradante como la electrólisis.

Así, los investigadores lo bautizaron como «battolyser» y esperan que pueda auxiliar a aclarar los contratiempos actuales de la energía renovable: su depósito y la producción de combustible limpio.

Un futuro prometedor

Las fuentes de energía renovable hoy en dia son muy inestables. Una muestra de esto es la energía solar. (Public domain)

El principal inconveniente con la energía renovable es que no es constante; como ejemplo, la energía solar depende mucho de una estación; el verano. En inverno o días donde no hay sol, su suministro de energía es pobre.

Por otra parte, las baterías habituales suelen guardar energía a corto plazo, pero cuando se cargan totalmente, precisan liberar dicha energía. De no realizarlo, se sobrecargan y se degradan.

Pero el battolyser de níquel y hierro continua estable incluso estando completamente cargado; instante en el que produce hidrógeno.

John Barton, experto relacionado de la Escuela de Ingeniería Mecánica, Eléctrica y de Fabricación de la Universidad de Loughborough, afirmó que dicha batería es capaz de tolerar carga insuficiente y sobrecarga de una mejor forma.

Al producir hidrógeno, agrega un depósito de energía para bastantes días.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Otro punto a favor de esta reciente batería es su mantenimiento, el cual es extremadamente bajo. igualmente poseen una duración inverosimil, algunas alcanzando hasta los 40 años.

Los componentes para su fabricación, además son mucho más habituales que el del resto de baterías. Así pues no entra duda que apoyará a que la energía renovable se vuelva mucho más rentable.

Otro punto a favor de battolyser, es que produce diferentes sustancias, como amoníaco y metanol. Eso significa que con esta batería, una planta de amoniaco podría trabajar mucho más estable. asimismo de reducir costos operativos y de mantenimiento.

Volviéndola competitiva

La batería podría cambiar la dirección de la producción energética.

Hoy en dia, la batería de níquel y hierro más grande es de 15 kW / 15 kW h, con la capacidad y depósito necesario para alimentar 1.5 hogares.

Si bien se está fabricando una versión de 30 kW / 30kW h en la Central Eléctrica Magnum, en Eemshaven, Naciones Bajos. Se espera que esta pueda alimentar toda la central.

Si la batería funciona correctamente, se ampliará su producción y se distribuirá a los productores de energía limpia.

Aun así, los especialistas conocen que no todo será tan sencillo y incluso hay obstáculos que sortear. Uno es mejorar la resistencia interna de la battolyser para volverla mucho más eficiente.

Parece inverosimil que una batería creada hace 120 años pueda cambiar el flujo de la historia energética en el presente. Seguramente, su invento no será utilizado para lo que lo diseñó, pero sin duda, Thomas Edison es el principal responsable de esta revolución.