Un humanoide en mitad de la carretera, Santiponce (Sevilla)

Un humanoide en mitad de la carretera, Santiponce (Sevilla)

25 marzo, 2021 Desactivado Por Alejandro

 

Santiponce es un municipio y población de España, en la provincia de Sevilla, comunidad autónoma  de Andalucía. Se localiza en la comarca del Aljarafe.

Un “hombre desnudo” en mitad de la carretera

Era el 8 de enero de 1972, entorno a las 21:35 h. cuando el declarante, Luis L. A., que contaba por aquel por lo tanto con 27 años de edad, conducía un camión Pegaso por la N-630 que se llama Trayecto de la Plata, cuando a la altura del kilómetro 486, ya en la población de Santiponce, comarca del Aljarafe sevillano, vió una figura alargada parada en mitad de la calzada.

En ese sector de carretera se iniciaba una fuerte pendiente y el declarante se ve obligado a disminuir la marcha, pudiendo así ver la figura con más detenimiento. Al comienzo creyó ver un “hombre desnudo”, pero conforme el camión iba alumbrando aquella silueta, el pánico se iba apoderando del declarante.

Según, las palabras del declarante: “Aquel tipo poseía la cabeza como un huevo, con unos brazos exageradamente largos”. El presunto humanoide permanecía hierático en el mismo sitio, haciendo en cambio un leve movimiento con los brazos que aparentaba ordenar al declarante que se detuviera inmediatamente.

Dibujo del presunto humanoide

Luis L. A. presa del pánico, aceleró el camión dispuesto a llevarse por delante aquel siniestro individuo. Cuando el camión estaba ya en las proximidades del humanoide se pudo percatar que poseía más de 2 m. de altura y que lo que en comienzo pudo identificar como un “hombre desnudo” era en verdad una criatura con un atuendo ajustadísimo y reluciente. En aquel instante, como movido por un resorte invisible, el ser dió un salto y se lanzó de cabeza a unos matorrales existentes en la cuneta de la carretera con una agilidad impropia de una criatura humano.

Vista aérea de la zona por donde transita la N-630 entre las localidades de Santiponce-Camas y sitio cercano del suceso

Totalmente aterrorizado, el declarante no dudó en continuar la marcha a toda velocidad hasta llegar 10 min. más tarde a la población de Camas. Allí, en una solitaria venta de carretera, relató lo ocurrido víctima de un vasto pavor, sin atreverse a continuar su recorrido en solitario