Marte está lleno de vida, pero bajo la superficie, dice experta de SETI

22 marzo, 2021 Desactivado Por Sandra

Marte está lleno de vida, pero bajo la superficie, dice experta de SETI

¿Hay vida en Marte? Es la duda que ha empezado a resonar de nuevo debido a la actual llegada del rover Perseverance al Mundo Rojo. Actualmente, una experta en la búsqueda de Inteligencia Alienigena (SETI) estima que hay vida en el vecino mundo, pero esta estaría bajo la superficie.

En un comentario difundido hace poco en la revista Nature Astronomy, la Dra. Nathalie Cabrol, Directora del Carl Sagan Center for Research en el SETI Institute, desafía las conjeturas sobre la probabilidad de vida en Marte que existe en el presente, sostenidas por bastantes en la comunidad científica.

Entretanto el rover Perseverance se embarca en un viaje para rastrear signos de vida antigua en el cráter Jezero de 3.700 millones de años, Cabrol teoriza que no solamente la vida podría estar presente en Marte en la actualidad, sino que además podría estar mucho más extendida y accesible de lo que se afirmaba con anterioridad.

Sus conclusiones se fundamentan en años de exploración de los primeros análogos de Marte en ambientes extremos en el altiplano chileno y los Andes financiados por el Instituto de Astrobiología de la NASA.

Dra. Nathalie Cabrol, SETI

Es fundamental, argumenta Cabrol, que consideremos la habitabilidad microbiana en Marte por medio de la lente de un continuo entorno ambiental de 4 mil millones de años en vez de por medio de instantáneas ambientales congeladas como solemos realizar. igualmente es fundamental recordar que, según todos los estándares terrestres, Marte se transformó en un entorno extremo desde muy pronto.

En ambientes extremos, aunque el agua es una condición fundamental, está lejos de ser bastante. Lo que más importa, dice Cabrol, es cómo las causas ambientales extremos como una atmósfera delgada, radiación ultravioleta, salinidad, aridez, oscilaciones de temperatura y bastantes más interactúan entre ellos, no solamente el agua.

Cabrol manifestó en un comunicado:

“Puedes caminar por el mismo paisaje por kilómetros y no localizar nada. Por lo tanto, quizás porque la pendiente cambia en una fracción de grado, la textura o la mineralogía del suelo es distinto porque hay más protección contra los rayos UV, de repente, la vida está aquí. Lo que importa en los planetas extremos para localizar vida es entender los patrones resultantes de estas interacciones. Sigue el agua es buena. Seguir los patrones es mejor”.

Esta interacción desbloquea la distribución y abundancia de la vida en esos paisajes. Eso no necesariamente hace que sea más sencillo de localizar, dado que los últimos refugios para microbios en ambientes extremos pueden estar a micro o nanoescala en el interior de las grietas de los cristales. Por otra parte, las observaciones realizadas en análogos terrestres insinúan que estas interacciones expanden notablemente la region potencial para la vida moderna en Marte y podrían acercarla más a la superficie de lo que se teorizó durante mucho tiempo.

¿Hay vida en Marte? Nathalie Cabrol, experta de SETI estima que sí. Crédito: NASA

Si Marte aun acoge vida hoy, que Cabrol estima que es así, para encontrarla debemos tomar el enfoque de Marte como una biósfera. Como tal, la distribución y abundancia de su hábitat microbiano están intimamente relacionados no solamente con el sitio donde teóricamente la vida podría sobrevivir hoy, sino además con el sitio donde pudo dispersarse y amoldarse en el transcurso de toda la historia del mundo, y las claves de esa dispersión se localizan en los primeros tiempos geológicos. Anteriormente de la transición Noachian / Hesperian (lapso geológicos en Marte), hace 3.7 – 3.5 mil millones de años, los ríos, los océanos, el viento, las tormentas de polvo lo habrían llevado a todas partes del mundo.

Cabrol manifestó:

“Es notable sobresalir que los dispositivos de dispersión aun hay en la actualidad y conectan el interior hondo con el subsuelo”.

Pero una biósfera no puede funcionar sin un motor. Cabrol propone que el motor para sustentar la vida moderna en Marte aun hay, que tiene más de 4 mil millones de años y que hoy se ha perdido de vista, bajo la superficie.

Si esto es correcto, estas observaciones pueden modificar nuestra definición de lo que llamamos «Regiones Especiales» para incluir la interacción de factores ambientales extremos como un elemento crítico, uno que potencialmente expande su distribución de forma sustancial y podría hacernos repensar cómo abordarlos. El inconveniente aquí, dice Cabrol, es que aun no poseemos los datos ambientales globales a una escala y resolución que sean relevantes para entender la habitabilidad microbiana moderna en Marte. Como la exploración humana nos da una fecha límite para recuperar muestras prístinas, Cabrol propone opciones en relación a la búsqueda de vida que existe, incluido el tipo de misiones que podrían cumplir objetivos críticos para la astrobiología, la exploración humana y la protección planetaria.

En resumen, Nathalie Cabrol estima que hay una biosfera extendida en Marte que ha migrado bajo la superficie durante los últimos miles de millones de años.

El ensayo investigador ha sido difundido en la revista Nature Astronomy.

Natalie Cabrol es astrobióloga y Directora del Carl Sagan Center for the Study of Life in the Universe.