Ragnarök: Batalla de las deidades nórdicos contra el Mal y el «renacimiento» del planeta

Ragnarök: Batalla de las deidades nórdicos contra el Mal y el «renacimiento» del planeta

14 marzo, 2021 Desactivado Por Alejandro

En la mayor parte de las sociedades de antaño se trata de un desastre de proporciones globales y hasta universales, en donde todo llega a su fin. Tal es el suceso del Ragnarök, una leyenda nórdico que predice la destrucción del planeta y el deceso de las deidades. ¿Qué simboliza verdaderamente este acontecimiento? ¿Acaso hunde sus raíces en un hecho factible?

La batalla entre el Bien y el Mal, ¿el final o un reciente comienzo?

La historia del Ragnarök se halla fundamentalmente en la Edda Poética, montón de creencias orales que fueron puestas por escrito para el siglo XIII. asimismo, además puede leerse una historia gran cantidad parecido en la Edda Prosaica, escrita en el mismo siglo por Snorri Sturluson. Actualmente bien, ambos narraciones nos ayudan a comprender mejor lo que el Ragnarök simboliza.

Normalmente, se estima que el final de los tiempos nórdicos sucede cuando las deidades luchan entre ellos y sumen su planeta en una oscuridad total. Todo es consumido en llamas, y el mar inunda los remanentes de lo poco que queda. De esta manera, las deidades y todas sus creaciones llegan a su fin consumado.

De esa forma tan catastrófica y fatalista se cierra para continuamente el último capítulo de la vida de los dioses nórdicos. Tal al parecer el concepto de la palabra Ragnarök: «El Destino de los Dioses». en cambio, este vocablo además puede escribirse de otra forma, con lo que cambia radicalmente su concepto.

El Ragnarøkkr, o Crepúsculo de los Dioses

El vocablo Ragnarøkkr aparece en los textos más antiguos que hacen mención a este acontecimiento mitológico de la sociedad nórdica. Escrito de esa forma, simboliza «Crepúsculo de los Dioses», lo que parece indicar que no todo llega a su fin. Si bien ambas palabras suenan de forma casi idéntica en el idioma original, su concepto no es el mismo.

Si el Ragnarøkkr es el crepúsculo de las deidades, resulta sencillo suponer que lo que sigue es un reciente nacimiento, un amanecer, un reciente inicio. De tal forma que el Ragnarök no señala a una cadena de acontecimiento lineal, sino cíclica, que acaba y vuelve a empezar una y otra vez.

Una creencia extendida por todo el planeta

Es factible que, en la sociedad occidental, la palabra Ragnarök no se use muy a veces y su concepto sigue siendo un enigma para la mayor parte. Actualmente bien, el vocablo Apocalipsis es más familiar, y alude a lo que bastantes imaginan como el fin del planeta. En realidad, varios investigadores afirman que la leyenda del Ragnarök puede estar vinculado con el apocalipsis cristiano.

Actualmente bien, hay una desigualdad sustancial entre el Ragnarök nórdico y el Apocalipsis cristiano: en el primero, todo vuelve a empezar, mientras que el último, todo acaba para continuamente. El ciclo para las deidades escandinavos sencillamente se reinicia, y un reciente amanecer da comiendo a una era renovada, a la espera de otro Ragnarök en el futuro lejano.

Por otra parte, los investigadores en la materia confirman que la historia del Ragnarök tiene una semejanza más marcada con las leyendas de las villas indoeuropeos. La batalla final descrita en narraciones hindúes guarda un inmenso comparable con historias nórdicas que explican el final de los tiempos.

¿Es el Ragnarök una interpretación legendaria de un hecho real?

Y es aquí en donde llegamos al origen de todas o casi todas las narraciones que explican un fin del planeta a merced de las llamas eternas. Para varios expertos, los sucesos que ocurren después del Ragnarök y el deceso de las deidades hunden sus raíces en un fenómeno natural conocido: una erupción volcánica.

Así es, los registros sobre erupciones volcánicas en Islandia encajan muy bien con la secuencia de sucesos descrita en el Ragnarök. El oscurecimiento del Sol, vapores que sobresalen de las profundidades de la Tierra y llamas que alcanzan los cielos, son solamente algunas de las semejanzas.

Un fin y un inicio

La lógica natural dicta que, para que haya un reciente inicio, primero tiene que haber un final. En el Ragnarök, esta idea se explica con claridad cuando las deidades renacen y la vida en la Tierra se reinicia. En verdad, es una idea que subyace en el subconsciente de todos, y con cada día que pasa, resulta más y más necesaria.