¿Las deidades viejos fueron en verdad entes de diferentes planetas?

¿Las deidades viejos fueron en verdad entes de diferentes planetas?

11 marzo, 2021 Desactivado Por Alejandro

a lo largo de decenios, investigadores, teóricos e expertos se han preguntado de dónde proceden los dioses viejos ¿Eran producto de la imaginación de las culturas antiguas o verdaderamente los observaron? Sus descripciones tan exactas proponen lo segundo. Por lo tanto ¿Hay la probabilidad de que estos dioses provengan de diferentes planetas?

Hay algo en relación con la sociedad que la comunidad científica no ha podido aclarar ¿Cuándo dimos el salto a una civilización avanzada? Se estima que el ser humano, en algún lugar de la historia, dejó las cavernas y comenzó a usar herramientas, aprendió la agricultura, consiguió conocimientos matemáticos y tambien astronómicos ¿Pero cómo ocurrió?

conforme a los registros que se han hallado en los restos de las antiguas civilizaciones, todo esto fue debido a sus dioses. Entes divinos de aspectos singulares, capaces de viajar a diferentes planetas y que poseían capacidades sobrenaturales.

Si tomamos en cuenta que viejos dioses, enseñaron a la sociedad todo lo que sabemos en el presente, para que ésta diera un salto en su evolución y se desarrollara, caemos en la misma duda ¿Quiénes eran estos dioses? ¿De donde provenían?

¿Viejos cosmonautas o dioses viejos?

Hay una hipotesis que plantea que el ser humano desciende o fue creado por entes alienigenas que miles de años atrás aterrizaron con sus naves en nuestro mundo. El conocimiento, la sociedad y las religiones poseen su base en esos viajeros que depositaron su esencia para lo que hoy es la sociedad. A estos «viajeros» se les llama «cosmonautas».

Uno de los principales impulsadores de la hipotesis de los Viejos Cosmonautas es Carl Sagan. En su texto «Vida Inteligente en el Cosmos», el astrónomo nombra a deidades era adoradas por sociedades antiguos, que, según su teoría, pudo ser una criatura de otro mundo.

igualmente, en la India, viejos escritos narraban historias sobre grandes metrópolis flotantes que rodeaban la Tierra, de las cuales salían pequeños vehículos flotantes llamados Vimanas, que pueden ser interpretadas como naves espaciales.

Dioses y armas

Es muy factible que nuestros antepasados confundiesen dioses con entes de diferentes planetas porque esa era su única forma de explicarlo. Una muestra de ello se muestra con los viejos griegos, quienes poseían importantes zonas e historias sobre deidades. Lo más curioso es que en diferentes sociedades alrededor del planeta hay múltiples semejanzas entre estos dioses, como es el suceso de los romanos quienes poseían una relación de deidades muy parecido a la de los griegos.

Por otra parte, las deidades nórdicos y griegos poseían armas semejantes: Thor, Odin y Zeus dominaban el rayo, un objeto que en el presente podríamos pensar que eran armas que emitían energía dirigida.

Evidencia del contacto alienigena

Bastantes teóricos, expertos y divulgadores de la teoría de los Viejos Cosmonautas, afirman que los registros del contacto alienigena en el pasado están en las antiguas esculturas y monumentos.

Erich von Däniken, como ejemplo, afirmó que construcciones como Puma Punku, los Stonehenge y las Pirámides de Egipto son creaciones extraterrestres.

El escritor llega a esta deducción al analizar a Ra, la deidad más notable para los viejos egipcios. Según la leyenda, Ra poseía la capacidad de «volar por los cielos en un barco solar». Sí a esa descripción se le añade una insolita figura voladora en ciertos jeroglíficos que los investigadores no han logrado identificar, la duda se crea.

Dios Ra

Por lo tanto es válido preguntarse ¿Era Ra un alienigena que se desplazaba a través de una nave espacial?

Por otra parte, Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, es la deidad más notable de las culturas mesoamericanas, sobre todo en las aztecas. Casualmente, es Quetzalcóatl el responsable de propulsar la evolución de sus pueblos.

Cē Ācatl Tōpīltzin Quetzalcóatl, representado en el mural de Diego Rivera en el Palacio Nacional de México. Crédito: Diego Rivera / Wikimedia commons.

¿Impartieron conocimiento en la Tierra?

Los entes humanos adoraban en gran medida a las deidades viejos por los conocimientos que impartieron. Sociedades de todo el planeta poseen tabillas y escritos que explican las enseñanzas dejadas por las deidades.

Para los viejos griegos, la deidad Apolo recorría los cielos en su carro de fuego, enseñaba astronomía, a edificar carreteras y laderas. Relatos semejantes podemos encontrarlas con los Shemsu Hor en Egipto, criaturas celestiales con un vasto intelecto y tecnología súper avanzada con la cual se construyen bastantes monumentos viejos.

Otro ejemplo de ello es Oannes, un ser «mitad humano y mitad pez» adorado por los sumerios, babilonios y caldeos, quien educó, instruyó y enseñó a los humanos todo lo necesario para evolucionar como especie.

A pesar de que no es más que una hipotesis, resulta curioso ver como diferentes sociedades, con miles de kilómetros o años de desigualdad, hablan de criaturas sospechosamente parecidas.

Ese es el suceso de Dagón, la deidad de los filisteos, quien además poseía la apariencia mitad pez, mitad hombre. Fue este ser quien les enseñó la agricultura, la práctica más notable para los filisteos.

Dagón, la deidad más notable de los Filisteos. Public Domain

En realidad, la Biblia además hace referencia a este dios y a los distintas templos que se erigieron en su honor, demostrando su importancia.

Según bastantes arqueólogos, la edificación de diversos monumentos inexplicables concuerda con tablillas antiguas que Cuentan la llegada de entes de diferentes planetas. ¿Acaso intervinieron para incrementar la velocidad el progreso de entes humanos influyendo en la sociedad y en nuestra historia?

La lista es incluso más larga y se podría citar a bastantes diferentes entes, como los primeros soberanos sumerios, que gobernaron miles de años o los «dioses hormiga» de los indios Hopi. ¿Fueron estos entes de diferentes planetas culpables del avance de la sociedad y la evolución humana en el tiempo? evidentemente, la ciencia dice que esto no es más que mera especulación, de igual forma que la religión, que además se opone a esta hipotesis. Aun así, la duda hay.