La energica metrópoli ancestral cuyo final es un enigma

La energica metrópoli ancestral cuyo final es un enigma

11 marzo, 2021 Desactivado Por Alejandro

En el pasado, hubo metrópolis y naciones esplendorosas que fueron la cuna de culturas legendarias, cuyos nombres se recuerdan hasta el día de hoy. Roma, Babilonia, Atenas y Alejandría son solamente algunas de las más celebres, y sus legados perviven nitidamente en nuestras memorias. Actualmente bien, ¿has escuchado hablar de Hattusa, la capital del imperio Hitita?

Hattusa, la capital del imperio Hitita

Hattusa fue la capital de Hatti o el imperio hitita, un Estado de la antigüedad que se originó alrededor del siglo XVII a.C. Este gran asentamiento se ubicó en las proximidades de lo que hoy sabemos como Bogazkale, provincia de Corum, en la zona del Mar Negro de Turquía.

Para bastantes historiadores, Hatti merece ser considerada como una de las grandes superpotencias del planeta antiguo.

Recreación de la metrópoli hitita de Hattusa como quizá apareció en tiempos antiguos, por Rocío Espín. Cortesía: Ancient Warfare Magazine

En realidad, en unos escritos egipcios conocidos como las Cartas Amarna, se les incluye entre diferentes potencias como Asiria, Babilonia y Mitanni. en cambio, sucumbieron como nación a partir del siglo XII, y mas tarde fueron borrados de la historia.

Hattusa era una reducida metrópoli creada por los Hatti, una comunidad que habitaba en la zona anteriormente de la llegada de los hititas. Los hititas fueron una comunidad de origen indoeuropeo cuya lengua, escrita en jeroglíficos, está emparentada con el idioma asirio. A su llegada, Hattusa se transformó en la capital de un vasto imperio.

Redacción hitita

Una nación avanzada y energica

A los hititas se les atribuyen importantes avances en materia de armamento y política, lo que contribuyó a su gran poder militar. Como ejemplo, fueron los pioneros en dominar el uso del hierro para fabricar utensilios y armas muy efectivas.

Según los remanentes encontrados en las excavaciones arqueológicas, crearon un tipo de carro de combate ligero de dos caballos y en usar ruedas con bordes de hierro para resistir la superficie rocosa de los caminos, que contribuyó a que obtuvieran continuas victorias.

Carro de combate hitita

Igualmente, los hititas fueron célebres, al lado con los egipcios, en el arte del pacto y acciones diplomáticas. Tal es el suceso del conocido tratado de Kadesh, uno de los más viejos pactos militares de los que se poseen constancia.

igualmente, los agricultores mejoraron los equipos de riego, rotaron los cultivos e inventaron diferentes herramientas de labranza.

Por diversos siglos, los hititas consolidaron un imperio que bien pudo dejar una profunda huella en la historia.

Descubrimientos asombrosas en las ruinas de Hattusa

A mediado del siglo XVII a.C., reinó en Hattusa un hitita denominado Hattusili, quien tal vez adoptó este nombre mas tarde de su ocupación de Hattusa. a lo largo de su reinado, se construyeron construcciones monumentales y grandes murallas dobles reforzadas con más de cien torres. asimismo, se edificaron templos dedicados a las deidades adoradas por estos aguerridos soldados.

En el año 2016, los arqueólogos encontraron un gran túnel incognito en las ruinas de Hattusa, de más de 2300 años de antigüedad. a lo largo de la excavación fue localizada una tabla en donde se registran instrucciones de un soberano a los sacerdotes sobre lo que debían realizar durante las ceremonias. Esto parece indicar que el túnel poseía alguna función sagrada.

La enigmatica Gran Roca Verde

Uno de los descubrimientos más asombrosas localizados en Hattusa es la Gran Roca Verde, una roca grasienta de serpentina o nefrita situada en uno de sus templos. Los habitantes de la zona aluden a ella como la roca del deseo, y los investigadores no conocen aclarar cómo llego hasta este sitio.

El objetivo de esta gran roca verde de Hattusa aun es un enigma.

Varios admiten que la roca verde fue traída desde Egipto como un regalo hecho por Ramsés II mas tarde del tratado de Kadesh. en cambio, como no hay registros que confirmen esta hipotesis, el origen de la insolita roca sigue siendo un enigma. Quienes has puesto su mano sobre ella, confirman que de su interior emana una fuerza incomprensible.

Los hititas eran investigadores en mampostería

Los constructores de la antigua Hattusa eran canteros experimentaros, y dejaron una clara evidencia de ello en sus edificios. Como ejemplo, el Gran Santuario de Hattusa es una edificación megalítica muy particular, con toda su base hecha de roca andesita. asimismo, incluye piedras grandes de hasta 8 metros de largo y un peso de más de 50 toneladas.

Área del Gran Santuario situado en la Metrópoli Baja de Hattusa.

Curiosamente, varios han hallado una gran semejanza entre este gran santuario y los elementos de boceto encontrados en Qoricancha o Sacsayhuaman, en Perú.

Sacsayhuamán, Cusco (Perú)

Por otra parte, algunas rocas están perforadas con bastantes agujeros que parecen hechos con un taladro de el presente.

Se pueden localizar perforaciones semejantes a esta en antiguas construcciones de América del Sur y África.

Final de Hattusa

A pesar de sus grandes logros el fin del imperio hitita llegó abruptamente (1200 a.C., aprox.). En su apogeo, la metrópoli de Hattusa albergaba a unos 50.000 residentes, pero su pista se perdió, se sospecha que los Kaskas o alguna tribu frigia la destruyeron y el lugar permaneció aislado hasta que fue redescubierto en los tiempos modernos.

Curiosamente, los arqueólogos señalan que, al mismo tiempo que la destrucción de Hattusa, diferentes grandes metrópolis del Próximo Oriente además enfrentaron la aniquilación.

en cambio, conocer qué sucedió exactamente durante ese tiempo y qué tipo de ejército poseía en su poder armamento tan adelantado como para derribar metrópolis energica, sigue siendo un misterio.

La metrópoli de Hattusa albergaba murallas formidables que se consideraban una de las defensas más fuertes que cualquier metrópoli de la edad del bronce en el Próximo Oriente o en cualquier otro punto del planeta antiguo.

Por ello, varios investigadores argumentan que estas metrópolis no fueron incendiadas por ejércitos invasores, sino que fueron destruidas por una fuerza, no de la Tierra. Esto ha llevado a cuestionar si es factible que la metrópoli de Hattusa fuera destruida quizás por un cometa, el impacto de un asteroide en el pasado lejano o algo más…

Hattusa fue un autentico imperio, que repentinamente se vino abajo y se esfumó casi por completo de la historia. casi con seguridad, a medida que se hagan más investigaciones, saldrán a la luz más detalles asombrosas sobre esta sociedad ancestral.