El Dorado: ¿un mito, un mito o una metrópoli perdida de oro?

El Dorado: ¿un mito, un mito o una metrópoli perdida de oro?

26 febrero, 2021 Desactivado Por Alejandro

Desde hace centenares de años, exploradores han arriesgado hasta su vida para localizar El Dorado, la legendaria metrópoli de oro narrada en antiguas leyendas. Pero, ¿Cómo nacieron todas estas creencias? ¿o se trata solo de un mito? Veamos…

El nombre de «El Dorado», como hemos informado con anterioridad en Código Escondido, se ha atribuido en el transcurso de los años a una metrópoli o naciones con una riqueza fabulosa, inaccesible para geógrafos, exploradores y aventureros. Todos los que se han aventurado a rastrear al utópico El Dorado han soportado sufrimientos inverosimiles y terminaron no encontrando la cabeza o asesinando a sus camaradas o acabando con sus vidas.

El Dorado, ¿más que un mito? (Museo de oro de Bogotá).

La mayor parte de los individuos que sienten por lo menos una vaga curiosidad por la historia antigua de las Américas y la Era de la Exploración conocen la leyenda de El Dorado.

Es la historia de una metrópoli antigua y avanzada construida completamente de oro y escondida en el «Reciente Planeta» donde fue destruida o sencillamente jamás fue localizada por exploradores europeos y sus descendientes.

Es una idea maravillosa, y el tipo de cosas que, como la gran civilización de la Atlántida o la influjo alienigena en la edificación de las pirámides, no puedes impedir querer creer.

Historia tergiversada

En este punto de la historia, en cambio, El Dorado normalmente se desecha con gran cantidad facilidad como un mito, o por lo menos como una exageración dramática.

Mapa de 1897 con el Bajo Orinoco, el golfo de Paria y la isla de Trinidad. (Wikimedia Commons)

Tal vez la versión más conocida de la leyenda que poseemos en los tiempos modernos es una película animada de Dreamworks que, curiosamente, fue criticada (con la mayor parte de las películas animadas de la era tradicionalmente funcionando gran cantidad bien). Según una reseña, cuanto menos conozca sobre la historia, mayores serán sus posibilidades de disfrutar de The Road To El Dorado.

Esa es una forma más agradable de decir que la película de alguna forma mató a la leyenda, al igual que a toda la era de la exploración, evitando convenientemente el aspecto genocida de todo.

La única versión notable de la historia de El Dorado que es más actual que esta película un tanto lamentable es Gonzo’s Quest, un juego de tragamonedas en línea animado que ha conquistado el planeta de los casinos digitales.

Gira alrededor a un explorador en Perú, utiliza la simbología del Reciente Planeta y un entorno de jungla caricaturesco pero atrayente para atrapar la noción de rastrear riquezas perdidas.

Si bien este juego además se burla de los exploradores que, en la historia humana real, cometieron atrocidades, es casi una mejor versión del mito, presentando El Dorado como un objetivo a rastrear, en sitio del escenario cursi de una película insensible.

Representación de El Dorado. 

en cambio, en ambos sucesos, El Dorado se trata como una ficción. Es, como se ha mencionado, un mito o una exageración en la mente de los creadores y animadores que han intentado darle vida. Esto es gran cantidad justo dado que no poseemos evidencias concluyentes de una metrópoli de oro del Reciente Planeta, y tal cosa aparenta poco posible. en cambio, lo que es notable recordar es lo poco que conocemos sobre las Américas en tiempos antiguos. Y por eso es justo, a pesar de todo lo que se acaba de citar, realizar la duda: ¿El Dorado es verdaderamente real?

Es una duda que no es posible contestar con exactitud, pero que merece más consideración de lo que varios suponen.

La «metrópoli de oro»

En concreto, hay dos sucesos legítimos para que haya existido algo comparable a una «metrópoli de oro».

Imagen obtenida con tecnología LiDAR que muestra una antigua metrópoli en Sierra Nevada de Santa Marta de Colombia, que podría estar vinculada a la leyenda de El Dorado. 

El primero alude a la evidencia satelital de una gran civilización no descubierta en el corazón del Amazonas. Hace poco, las imágenes de satélite han revelado más de 200 colosales movimientos de tierra geométricos cerca de la frontera entre Brasil y Bolivia.

Estos movimientos de tierra, que evidentemente exponen algo que existe debajo de la superficie, son evidencia de una «sociedad sofisticada de edificación de monumentos precolombinos», según una revista.

Diferentes alusiones

Y en un sentido más abstracto, bien pueden ser la confirmacion de una civilización enigmatica que fue buscada por cuantiosos exploradores. Varios aluden a él como El Dorado y diferentes como la Metrópoli Perdida de Z (una idea parecido que ha creado sus propios mitos, sobre todo en forma de texto y aclimatación cinematográfica actual).

Percy Harrison Fawcett y la búsqueda de la “Metrópoli Perdida Z” 

Cualquiera que sea el suceso, conocemos que, de hecho, los primeros exploradores sudamericanos vislumbraron u oyeron hablar de una gran y profunda civilización amazónica y de una gran metrópoli oculta.

ninguna persona lo localizó para documentarlo en lo que llamaríamos historia registrada, pero la evidencia de los satélites modernos propone que la civilización verdaderamente existió.

El segundo suceso es, en todo suceso, un poco más concreto. Es esencialmente la presencia de la tribu muisca colombiana, que se ha mencionado que es responsable de los orígenes del mito de El Dorado.

El Dorado para los Muiscas

Hay distintas narraciones, pero el plan básica es que una población denominado Muisca (cuyos descendientes incluso viven hoy) ocupó Colombia hace miles de años y estableció una tradición de enterrar a los viejos soberanos y coronar a los modernos por medio un gran numero de rituales.

Ese ritual incluía cubrir a los individuos con polvo de oro y apilar balsas con ricos artilugios dorados para enviarlos a un lago especial.

La leyenda de El Dorado pudo haber nacido con los Muiscas. 

Hoy en dia se acepta en gran medida que las creencias muiscas se distorsionaron en los cuentos, lo que al final dio sitio a cuentos de toda una metrópoli de oro.

Esto aparenta una explicación satisfactoria para lo «racional», pero al mismo tiempo, aparenta casi complicado pensar que un montón tan facil de rituales sea tan dramáticamente malinterpretado.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Esto plantea la duda: ¿podría el antiguo pueblo muisca haber establecido algo más comparable a una reducida metrópoli de oro? ¿Podría existir en el fondo del lago anteriormente citado?

La verdad de todo esto es que sencillamente no conocemos qué fue El Dorado, si es que hubo algo, y dónde podrían estar sus remanentes hoy.

en cambio, si bien las versiones modernas del mito se apresuran a descartarla como algo lúdico o imaginario, aun hay evidencias convincentes de una versión de la historia (y la metrópoli) que puede haber sido muy real.