Sarisariñama: inexplicables agujeros que conducen a un planeta intraterreno en Venezuela

Sarisariñama: inexplicables agujeros que conducen a un planeta intraterreno en Venezuela

25 febrero, 2021 Desactivado Por Alejandro

Uno de los misterios más grandes de nuestro mundo. Los descomunales agujeros de Sarisariñama, se exponen como entradas a un planeta intraterreno desconocido que le ha provocado a la ciencia más cuestiones que respuestas.

Los investigadores los catalogan como «micro planetas en la Tierra». Se trata de unos agujeros gigantes que se localizan en el estado Bolívar, en la Amazonía venezolana.

Sobresalen notablemente del espeso verde selvático. conforme a los escasos datos que se poseen de estas formaciones, están ahí desde hace miles de años, dando pie a múltiples leyendas y hipotesis sobre su autentico origen o función en el mundo.

Los descomunales agujeros de Sarisariñama

Explorado por vez primera en el 74, son bastantes los misterios que ocultan estos descomunales agujeros.

Sobrevolado por vez primera en los años 60, tuvo su primera expedición científica en 1974, en cambio, los resultados obtenidos del Tepuy, una meseta en la Gran sabana venezolana, fueron tan asombrosas, como inconclusos.

Sus dimensiones son de 352 metros de circunferencia y 350 metros de profundidad, situada a 2.300 metros de altura. Los responsables del Parque Nacional Jaua-Sarisariñama decidieron limitar el acceso a los inexplicables agujeros, permitiendo solo la entrada a los expertos y investigadores.

Y es que no cualquiera puede acceder a ellos. La carretera más proxima se encuentra a centenares de kilómetros y la espesa selva y los kilómetros de senderos rústicos, terminan de aislarlos totalmente. la unica manera de acceder a ellos es a través de avionetas y vuelos autorizados.

En realidad, bastantes investigadores admiten que se  trata de las «montañas más antiguas del mundo» y su aislamiento ha creado que se crearan formas evolutivas únicas.

¿Cómo se crearon? Esa es una de las cuestiones que no poseen respuestas; las paredes de los agujeros son completamente verticales, lo que elimina la probabilidad de un impacto o una explosión.

Varios investigadores admiten que se trató del colapso de los estratos de arenisca por culpa de la erosión de los ríos subterráneos.

Un ecosistema único

Se estima que los agujeros podrían guardar un planeta completamente desconocido, con animales y flora únicas.

Es considerada como una de las zonas más inaccesibles del planeta, por lo que las investigaciones sobre ellos son escasas. en cambio, investigadores confirman que las circunstancias propias de los agujeros de Sarisariñama han creado la creación de vida, tanto animal y vegetal, completamente única en el planeta.

Esto significa que podrían existir razas que se adaptaron unicamente a las circunstancias singulares que hay en esos ecosistemas.

Cuando el naturalista, explorador y fotógrafo venezolano, Charles Brewer-Carías, exploró el Tepuy por vez primera en 1974, manifestó que la antigüedad de las rocas era de, por lo menos, unos 1.590 millones de años. asimismo, es la quinta formación rocosa «natural» más profunda del mundo.

Por ese motivo se le considera un territorio incluso virgen, pues a pesar de que ha sido explorada en contadas ocasiones, se estima que no se conoce prácticamente nada de sus misterios y misterios. En realidad, los investigadores afirman que las circunstancias son ideales, con temperaturas que varían entre los 12 y 24 grados Celsius, humedad y flora, para que se encuentren razas sin revelar que viven en el interior de los agujeros.

Leyendas y hipotesis

El Dimoshi es un ave enorme de un mito local que daría origen a los agujeros.

Al ser un lugar prácticamente inexplorado, no se conoce verdaderamente que se oculta en su interior. Bastantes teóricos afirman que podrían ser la entrada a un planeta subterráneo completamente desconocido.

En realidad, han llegado a compararlo con la historia de Julio VerneViaje al centro de la Tierra, donde el escritor explica criaturas anfibias, mamíferos, marsupiales y plantas completamente desconocidas en la superficie.

La leyenda que cuentan los Makiritare, los indígenas nativos de la zona, hablan de una gigantesca criatura en forma de ave llamada Dimoshi, que emitía un sonido única que se escuchaba como «Sari».

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Este alma maligno se paraba sobre la cuspide del Tepuy a devorar a los humanos y realizar sus nidos. Por lo tanto, el nombre Sarisari, sería la expresión onomatopéyica, mientras que los sufijos ña y ma, significan sitio y hogar. Por lo tanto, Sarisariñama significaría sitio montañoso donde Dimoshi devora a los humanos.

El misterio sigue y los misterios siguen apareciendo. Las escasas exploraciones han dejado más dudas que respuestas, por lo que poco o nada conocemos de estos gigantes agujeros. Lo único seguro es que se trata de un planeta completamente reciente, con criaturas y flora desconocida  ¿Podrían tratarse de una entrada al planeta subterráneo?