“Nos estamos volviendo menos inteligentes e intelectualmente limitados por la tecnología”, dice Nicholas G. Carr

“Nos estamos volviendo menos inteligentes e intelectualmente limitados por la tecnología”, dice Nicholas G. Carr

25 febrero, 2021 Desactivado Por Alejandro

El conocido escritor y conferencista de nacionalidad estadounidense Nicholas G. Carr, ganador de un betseller de The New York Times y nominado en el 2011 para un premio Pulitzer; ha sido protagonista de una controversia gran cantidad controversial. En ella asevera que a través del tiempo, los humanos nos hemos convertido en menos inteligentes a causa del Internet y los avances de la tecnología.

En una entrevista otorgada a la cadena de noticias BBC Planeta, Carr dio su opinión sobre de cómo en el presente no solo se hicieron realidad sus predicciones; sino, que superó por mucho sus expectativas.

«The shallows: what the Internet is doing to our brains», fue el escrito que lo catapultó como uno de los principales adversarios del Internet; y al analizar después de 10 años sus ideas, sobresalen diversos puntos importantes. Estos confirman su predicción hecha tiempo atrás.

La tecnología nos vuelve menos inteligentes con el paso del tiempo ¿Por qué?

El no preservar ejercitado nuestro cerebro, hace que seamos menos inteligentes no encontrando capacidades. El empleo excesivo de la tecnología, para cualquier necesidad, hace del ser humano una persona menos capaz mentalmente. Asevera que el empleo de tecnologías afecta la memoria, el desarrollo para procesar los datos y la concentración.

Nicholas G. Carr (Wikimedia Commons)

En el tiempo que Carr evaluó los aspectos negativos de la tecnología en los individuos, no habían tantos investigaciones como en el presente. Considera que en cosas tan sencillas como la capacidad de reaccionar o preservar un diálogo inteligente, es complicado si se lleva un teléfono todo el tiempo.

La mente se dispersa continuamente pensando en el teléfono. Nos distrae de nuestras tareas diarias. Nuestro planeta empieza a girar alrededor a la tecnología, dejándonos envueltos en una red.

Al navegar por Internet los datos nos llega fracturada, incompleta y por porciones. El bombardeo llega con imágenes, videos, audios, gif y escritos. En el instante de obtener los datos, se generan interrupciones constantes de publicidad, alertas, y notificaciones.

Los humanos se habitúan, adaptándose a su alrededor

Este tipo de recopilación de información nos acostumbra a eso, a tomar los datos por pedazos y no nos permite concentrarnos y centrarnos en el asunto. Para Carr este punto es muy delicado y de gravedad; dado que sin darnos cuenta estamos no encontrando la capacidad de examen y de desarrollar pensamientos profundos, que vienen inherentes en cada individuo.

Este inconveniente no solo ha sido percibido por Carr, si bien es de los pioneros en levantar la voz. Hace una década bastantes lo observaron exagerado y lo cuestionaron. Actualmente son más los que están de acuerdo con su inquietud. en cambio, si bien nos percatemos del inconveniente, es complicado salir de esa dependencia tecnológica.

Redes sociales e Internet, hacen que seamos menos inteligentes

(Public domain)

La manipulación de las gigantescas corporaciones tecnológicas, para que veamos exactamente lo que ellos nos quieran suministrar, poseen muy escasos límites. Nos estudia y nos proporciona lo que deseamos ver, creándonos adicciones.

Las social networks han comprobado ser perjudiciales hasta cierto punto. En el área informativa son muy peligrosas, pues está llena de información falsa. asimismo, nos hacen creer de una forma más emocional que racional.

La pandemia reforzó la dependencia tecnológica. Y si bien es real que ha representado un vasto aporte para la comunicación, información y para conectarnos con nuestros familiares, trabajos y escuelas; además es real que nos han hecho más dependientes.

¿Seremos menos inteligentes en el futuro?

(Public domain)

Cuando explotó la era de Internet se esperaba que el grado de agudeza intelectual sería paulatinamente más elevada; sin embargo, los indicadores han comprobado una baja inteligencia en la población a través de los años.

Estamos tomando otra dirección, sin darnos cuenta. Nos estamos limitando intelectualmente para pensar y por ende menos inteligentes en nuestras capacidades. Si bien es considerable que seamos más conscientes de este hecho, y eso resulta esperanzador, no aparenta que el escenario cambie en un futuro próximo.