Campo magnético de la Tierra se invirtió hace 42.000 años, creando un «desastre» climático

campo magnetico de la tierra se invirtio hace 42 000 anos creando un desastre climatico
campo magnetico de la tierra se invirtio hace 42 000 anos creando un desastre climatico
Publicidad

 

 

 

Hace decenas de miles de años, una reversión del campo magnético provocó un desastre climático en la Tierra.

Una reversión en el campo magnético de la Tierra hace miles de años sumió al mundo en una crisis ambiental que puede haberse comparable a «una película de desastres», desvelaron hace poco los investigadores.

El campo magnético de nuestro mundo es dinámico y, en múltiples ocasiones, se ha invertido, cuando los polos magnéticos norte y sur intercambian zonas. En nuestro planeta dependiente de la electrónica, tal cambio podría interrumpir seriamente las redes de comunicación.

Pero el impacto pudiera ser inclusive más grave que eso, según el reciente ensayo. Por vez primera, los investigadores han hallado evidencia de que un cambio de polaridad podría tener graves repercusiones ecológicas. Su investigación conecta una inversión del campo magnético hace unos 42.000 años con la agitación climática a escala global, que causó extinciones y reformó el comportamiento humano.

La magnetósfera de la Tierra, la barrera magnética que rodea al mundo, se origina en la capa de metal fundido y caliente alrededor de su núcleo de hierro. Este flujo de líquido en perpetuo chapoteo produce electricidad que a su vez produce líneas de campo magnético, que se curvan alrededor del mundo de polo a polo, según informa NASA.

Como una burbuja protectora, el campo magnético protege a la Tierra de la radiación solar. En el lado del mundo que apunta hacia el Sol, el bombardeo constante de los vientos solares aplasta el campo magnético, de modo que el campo se extiende a una separación no superior a 10 veces el radio de la Tierra. en cambio, en el lado del mundo que mira en dirección opuesta al Sol, el campo se extiende mucho más hacia el cosmos, formando una gigantesca «cola magnética» que llega más allá de nuestra luna, informa la NASA.

Los dos puntos en la Tierra donde convergen las líneas del campo magnético en arco son el Polo Norte y el Polo Sur magnéticos. Pero si bien estas posiciones son relativamente estables, los polos, y el campo magnético en sí, no están fijos en su sitio. Mas o menos una vez cada 200.000 a 300.000 años, el campo se debilita lo bastante como para invertir la polaridad por completo. El proceso puede llevar centenares o inclusive miles de años, según informa NASA.

 

(Public domain)

 

Las moléculas magnéticas conservadas en depósitos volcánicos y diferentes sedimentos les dicen a los investigadores cuándo sucedieron reversiones pasadas; esas moléculas se alinean con el campo magnético en el instante en que se depositaron, por lo que señalan la ubicación del polo norte magnético, manifestó el creador principal del ensayo, Alan Cooper, maestro emérito del Departamento de Geología de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda.

Hace poco, los expertos cuestionaron si una inversión de polaridad relativamente actual y breve llamada suceso de Laschamp, que tuvo sitio hace entre 41.000 y 42.000 años, podría estar vinculada con diferentes cambios dramáticos en la Tierra a partir de ese instante, que no se habían atribuido anteriormente a la actividad en el magnetosfera. Sospecharon que durante un instante en que nuestro campo magnético defensor se estaba invirtiendo, y por lo tanto más débil de lo normal, la exposición a la radiación solar y cósmica podría afectar la atmósfera lo bastante como para impactar el clima, informaron los autores del ensayo.

Pruebas localizadas

Los investigaciones previos de núcleos de hielo de Groenlandia que datan de Laschamps no revelaron evidencia de cambio climático, según el ensayo. Pero esta vez, los expertos centraron su atención en otra fuente potencial de datos climáticos: árboles kauri conservados en pantanos (Agathis australis) del norte de Nueva Zelanda.

Las huellas de manos de ocre rojo en la cueva de El Castillo en España se hicieron hace casi 42.000 años y se propone que simbolizan el uso de una forma antigua de defensor solar. Crédito: Paul Pettitt, Gobierno de Cantabria

Cortaron secciones transversales de los troncos conservados y observaron los cambios en los niveles de carbono 14, una forma radiactiva del elemento, durante un período que incluyó la inversión de Laschamps. Su examen declaró niveles elevados de carbono radiactivo en la atmósfera durante Laschamps, cuando el campo magnético se estaba debilitando.

Cooper manifestó en un comunicado:

“Una vez que calculamos el instante exacto del registro de kauri, pudimos ver que coincidía perfectamente con los registros de cambio climático y biológico en todo el planeta. Como ejemplo, alrededor de esta era, la megafauna en Australia empezó a extinguirse y los neandertales en Europa estaban desapareciendo; su declive puede haber sido acelerado por cambios vinculados con el clima en sus ecosistemas”.

Después, los autores utilizaron modelos climáticos informáticos para probar qué pudo haber ocasionado una gran agitación climática y las extinciones vinculadas. Desvelaron que un campo magnético débil, que opera a mas o menos el 6% de su fuerza normal, podría causar importantes impactos climáticos «a través de la radiación ionizante que daña fuertemente la capa de ozono, deja pasar los rayos ultravioleta (UV ) y altera las formas en que la energía del Sol fue absorbida por la atmósfera», explicó Cooper.

Una atmósfera fuertemente ionizada además podría haber creado auroras relucientes alrededor del planeta y producido frecuentes tormentas eléctricas, haciendo que los cielos parezcan «algo parecido a una película de desastres», manifestó Cooper.

(Public domain)

Otro cambio significativo en esa era fue el Homo sapiens, con el arte rupestre comenzando a surgir en zonas de todo el planeta. Esto incluyó los primeros ejemplos de plantillas de manos de ocre rojo, «que sospechamos que en verdad es un signo de la aplicación de defensor solar», una práctica que aun se observa en los grupos indígenas modernos de Namibia, manifestó Cooper. Los niveles más altos de radiación ultravioleta de un campo magnético débil podrían haber llevado a los humanos a rastrear cobijo en cavernas o haberlos obligado a defender su piel con minerales bloqueadores del Sol, manifestó.

los investigadores no pueden predecir con precisión cuándo podría ocurrir la cercana inversión de nuestro campo magnético. en cambio, varios signos, como la migración actual del Polo Norte a través del área del mar de Bering y el propio campo magnético que se debilitó casi un 10% en los últimos 170 años, insinúan que un cambio puede estar más cerca de lo que pensamos, lo que hace que sea más urgente que los expertos estén tratando entender cómo los grandes cambios en nuestro campo magnético podrían dar forma a los cambios ambientales a escala global, según el ensayo.

los investigadores escribieron:

“En general, estos descubrimientos plantean cuestiones importantes sobre los impactos evolutivos de las inversiones y excursiones geomagnéticas en el transcurso del registro geológico más hondo”.

Los descubrimientos aparecen en la edición en línea del 18 de febrero de la revista Science.