Consiguen secuenciar ADN de mamut de más de un millón de años, el más antiguo del planeta hasta actualmente

logran secuenciar adn de mamut de mas de un millon de anos el mas antiguo del mundo hasta ahora
logran secuenciar adn de mamut de mas de un millon de anos el mas antiguo del mundo hasta ahora

Un grupo de investigadores han logrado un vasto avance escudriñando en viejos gigantes que poblaron en la Tierra, los mamuts.

En una hazaña al límite de nuestras capacidades científicas, un equipo internacional de genetistas ha recuperado y secuenciado el ADN más antiguo hasta el día de hoy.

De los dientes de tres mamuts viejos que vagaban por Siberia hace entre 700.000 y 1.2 millones de años, los expertos extrajeron ADN exageradamente degradado y lo reconstruyeron para desvelar un estirpe genético de mamuts anteriormente desconocido.

Con anterioridad, la muestra de ADN recuperada más antigua era de un hueso de caballo hallado en el permafrost de Yukon, que data de hace entre 560.000 y 780.000 años.

Love Dalén, genetista evolutivo del Centre for Palaeogenetics en Suecia, manifestó en un comunicado:

“Este ADN es inconcebiblemente antiguo.  Las muestras son mil veces más antiguas que los remanentes vikingos, y tambien son previos a la presencia de humanos y neandertales”.

Escudriñando en el pasado

Love Dalén y la coautora principal Patrícia Pec? Nerova, con un colmillo de mamut en la isla Wrangel. Crédito: Gleb Danilov

Los tres dientes de mamut de los que extrajeron el ADN fueron excavados hace decenios y se guardaron cuidadosamente en una recopilación de museo. El más adolescente, con 700.000 años, pertenecía a un mamut lanudo, uno de los primeros conocidos. Se esperaba que los dos mayores, con más de 1 millón de años, pertenecieran al mamut de la estepa (Mammuthus trogontherii).

A través de una restauración minuciosa y esfuerzos comparativos, los expertos pudieron volver a construir y secuenciar el ADN que se había conservado en el interior del esmalte duro de los dientes de los animales. El segundo más antiguo de los tres especímenes, hallado en Adycha, lo confirmó: estaba muy cerca del mamut de la estepa en morfología y ADN.

El espécimen más antiguo, hallado en Krestovka y que data de hace mas o menos 1.6 millones de años, fue más asombroso. Resultó pertenecer a un estirpe de mamut genético anteriormente desconocido que divergió de un ancestro habitual hace más de 2 millones de años.

Tom van der Valk de la Uppsala University en Suecia, manifestó en un comunicado:

“Esto fue una completa sorpresa para nosotros. Todos los investigaciones previos han indicado que solo había un tipo de mamut en Siberia en ese instante, denominado mamut de estepa. Pero nuestros examen de ADN actualmente exponen que había dos estirpes genéticos distintas, a los que aquí nos referimos como el mamut Adycha y el mamut Krestovka. No podemos decirlo con exactitud aun, pero creemos que pueden representar dos razas distintas”.

Se vuelve incluso más interesante. Al cotejar el ADN de estos mamuts viejos con los que arribaron más tarde, los expertos desvelaron que podría haber sido el mamut Krestovka que cruzó el puente de tierra de Bering hacia América del Norte hace 1.5 millones de años, no el mamut de la estepa.

Modelo de mamut (Public domain).

Notable hallazgo

El ADN del mamut colombino posee una combinación de Krestovka y mamut lanudo, lo que propone que los dos se criaron cuando los mamuts lanudos migraron a América del Norte, produciendo un híbrido.

Patrícia Pečnerová, paleogenetista de la University of Copenhagen en Dinamarca, manifestó en comunicado:

“Este es un hallazgo notable. Parece que el mamut colombino, una de las razas de la edad de hielo más emblemáticas de América del Norte, evolucionó a través de una hibridación que tuvo sitio hace mas o menos 420 mil años”.

El mamut Adycha, si bien más acorde con las expectativas, además poseía varios misterios que desvelar. Al cotejar su genoma con el de los mamuts lanudos desde hace 700.000 hasta unos miles de años, el equipo intentó entender cómo el mamut lanudo se adaptó a un entorno ártico helado.

Diente de muestra de Krestovka. Crédito: CPG

Las características asociados con esa aclimatación (genes asociados con la termorregulación, el crecimiento del cabello, el ritmo circadiano y los depósitos de grasa blanca y marrón) ya estaban actuales en el genoma de Adycha, mucho anteriormente de que surgiera el mamut lanudo. Pero los animales además continuaron evolucionando; el gen implicado en la detección de la temperatura, como ejemplo, tuvo más diferencias en mamuts lanudos posteriores.

Las técnicas del equipo no funcionarán para todos los remanentes. La temperatura fría del permafrost ralentiza la degradación del ADN, por lo que los remanentes de una edad parecido de diferentes zonas quizá se degradarían muy; y, en el interior del permafrost, existe un límite en cuestión de la antigüedad de la recuperación del ADN.

Anders Götherström, arqueólogo molecular del Centre for Palaeogeneticsmanifestó en un comunicado:

“Una de las grandes cuestiones actualmente es qué tan atrás en el tiempo podemos ir. Incluso no hemos alcanzado el límite. Una conjetura fundamentada sería que podríamos recuperar ADN que posee 2 millones de años, y seguramente retroceder hasta 2.6 millones. Anteriormente de eso, no había permafrost donde se pudiera haber preservado ADN antiguo”.

Se han excavado múltiples criaturas preservadas del permafrost de la Tierra. El estudio prueba qué descubrimientos notables pueden estar al acecho en huesos que anteriormente se consideraban muy viejos para tratar estudiarlos.

Los descubrimientos de el estudio han sido publicados en la revista Nature.