Grolier, el códice maya y el texto más antiguo de América

grolier el codice maya y el libro mas antiguo de america
grolier el codice maya y el libro mas antiguo de america
Publicidad

Cuando los tesoros mayas escasamente estaban siendo descubiertos, un raro escrito cayó en manos de un millonario aficionado. El Códice Grolier, como sería bautizado tiempo mas tarde, considerado como el texto más antiguo de América.

En una era donde la arqueología no había tomado el control de las ruinas de las culturas antiguas en América, un grupo de ladrones había dado con bastantes tesoros mayas.

Para venderlos, contactaron al millonario aficionado mexicano, el conocido coleccionista Josué Sáenz, y lo llevaron a la selva del sureste de México.

Una vez en el sitio se le entregaron seis piezas, donde resaltaba un raro escrito que inmediatamente llamó su atención. El raro texto contaba con 10 páginas de ilustraciones mayas que denominaban rituales y un calendario que indicaba la trayectoria de Venus, mejor conocida para ellos como «La estrella de la mañana».

El escrito sería bautizado como el Códice Grolier y sus examen llevarían a pensar a bastantes investigadores que se trata del texto más antiguo de América.

El Códice Grolier ¿El texto más antiguo de América?

El Códice se localizó, dado que lo compró el coleccionista millonario Josué Sáenz.

Durante bastantes años se creyó que el texto era falso, dado que la historia de su hallazgo, al igual que el club Grolier a donde fue llevado, sonaba muy «fantástico». Es debido a este club con ubicación en Nueva York que obtiene su nombre.

La misma iconografía del códice ya levantaba sospechas, en cambio, una gran investigación en la Universidad BrownHarvardYale y California-Riverside, concluyeron en el 2016 que, no solo es auténtico, sino que posee más de 750 años.

Así, el escrito pasó a ser el más antiguo de los cuatro códices mayas, además de transformarse en el manuscrito nativo más antiguo de América, de acuerdo a Michael D. Coe, uno de los principales expertos.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Este cuarto códice maya de 10 páginas, si bien se estima que originalmente eran 20, tiene ilustraciones iconográficas de rituales y un calendario de Venus.

Se creó cuando grandes metrópolis como Chichén Itzá y Tula estaban en sus últimos años. Su creador, según investigadores, fue un escriba que estaba trabajando en tiempos complicados.

El códice cuenta sobre una era desconocida sobre los mayas, durante el siglo XIII, una era complicada y turbia para la civilización. Lo complicado que era para los sacerdotes o escribas, no encontraban en las grandes metrópolis  poder realizar su trabajo.

Como todos los códices, este manuscrito se creó con la pretensión de auxiliar a los sacerdotes con la adivinación y explica las prácticas rituales que se debían usar. De la misma forma, expone las resoluciones correctas sobre las guerras.

Autentico o falso

Incluso hay escepticismo sobre la verdad del códice.

Baltazar Brito, experto del Instituto Nacional de Antropología e Historia Mexicana (INAH), afirma que las dudas encima del Códice Grolier se centran sobre todo en su antigüedad y la lógica de su redacción.

Brito estima que a pesar de que hay mucho interés por el escrito, nadie ha podido decir seguro si pertenece a la era antigua, prehispánica o no.

en cambio, la Universidad de Brown volvió a examinarlo con sumo atencion para despejar duda, terminando que el papel usado es papel amate, el cual pertenece al siglo XIII, según las evidencias de carbono-14.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hasta el instante sigue habiendo mucho escepticismo, sobre todo en si ese es o no el papel original. asimismo, afirman que la iconografía es «sospechosa».

Stephen Houston, líder de el estudio, estima que es prácticamente imposible falsear ilustraciones hecha por los mayas, por lo menos, por estos tres motivos importantes:

  1. El falsificador tendría que ser un vasto conocedor de la presencia de los dioses, los cuales no se desvelaron hasta 1964.
  2. Tendría que conocer reproducir la técnica exacta para concebir el azul maya, sintetizado en un laboratorio escasamente en 1980.
  3. Y por último, debió tener a la mano un gran numero de recursos y conocimientos del planeta maya que se conocieron bastantes años mas tarde.

Aun así, el arqueólogo Brito afirma que el escepticismo es válido, o por lo menos hasta que pueda realizarse un estudio propia.

Lo único cierto es que, hasta el instante, el Códice Grolier es considerado como uno de esos informes «insolitos», que deben resguardarse con toda la seguridad factible para impedir daños.

El valor que podría tener para la sociedad maya pudiera ser mucho mayor que el de ser el escrito más antiguo de América para los investigadores estadounidenses.

De ser cierto, podríamos estar en presencia de un escrito extremadamente antiguo y que nos revela sucesos desconocidos de la era maya. Un tesoro único y sin precedente alguno.