Los míticos dioses reptil de los Olmecas

Los míticos dioses reptil de los Olmecas

11 febrero, 2021 Desactivado Por Alejandro

Una de las culturas más inquietantes y asombrosas de América son los Olmecas. A pesar de que incluso hay bastantes misterios por aclarar, uno de los más importantes se vincula con sus dioses reptilianos.

Cuando se habla de la sociedad Olmeca, no es posible no citar a su religión y mitología, en donde diversos entes sobrenaturales aparecen representados en las escasas muestras de su arte que incluso sobreviven.

Esto ha provocado que los investigadores identifiquen de forma provisional a diversos dioses de esta sociedad. Así, nos encontramos con un puñado de criaturas semejantes a dioses de diferentes culturas; dioses con apariencia reptiliano.

La sociedad Olmeca y su desarrollo

Cada cabeza Olmeca localizada posee un casco único y sus rostros son distintas, con distintos rasgos faciales como si se tratara de retratos. Cortesía: Sociedad Arquitectura.

Las grandes metrópolis, sus conocimientos tecnológicos y matemáticos han comprobado el gran desarrollo cultural que tenía la sociedad Olmeca. Para muestra, poseemos la ficción del número 0, desconocido en Occidente hasta el 1202.

Sus grandes avances influyeron poderosamente en las siguientes culturas que dominaron la zona. El alza de su sociedad comenzó hacia el 1200 a. C. y su descenso inició al 400 a. C.

Hasta el instante se conoce que los Olmecas prosperaron en distintas metrópolis, sobre todo en los estados actuales de Veracruz y Tabasco.

Una de las pirámides más famosos de la sociedad Olmeca, se localiza en La Venta, estado de Tabasco. Crédito: Public Domain /Wikimedia Commons

en cambio, se han hallado restos olmecas en Costa Rica y zonas circundantes, demostrando el nivel de expansión que obtuvieron.

Esto nos enseña que no solo comercializaron, sino que su influjo intelectual fue tal que podemos localizar rastros de su sociedad en diferentes culturas.

En realidad, la primera estructura mesoamericana que orientó sus metrópolis en dirección Norte-Sur, fue la Olmeca. Una muestra del nivel de urbanismo planificado que poseían.

La religión de los Olmecas

Mesón de rituales Olmeca.

Las exploraciones realizadas en los últimos años han colaborado mucho a desentrañar los misterios de la sociedad Olmeca. Sobre todo cuando a su religión alude.

Una muestra de ello lo encontramos en el arqueólogo Richard Diehl, quien ha desvelado grandes cosas sobre su religión, identificando cinco elementos fundamentales de la misma:

  • Un Universo único.
  • Dioses que se relacionan con los mortales.
  • La presencia de chamanes.
  • Rituales concretos.
  • Locaciones sagradas.

Bastantes de estos elementos siguen siendo un total misterio para la ciencia. Hasta el instante se estima, si bien no hay nada comprobado, que en uno de sus ritos, un chamán transmutaba de hombre a jaguar.

Uno de los complejos arqueológicos mejor conservados es el Complejo A de La Venta. Debido a ello se aprendió mucho sobre la religión.

Inexplicables dioses reptilianos

Crédito: Museo Nacional de Arqueología.

Como toda sociedad antigua, los olmecas eran politeístas y los clasificaban de forma jerárquica, del más débil al más poderoso. Desgraciadamente, sus nombres y funciones se han ido no encontrando con el transcurrir de los años, dejándonos únicamente una visión general.

Estos dioses se localizan en tallas de piedras, pinturas rupestres y cerámica. El arqueólogo Peter Joralemon, quien ha empleado parte de su vida a investigar a esta sociedad, identificó tentativamente a ocho dioses, los cuales poseen una apariencia gran cantidad peculiar:

  • El Dragón Olmeca.
  • El Monstruo de las Aves.
  • El Monstruo de los Peces.
  • El Dios de los Ojos Anillados.
  • El Dios del Maíz.
  • El Dios del Agua.
  • El Hombre-Jaguar.
  • La Serpiente Emplumada.

Tres de estos dioses han denominado poderosamente la atención de teóricos e expertos. Su apariencia reptiliana no pasó desapercibida para los investigadores de los Viejos Cosmonautas.

El Dragón Olmeca

El Dragón Olmeca es una figura con boca de Cocodrilo y cuerpo de humano o jaguar. Public Domain

Representado como una deidad parecido a un cocodrilo con rasgos humanos. Su boca, a veces abierta, parece una cueva. Tal vez esta sea la razón del por qué los olmecas hicieron tanto trabajo rupestre.

El Dragón Olmeca era la representación de la Tierra donde vivían los humanos. Por ende, estaba presente en la agricultura, fertilidad, fuego y las cosas «no explicables». Lo que no se conoce incluso es si estaba relacionado a las clases indígenas o a la élite olmeca.

Lo más curioso del tema es que esta deidad pudiera ser el antepasado de dioses aztecas como Cipactli Xiuhtecuhtli.

La deidad de los Ojos Anillados

De los que menos se posee información. Se le ha denominado de esa forma por su apariencia, dado que continuamente está de perfil y sus ojos posee forma almendrada, con una franja rodeando la parte trasera de los mismos.

El Dios de los Ojos Anillados es el que más forma humana posee de las deidades olmecas. Se ha hallado en figuras de cerámica, pero su mejor representación la hallamos en la conocido Monumento 1 de Las Limas.

La Serpiente Emplumada

Una serpiente de cascabel, enroscada o deslizándose que posee unas esplendorosas plumas en su cabeza. El mejor ejemplo de esta deidad se localiza en el Monumento 19 de La Venta.

Monumento 19, de La Venta (1200–400 a. C.), la primera representación conocida de la Serpiente Emplumada en Mesoamérica. Crédito: Audrey y George Delange / Wikimedia Commons.

En el poco arte que sobrevivió hasta nuestros días, no se halla mucho. Varios arqueólogos admiten que es una primera versión de Quetzalcóatl azteca o Kukulkán maya. Si bien no se conoce mucho más, parece que tuvo abundante importancia en la religión y vida diaria de los olmecas.

Pintura rupestre de la Serpiente Emplumada. Crédito: Matt Lachniet/Wikimedia Commons

Una sociedad más se suma a la lista de culturas antiguas que tuvieron deidades con apariencia de reptil. Dioses reptilianos de los que se localizan pruebas cada vez más en el planeta ¿Podemos decir que estos dioses reinaron distintas sociedades o seguimos mencionando que es sencillo «azar»?