Pinturas rupestres en México señalan una conexión entre viejos humanos y el cosmos

Pinturas rupestres en México señalan una conexión entre viejos humanos y el cosmos

8 febrero, 2021 Desactivado Por Alejandro

El humano continuamente ha mirado al firmamento para localizar la respuestas a su origen. En distintas culturas antiguas se registraron constelaciones y diferentes fenómenos aparecidos en el firmamento; y tambien desde la prehistoria los ancestros ya miraban el firmamento y plasmaban en pinturas rupestres lo que veían e interpretaban.

Expertos del Instituto Nacional de Historia y Antropología de México (INAH) han presentado un estudio que examina pinturas rupestres de viejos cultos en la metrópoli de Huayacocotla, en Veracruz, México. Se establece que estos dibujos estaban asociados con criaturas mitológicas y ceremonias cósmicas.

El informe resumido disponible en el lugar web del INAH, muestra que los grabados rupestres se localizan en la moderna población de Cueva de la Mesita. Están asociados con las creencias mitológicas de la sociedad otomí.

La Cueva de La Mesita, situada entre Hidalgo y Veracruz, es un cosmos con un vasto patrimonio, ya que solo en su lado veracruzano hay 26 sitios con pictografías en abrigos rocosos, muros y diferentes formaciones naturales, según un estudio del INAH.

Sitio divino

los investigadores indican que la zona ha estado densamente poblada durante milenios. Era rica en diversos recursos, incluida el agua: aquí fluye un río. En realidad, era un «corredor divino».

En los últimos años, se han hallado 26 sitios con pictogramas en el desfiladero. Varios de ellos, los más viejos, están asociados a las creencias de los cazadores-recolectores. Pero la mayor parte del arte rupestre está asociada con la tradición otomiana de la pintura blanca, que se extendió entre el 950 y el 1521 d. C.

Especialistas del INAH registraron en la cueva dos paneles con pictografías. Crédito: INAH

Los expertos distinguen dos grupos principales con pictogramas en la Cueva de la Mesita. El primero se encuentra a una altura de 11 metros y contiene 12 elementos gráficos. Están pintados en el techo, directamente sobre la cabeza del observador. Según los arqueólogos, esto se debe a motivos astronómicos. Los viejos artistas asociaron los techos de roca oscura con el firmamento nocturno.

Rituales ligados al universo

los investigadores estaban sobre todo interesados ​​en este grupo. Lo compararon con la iconografía posclásica del centro de México y determinaron que este montón de dibujos era necesario para la ceremonia del Fuego Reciente.

Esta ceremonia fue típica de bastantes pueblos de Mesoamérica, que experimentaron un intenso temor al fin del planeta. Como ejemplo, los aztecas y mixtecas pensaban que la Era duraba solo 52 años, mas tarde de los cuales el planeta debería ser destruido por las deidades. Para impedir que esto ocurra, las ceremonias del Fuego Reciente se llevaban a cabo cada 52 años, de hecho, era el renacimiento del planeta.

Pinturas rupestres en México indican una conexión entre antiguos humanos y el espacio

La Cueva de La Mesita está situada entre Hidalgo y Veracruz.

Este calendario de 52 años era ritual y estaba estrechamente relacionado con los signos «zodiacales» entre las villas indígenas de Mesoamérica. Esto además se señala en el reciente ensayo de sus autores. Desvelaron que el primer panel, colocado en el techo, simboliza las constelaciones, que fueron nombradas por los viejos habitantes locales como Mika y Mamalhuaztli. Fueron estas constelaciones las que se asociaron con las ceremonias del Reciente Fuego cada 52 años.

asimismo, los investigadores prestan atención a diferentes elementos del primer panel. Son un tipo de personajes antropomorfos con aros en la nariz, que tratan morder a alguien. Uno de ellos está representado con una pierna cortada.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Dios Tezcatlipoca

En estos motivos, los expertos observaron las propiedades de Tezcatlipoca, una de las principales dioses de distintas pueblos. Llevaba un escudo de espejo, observando con su auxilio los asuntos de la gente. Este mismo dios en sus diferentes encarnaciones fue el creador y destructor del planeta.

Tezcatlipoca, representado en el códice Fejervévri- Mayer, lámina 44.

Se estima que el culto a Tezcatlipoca trajo al pueblo nahua al Valle de México y despues se extendió por todo el país. Esta deidad estaba dotado de bastantes rasgos que originalmente no tenía. En este suceso, se localizó una imagen de una serpiente gigante, Miscoatl, en la cueva. La villa nahua afirmaba que Tezcatlipoca tomaba a veces la imagen de Miscoatl para hacer la ceremonia de encendido del Fuego Reciente, es decir, el renacimiento del planeta.

En cuanto al segundo panel, se halla a nivel del suelo. Simboliza a seis determinadas criaturas biomórficas. Según los investigadores, se concibió como un contraste con el primer panel. Si las imágenes superiores insinúan el firmamento, por lo tanto las inferiores quizá estén asociadas con el agua.

Los expertos admiten que las criaturas representadas en él pueden ser wemas, criaturas míticas gigantes que, según las creencias otomíes, habitaron en la era prehumana. en cambio, una vez que hubo una inundación global, estas criaturas quedaron atrapadas en las cimas de las colinas y con el tiempo se transformaron en piedras megalíticas.

Según Anna Maria Alvarez, una de las coautoras del ensayo, la cueva con dibujos y el propio «corredor divino» siguen siendo zonas de culto para los otomíes. Consideran que los monolitos de la luna y la roca son seres vinculadas con sus ancestros.

Hubo una conexión entre nuestros antepasados y el universo mucho más intensa de la que poseemos idea, y tambien mucho más marcada que la que los modernos humanos poseemos. Hemos dejado de mirar al firmamento y en bastantes sucesos hemos dejado de cuestionarnos por nuestros orígenes. Es una gran perdida de esta generación.