El Cementerio de Okunoin

el cementerio de okunoin
el cementerio de okunoin

El Cementerio de Okunoin 

Pic by http://rarelyaday.com/
Okunoin (significa “santuario del fondo”) es el cementerio más grande de Japón y uno de los zonas más importantes del budismo shíngon, cuyas enseñanzas se fundamentan en el budismo tántrico y en una serie de rituales y procesos de meditación para alcanzar la iluminación, el nirvana y la espiritualidad. Se ubica en un frondoso bosque de la prefectura de Wakayama, en el monte Koya cerca de las metrópolis de Kioto y Osaka, a unos 800 metros de altitud.
La cronica de este sitio se remonta al año 819 y al monje Kukai o Kobo Daishi (calígrafo, poeta, artista e ingeniero japonés) fue el fundador de la secta budista shingon y quien divulgó estas enseñanzas. Kobo Daishi eligió el monte Koya para levantar su santuario en llegar al punto más elevado de la montaña. Poco a poco se fueron uniendo más monjes y construyendo más templos y a día de hoy hay hasta un centenar de ellos. Cuenta la leyenda que si bien las cenizas de Kobo Daishi descansan en su mausoleo verdaderamente jamás llegó a morir, sino que su alma alcanzó el nirvana y sigue meditando eternamente a la espera del regreso de Buda. Llegada que además esperan todas las almas de los fallecidos cuyos cuerpos descansan bajo las lápidas. Espíritus que deambulan perdidos a ambos lados del serpenteante y estrecho camino que conduce hasta el santuario de su amado profeta. 
El Torondo o además denominado «Torodo Hall» es un tipo de pabellón, popularmente conocido como el «pabellón de la linterna» pues en su interior cuelgan 10.000 lámparas encendidas.  
El puente Ichi Hashi es el que abre el camino hacia este cementerio, simulando la linea que separa el planeta de los vivos del planeta de los fallecidos. Anteriormente de traspasarlo uno debe inclinarse en señal de respeto y una vez que el visitante se adentra por el puede sentir en su piel ese ambiente divino que lo rodea. No hay dos sepulturas iguales en Okunoin, aquí se mezclan distintas estilos funerarios y distintas clases sociales. Las sepulturas más hermosas son las más antiguas, las que parecen olvidadas. Un sitio de paz y calma, de absoluta tranquilidad, que se puede visitar tanto de día como de noche. 
se comenta que el cementerio está encantado por los almas de los monjes allí enterrados guardianes de los misterios que se ocultan entre los cedros centenarios de Koyasan. Quienes lo visitan coinciden en que no sienten temor, sino infinita paz interior. 
Publicidad

La entrada El Cementerio de Okunoin se publicó primero en Planeta escondido.
Conoces nuestra App para Android (Misterios y conspiraciones)