CENTRALIA Metrópoli en llamas.

centralia ciudad en llamas
centralia ciudad en llamas

CENTRALIA  Metrópoli en llamas.

En ella fue inspirado el videojuego Silent Hill..

Publicidad

Nos situamos en el mapa de EE.UU. concretamente en el estado de Pensilvania, allí hay una metrópoli fantasma llamada “Centralia” perteneciente al condado de Columbia. De hecho la Route 61, que antiguamente pasaba por allí, se desvía en un tramo, muy sencillo de obviar, para que los conductores no se adentren en las fauces del infierno y corran ningún peligro. 

Los orígenes de esta peculiar metrópoli abandonada se remontan al año 1866 pero se estima que el terreno ya fue habitado en 1841. Durante la década de los 80 esta reducida población minera contaba con alrededor de 1000 residentes, en 2010 sólo quedarían 10, reduciéndose a 7 residentes tres años más tarde. Todo posee una sencillo y muy entendible explicación, bajo la tierra un fuego arde a más de 700ºC.

El cierre de las minas de Centralia supuso un grave declive económico para toda la metrópoli y en el año 1962 se desató la apocalipsis. Las minas comenzaron a utilizarse como vertederos de mierda y basura por los residentes. Cierto día unos bomberos que estaban quemando los deshechos prendieron sin querer una veta expuesta de carbón antracita, aquello causó que el fuego se avivara incluso más hasta llegar al punto de que empezó a arder todo el subsuelo de Centralia hasta el día de hoy. Un fuego que llevan más de 50 años tratando apagar sin éxito, un fuego que los investigadores calculan que aun seguirá activo unos 250 años más.
Miles de afectados por la inhalación de monóxido de carbono tuvieron que abandonar sus viviendas, gases tóxicos, socavones en las carreteras, más de siete millones de dólares invertidos para la inútil extinción del fuego, millones de dólares de fondos estatales destinados para reubicar a los residentes en diferentes pueblos y metrópolis de Pensilvania. En el presente sólo quedan unas escasas viviendas, la mayor parte de los construcciones fueron arrasados y su estado es ruinoso, en general la metrópoli está prácticamente abandonada. 

Miles de curiosos se acercan cada año atraídos por este fenómeno para contemplar un paisaje desolado y fantasmal al mismo tiempo que peligroso. A la entrada un cartel recibe a los visitantes con la siguiente advertencia en inglés:

 
PELIGRO: Mina ardiendo.
Caminar por este área podría resultar en serias lesiones o la muerte. 
Gases peligrosos activos. 
El suelo es propenso a un colapso repentino.