Los Árboles podrían tener registros milenarios de acontecimientos Estelares

los arboles podrian tener registros milenarios de eventos estelares
los arboles podrian tener registros milenarios de eventos estelares
Publicidad

supernova.jpeg

Un reciente ensayo de la ‘Universidad de Colorado’ (EE.UU.) sobre uno de los acontecimientos más violentos del Cosmos —las supernovas— se basa en unas evidencias inesperadas. Robert Brakenridge analizó los anillos de árboles viejos para investigar el impacto en la Tierra de supernovas ocurridas hace miles de años. Una supernova es una explosión estelar que en unos escasos meses libera tanta energía como el Sol durante toda su vida.

Para rastrear pruebas de la influjo de las supernovas, el investigador estudió el carbono-14 en los árboles. “Los árboles guardan dióxido de carbono y parte del mismo es radiactivo”, asevera Brakenridge. El carbono-14, además conocido como radiocarbono, hay en la Tierra en escasa cantidad, ya que se forma cuando los rayos cósmicos bombardean a la atmósfera del mundo. Normalmente es una cantidad constante año tras año. en cambio, a veces la cantidad del radiocarbono cambia.

Estudiando los anillos de los árboles, el especialista llegó a la deducción sobre de al menos cuatro alteraciones del clima provocadas por supernovas relativamente cercanas. El investigador reveló ciertos sucesos en que la concentración del radiocarbono en los anillos de los árboles evidencia sus picos. “Hay verdaderamente dos posibilidades, una fulguración solar o una supernova”, asegura Brakenbridge.

El investigador ha investigado supernovas que ocurrieron relativamente cerca de la Tierra en los últimos 40.000 años. Ocho de las más cercanas han tenido sus picos de radiocarbono. Como ejemplo, una exestrella de la constelación de Vela que estuvo a ser supernova hace mas o menos 13.000 años, lo que poco mas tarde aumentó los niveles de radiocarbono casi un 3 % en la Tierra. en cambio, aun no se puede sacar conclusiones sobre la influjo de las supernovas en la Tierra, ya que no es posible definir con total seguridad el período de las explosiones de los astros.