Un enigmatico secuestro alienigena en el estado de Maranhão – Brasil

un misterioso secuestro extraterrestre en el estado de maranhao brasil
un misterioso secuestro extraterrestre en el estado de maranhao brasil

Un enigmatico secuestro alienigena en el estado de Maranhão – Brasil

Un misterioso secuestro extraterrestre en el estado de Maranhão - Brasil
Publicidad

En marzo de 1978, un pescador estaba a la orilla de un río en el estado de Maranhão, Brasil, cuando su concentración fue interrumpida por gritos desde el bosque próximo. Alarmado, el pescador paró lo que estaba haciendo y se aventuró entre la densa y oscura maleza hacia los gritos desesperados, hasta que localizó a un adolescente tirado en el suelo. El niño aparentaba incapaz de desplazarse, y tambien cuando se le preguntó quién era, solo consiguió contestar con gorgoteos de dolor. Quienquiera que fuera el niño, aparentaba estar en un tipo de letargo espaciado, y considerando que le salía sangre de la boca, el pescador asumió que había sido atacado por alguien.

Cuando llegaron las autoridades, el niño fue llevado al hospital y se reveló que le faltaban cuatro dientes, con diferentes dientes irregulares y rotos, mechones de cabello que parecían chamuscados, algún tipo de señales rojas como quemaduras de sol alrededor de los ojos. oídos, y cuando los médicos lo miraron, se encontraba en un tipo de estado catatónico sin contestación. Fue trasladado a un centro médico más moderno y solo mas tarde de unos días empezó a salir de su enigmatico estupor. Cuando lo hizo, poseía una cronica muy insolita que contar, y despues empezó uno de los relatos de abducción alienigena más insolitos que Brasil haya observado.

Todo empezó como un día normal para Luís Carlos Serra, de 16 años, quien en marzo de 1978 se encontraba en el bosque cerca de su domicilio en el pequeño pueblo de Penalva, cosechando guayaba para su familia. La zona estaba cubierta de densa flora, pero él había estado allí múltiples veces anteriormente, y para Luís todo era muy mundano, es decir, hasta que el día comenzó a dar vuelta al raro, comenzando con un ruido fuerte como una sirena que explotó para reverberar a través de los árboles. Este no era un sonido normal de la jungla, obviamente no era natural, y al comienzo Luis creyó que podría ser de un avión arriba, pero cuando miró hacia arriba vio que no era un avión normal.

nave.inescrutable que se localizó flotando. Afirmaría que fue arrastrado hacia el barco enigmatico, y directamente a través de una de las ventanas, hasta que estuvo en el interior. Después lo descendieron suavemente al piso, desde donde Luis miró hacia arriba y vio a tres entes humanoides con trajes metálicos y viseras parados alrededor suyo, hablando en un idioma desconocido.

Entretanto trataba de entender lo que estaba ocurriendo, la nave empezó a desplazarse y las cosas se pusieron incluso más misteriosas.

Si bien su recuerdo del hecho quedó algo oscuro, dice que el barco se dirigió a un sitio oscuro sin montañas, firmamento, estrellas ni árboles; solo una vasta extensión de un tipo de hierba alta y insolita y nada más que oscuridad arriba. Fue levitado fuera del barco y colocado sobre una roca plana en un claro, e anunció lo que ocurrió:

Me llevaron a una tierra insolita, sin árboles y solo hierba alta. No sé cuánto tiempo tardé en llegar. Salí por la ventana tan pronto como entré, sin nada que me sostuviera la espalda. Aun estaba paralizado. Era un sitio raro que no conocía. Aparentaba un campo, pero sin pájaros ni costados. La hierba era muy alta, alrededor de un metro. No vi viviendas ni construcciones. No podía ver el firmamento, no había árboles ni estrellas. Estaba muy oscuro. Aun estaba paralizado. Por lo tanto estas personas se me acercaron y me pusieron un tubo en la nariz. No dolió. Después me pusieron una bola transparente en la boca y el líquido bajó velozmente por mi garganta. Me quedé dormido y no supe qué pasó mas tarde, me desperté en el bosque.

Solo tres días mas tarde sería hallado allí por ese pescador, pero anteriormente hubo un intenso esfuerzo de búsqueda para localizar al niño, hecho por los vecinos.

El incidente llamó la atención del investigador de ovnis y reportero Bob Pratt, quien fue a la zona para entrevistar a Luis y diferentes habitantes sobre lo que había ocurrido, descubriendo además que había diversos diferentes avistamientos de ovnis en el área en ese instante.

Pratt además entrevistó al equipo médico que examinó al niño, incluido un neurólogo y dos psiquiatras, y tambien habló con el alcalde de la metrópoli, ninguno de los cuales poseía una explicación racional de su condición cuando lo encontraron.

Curiosamente, según el investigador Albert Rosales, en agosto de 1978 hubo un avistamiento de tres humanoides relucientes con overoles plateados y cascos redondos y translúcidos en un campo cerca de Penalva, si bien se ignora la conexión que esto tuvo con el suceso de Luis.

Es complicado conocer qué realizar con este suceso completamente raro. Los expertos que lo investigaron consideran a Luis como un declarante perfectamente racional y sereno que jamás se apartó de su cronica central. No hay nada en él que sugiera que sencillamente inventaría una cronica de otro planeta, y no hay razón para sospechar que consiguió algo de ella.

igualmente hay informes que corroboran diferentes rarezas en la zona, por lo tanto, ¿qué debemos pensar de todo esto? ¿Son solo historias fantásticas mezcladas con supersticiones locales y tal vez una reducida dosis de histeria, o hay algo más en todo esto?

Por el instante, el raro suceso de Luís Carlos Serra sigue siendo un intrigante enigma que no ve una conclusión concreta a la vista, y queda al margen de la especulación