Los lemurianos, una civilización perdida con restos modernos

los lemurianos una civilizacion perdida con vestigios modernos
los lemurianos una civilizacion perdida con vestigios modernos

Hace más de 10.000 años, entes con una gran capacidad intelectual poblaron lo que hoy sabemos como los continentes, siendo estos una sola masa de tierra, o Pangea. Dicha civilización es conocida hoy en dia como los lemurianos.

Antropólogos, arqueólogos, historiadores y estudiosos del mundo Tierra y sus residentes concuerdan en una idea principal: no somos la única civilización que ha pisado este mundo.

Los lemurianos y las evidencias actuales de su existencia

La cronica de la sociedad está llena de centenares de misterios, cuyos bordes apenas se dejan ver entre remanentes de ciudades y edificaciones. A medida que se desenterraban varios de estos descubrimientos, estaban rastros de una civilización atemporal, o al menos complicado de situar en el interior de nuestra cronica. Se trata de los lemurianos, una antigua casta que alcanzó niveles desconocidos para la sociedad moderna.

Cortesía: Alpha Mind / YouTube.

¿De dónde apareció el plan de la existencia de una casta ancestral conocida como los lemurianos? Pues bien, al parecer todo comenzó con una clasificación de razas que, en 1864, el zoólogo Philip Sclater publicó. En ella llama lémures a una especie desconocida, cuyos fósiles se hallaron en Madagascar y en la India, pero no en África u Oriente Medio.

Los lemurianos y su supuesta presencia en el monte Shasta

Monte Shasta hogar lemurianosMonte Shasta. Public Domain

Sclater supuso que, en un pasado remoto, Madagascar y la India habían formado parte de un mismo continente, demasiado más grande. Esta confirmacion condujo al hallazgo del supercontinente Pangea. Más tarde, diferentes estudiosos continuaron con la búsqueda de evidencias que confirmaran la existencia de esta casta.

Para 1899, Frederick Spencer Oliver publicó un texto donde afirmaba que los lemurianos aun vivían en el mundo, concretamente en el monte Shasta. En su texto, se hacen descripciones detalladas de esta sociedad ancestral, reorganizada en una serie de túneles. Demasiados habitantes de la zona afirmaban haber tenido más de un encuentro con estos entes misteriosos.

Llegar al punto final para darle mayor veracidad a la cronica de los lemurianos, lo fijó Harvey Spencer Lewis, en 1931. En su libro habló de una civilización oculta en el monte Shasta, conocidos como los lemurianos. Su texto se entiende la razón principal por la que la leyenda de los lemurianos es ampliamente conocida.

Las historias de declarantes oculares aumentaron la expectativa

Como era de esperar, no tardaron en hacerse oír relatos donde se aseguraba haber tenido encuentros con lemurianos o entes misteriosos en el monte Shasta. Como ejemplo, para 1904, el investigador británico JC Brown avaló haber hallado una metrópoli subterránea en la montaña. Según manifestó, la metrópoli poseía unas dimensiones aproximadas de 17 kilómetros, y estaba llena de oro, escudos y momias.

En seguida, se organizó un equipo de unas 80 personas para explorar la montaña y confirmar lo observado por Brown. Todo estaba preparado para la expedición, pero la mañana del día fijado, JC Brown se esfumó sin dejar huellas ni rastros. Jamás se pudo localizar la alucinante metrópoli subterránea que con tanto entusiasmo describía.

Creencias de la existencia de una Lemuria moderna

Los distintas y variados relatos que se han escrito sobre la casta Lemuria, los explica como una sociedad altamente espiritual. Según se estima, lograron una supremacía social y religiosa jamás anteriormente vista, llevando a su sociedad a una era de modernismo y paz indescriptible. Compartían el mundo con otra casta ancestral, ampliamente reconocida y investigada: los Atlantes.

Ambas culturas convivían y se desarrollaban a pasos agigantados, pero, como es habitual, las sorpresas no tardaron en aparecer. Según se narra, los Atlantes eran entes codiciosos, y sus ansias de poder y supremacía los llevaron a realizar guerra con los lemurianos.

Estos últimos, por su parte, no eran guerreros y, previendo una extinción global, decidieron aniquilar toda evidencia de los dos pueblos. La guerra desencadenó el uso de armas y explosivos que hundieron a los combatientes en el mar, sobreviviendo solo unos escasos afortunados.

El monte Shasta como nuevo hogar de los lemurianos

Hoy por hoy, son múltiples los individuos que admiten firmemente en la existencia de entes misteriosos en el monte Shasta. Individuos con un alto desarrollo espiritual, con quienes es factible comunicarse solo por la vía de lo intangible. Sus avances y conocimientos solo son compartidos con aquellas almas dignas de recibir tal iluminación.