Gaia: La deidad griega de la Tierra que creó todo en nuestro mundo

gaia la diosa griega de la tierra que creo todo en nuestro planeta
gaia la diosa griega de la tierra que creo todo en nuestro planeta
Publicidad

Gaia, la deidad griega, creó a todos los primeros dioses en la Tierra, elementos como el firmamento y a todos los entes vivos.

Fue uno de los entes elementales que surgieron del Caos, el estado primordial del cosmos. Gaia fue la mamá de todos las deidades y elementos terrestres, como Urano, dios del firmamento y Ponto, dios del océano. Ella era autónoma, porque pudo crear sin necesidad de deidades masculinas. Una teoría científica podría desvelar que Gaia hay y que la Tierra es un ser vivo.

igualmente fue conocida como Gea por los griegos. En pinturas de jarrones griegos, aparece como una doncella que se levanta de la Tierra y en mosaicos sale como una doncella que se reclina sobre la Tierra, vestida de verde, con Karpoi (frutas) y Horai (estaciones).

Gaia: creación y conflicto con dioses masculinos

Bajorrelieve de Tellus Mater, deidad romana de la tierra (monumento de Ara Pacis). Crédito: Chris Nas / Wikimedia commons.

Esta deidad mamá procreó con sus descendientes. Con Urano dio a luz a los Titanes, quienes fueron los padres de las deidades del Olimpo, como Zeus y Poseidón. De ella y Urano además nacieron los gigantes Cíclopes y Hecatónquiros.

Entes mortales no-divinos además nacieron de ella. Gaia fue antagonista de sus descendientes dioses del firmamento, pero debido a crueldades de ellos. Se ha interpretado que Urano tomaba forzosamente a Gaia cuando descendía encima de ella (el Firmamento sobre la Tierra).

asimismo, Urano encarceló en su útero a sus descendientes Cíclopes y Hecatónquiros. Por todo esto, Gaia se rebeló contra él. Le manifestó a su hijo Cronos (Saturno) que castrara a Urano con una hoz en el instante en el que se acostara sobre ella. De esa forma se creó una desunión entre el Firmamento y la Tierra (por pecados del dios del firmamento).

Gaia diosa del planeta TierraDioses Victoria, Jano, Cronos y Gaia. Dibujo de Giulio Romano, 1532-1534 (Public domain).

Según una hipotesis teológica, Gaia simboliza la primera religión, cuando se rendía culto a una deidad femenina. Era nuestra Tierra deificada.

Este dios se simplifica con el término «Mamá Tierra» y fue conocida en varias culturas:

  • Ishtar para Babilonia,
  • Ki para Sumeria
  • Astarté para Fenicia y Canaán
  • Terra para los romanos,
  • Cibeles para la zona de Frigia y Anatolia
  • Coatlicue para los mexicas-aztecas
  • Pachamama para nativos de América del Sur

La ciencia y Gaia: la Tierra como ser viviente

La ciencia además se ha referido a Gaia siendo la Tierra como un tipo de ser viviente. El investigador de la NASA, James Lovelock, determinó que la Tierra es un mundo excepcional en sus circunstancias para sustentar vida.

A partir de eso, Lovelock desarrolló la teoría de Gaia, la cual estipula que en la Tierra, los organismos vivientes y su medio ambiente formarían un masivo sistema planetario vivo… Es decir, ¡que la Tierra podría ser un organismo vivo completo!

Lovelock no manifestó que la Tierra tuviera vida, sino que sería un sistema ecológico que se conjugaría con los entes vivos. El sistema de Gaia regula su propia temperatura global, los componentes químicos de su atmósfera, la salinidad de los océanos… Todo lo que permite la vida aquí.

Gaia, pintura de Mearone. Crédito: Mearone / Wikimedia commons.

En la década de 1980, diferentes movimientos espirituales o religiosos de la Nueva Era adoptaron la teoría de Gaia y reivindicaron el culto a la deidad Gaia, o Mamá Tierra. Este culto contemporáneo se avivó gran cantidad y actualmente se encuentra vigente el plan mística de que el ser humano se reconecte con la Tierra.

Se había entendido que los investigadores pensaban que la Tierra estaba viva, a pesar de que Lovelock sólo explicó que era un «sistema» ecológico. Pero, ¿podrá nuestro mundo estar vivo? Para los viejos griegos, diferentes culturas y movimientos espirituales actuales, sí, la Tierra es un organismo vivo planetario.