Inicio Enigmas ¿Se registró el primer ovni del mundo hace 780.000 años?

¿Se registró el primer ovni del mundo hace 780.000 años?

se registro el primer ovni del mundo hace 780 000 anos
se registro el primer ovni del mundo hace 780 000 anos

 ¿Se registró el primer ovni del mundo hace 780.000 años?

Hay muchos casos famosos de objetos voladores no identificados (OVNI) en las últimas décadas, pero todos nos preguntamos cuándo comenzó realmente este misterioso fenómeno aéreo.

Publicidad

Hay muchos casos famosos de objetos voladores no identificados (OVNI) en las últimas décadas, pero todos nos preguntamos cuándo comenzó realmente este misterioso fenómeno aéreo. ¿Cuándo fue el primer avistamiento de ovnis?

La mayoría de la gente habrá oído hablar del avistamiento del platillo volante de Kenneth Arnold en 1947 o del infame accidente de la nave de Roswell el mismo año. Desde entonces, una larga lista de incidentes OVNI ha ocupado los titulares de todo el mundo, desde la extraña historia de Travis Walton a bordo de un vehículo alienígena hasta los pilotos navales estadounidenses que capturaron un objeto hipersónico con forma de tic-tac en sus sistemas de cámaras.

Los objetos voladores no identificados y los fenómenos aéreos no identificados (UAP) dominan cada vez más nuestros titulares de noticias. El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha comenzado a involucrar a otras naciones, como Japón, para formar una red aliada de monitorear los cielos en busca de visitantes anómalos. Un exprofesional de la defensa que trabajó en el programa OVNI del gobierno de Estados Unidos (AATIP), Luis Elizondo, incluso se ha referido a las posibles raíces antiguas de este fenómeno en un popular programa de History Channel. ¿Qué tan atrás se remontan estos encuentros y manifestaciones en la historia de nuestro planeta?

La respuesta puede resultar impactante para todos.

Sendero del cometa
Sendero del cometa

Parece que el primer objeto anómalo en nuestros cielos no fue presenciado por ningún humano moderno sino por nuestros ancestros evolutivos, homínidos arcaicos llamados Homo erectus , ¡hace unos 780.000 años!

En una serie de estudios de la NASA se descubrió que hace unos 780.000 años, un extraño objeto llegó desde las profundidades del espacio. Este cuerpo tenía kilómetros de diámetro y debería haber viajado a velocidades superiores a las 20.000 millas por hora, típicas de los grandes cuerpos naturales que viajan a través del sistema solar (algunos se mueven muchas veces más rápido). Cuando un cuerpo grande cae en picado hacia la Tierra a estas velocidades colosales, hay dos resultados posibles, o el objeto será acelerado por la gravedad de nuestro planeta o impactará la superficie. Ese segundo escenario es de naturaleza cataclísmica.

Sin embargo, en los estudios de la NASA lo que se reveló fue que el objeto se estacionó en órbita , como si de alguna manera pudiera desacelerar. Si bien algunos cuerpos rocosos extremadamente pequeños, del tamaño de un automóvil, pueden terminar orbitando temporalmente la Tierra, nuestro planeta simplemente no es lo suficientemente masivo como para tener tal efecto en algo en los rangos de diámetro de varios kilómetros. Júpiter y Saturno, por ejemplo, ejercen sorprendentes tirones gravitacionales y se sabe que desvían cometas veloces, pero eso no sucede con los pequeños mundos rocosos del sistema solar interior.

La extrañeza no se detiene ahí.

Campo esparcido de Australasia
Vasto campo de tectitas de Australasia

Después de un período desconocido en órbita, el extraño visitante se sometió a un proceso prolongado de sobrecalentamiento o autofusión reduciéndolo a vidrio. Luego, gotas de vidrio líquido congelado llovieron a través de una gran franja de la Tierra, desde la Antártida hasta el sur de China. El análisis químico de los escombros recuperados revela que, sea lo que sea, fue quizás 75% de cristal de cuarzo, un material fundamental para nuestras tecnologías de procesamiento de información, junto con una cantidad significativa de aluminio, hierro, óxido de calcio, óxido de magnesio, óxido de potasio y varios oligoelementos. Curiosamente, muchos de estos son compuestos que tienen propiedades potencialmente relevantes para el diseño de naves espaciales.

Ningún visitante cósmico natural conocido, ya sean cometas, meteoritos o asteroides, está compuesto por más del 60% de sílice. En más de un estudio, los científicos sugieren que el objeto contiene rastros de isótopos que apuntan a un origen interestelar, lo que potencialmente lo convierte en el primer visitante registrado científicamente en nuestro sistema solar.

Es gracias al análisis detallado de los restos vidriosos, llamados tectita australita, que hemos aprendido tanto sobre este inexplicable viajero del más allá. Todavía hoy, después de un siglo de investigaciones, nadie está muy seguro de qué era , de dónde vino o cómo terminó en órbita antes de explotar, lo que convierte a este cuerpo fuente en el primer objeto volador no identificado registrado.

Botón de tectita Australita
Botón de tectita de Australita formado durante la entrada atmosférica

Algunos investigadores han tratado de explicar el misterio australita invocando un enorme impacto de asteroide en algún lugar del sudeste asiático, mientras que otros afirman que debe ser el resultado de que un trozo de la luna salió volando y navegó en nuestro camino. Estas hipótesis se han debatido durante décadas, aunque cada una tiene méritos convincentes, desafortunadamente, ambas no logran explicar la evidencia observada.

La hipótesis lunar tenía la ventaja de explicar cómo una sustancia similar al vidrio podría caer sobre nosotros desde el espacio. Si un asteroide impacta la superficie lunar y hace volar una gran cantidad de roca derretida, es posible que parte del material de tectita resultante se dirija hacia nosotros. Esta idea finalmente cayó en desgracia después de que se descubrió que la luna no estaba hecha del tipo de material que encajaría con los restos de australita.

La hipótesis del impacto terrestre ofreció el punto convincente de que el vidrio contenía compuestos que podrían encajar con algunas lutitas mixtas en la Tierra. ¿Podría un objeto en movimiento rápido golpearnos lo suficientemente fuerte en el lugar correcto para explicar el enorme campo de escombros y la peculiar formación de vidrio ? Si bien este modelo sigue siendo popular, la respuesta es no. Está muy claro en los estudios de la NASA que los llamados botones australitas se formaron en el espacio durante un período de calentamiento prolongado antes de entrar gradualmente en la atmósfera. No solo no contienen prácticamente agua, sino que incluso contienen burbujas de fuerte vacío.

Quizás lo más problemático de todo es que, según las observaciones, con referencia a la bien aceptada ley de Stokes para la fuerza de fricción en líquidos, el vidrio de tectita debe haber sido calentado de una manera particular que eliminó la mayoría de las burbujas y dejó una muy homogénea material. En un impacto, la liberación de energía es extremadamente poderosa pero también de corta duración. Este calentamiento y enfriamiento rápido crearía un vidrio con muchas burbujas y el material no sería homogéneo. Algunas piezas deben tener inclusiones de roca parcialmente derretida o elementos diferentes de la variada composición geológica del sitio de impacto. En resumen, el calentamiento prolongado y el refinamiento del material de origen para las australitas simplemente no se pueden asignar a un evento de impacto sin romper las leyes físicas bien establecidas.

Explosión cósmica
Explosión cósmica

Si no se tratara de un fragmento de la luna desprendiéndose o de cualquier objeto natural conocido que golpeara nuestro planeta, ¿qué diablos podría ser?

Increíblemente, muchos de nuestros astrobiólogos y astrónomos expresan su expectativa de que un día nuestro mundo será visitado por inteligencia artificial extraterrestre posbiológica, seres extraterrestres que existen en forma de enormes redes móviles de sílice. ¿Podría ser que una de estas entidades hiper-avanzadas ya haya hecho una visita a la Tierra con nuestros ancestros distantes del Homo erectus observando su vasta red de sílice orbitando sobre sus cabezas en el cielo nocturno?

El proceso de calentamiento anómalo que condujo a este material de tectita australita altamente refinado y homogéneo bien podría haber sido el resultado de una falla crítica en cualquier tecnología de impulsión exótica que permitió que esta inteligencia alienígena se moviera por nuestra galaxia.

Además, es intrigante el hecho de que hace 780.000 años, nuestro planeta pasó por su última inversión geomagnética completa registrada. El cambio completo de los polos magnéticos norte y sur. ¿Podría este profundo cambio de energía planetaria estar relacionado de alguna manera con el primer OVNI registrado en el mundo y con los eventos que llevaron a su destrucción?

A %d blogueros les gusta esto: