Insólito Caso “Cisco Grove”: el cazador que «batalló contra alienígenas»

insolito caso cisco grove el cazador que batallo contra alienigenas
insolito caso cisco grove el cazador que batallo contra alienigenas
Publicidad

El aparente encuentro con los ocupantes de un OVNI en Cisco Grove, California, es un caso que ha perdurado durante décadas a pesar de su naturaleza extravagante.

Tal vez la razón sea que “es completamente absurdo y, sin embargo, hay buenas razones para sospechar que sucedió”.

Aparte de los extraños detalles que se ofrecen, una de las principales razones de sospecha de los escépticos es el hecho de que el incidente solo tiene un testigo.

Sin embargo, el testigo en cuestión solo recientemente permitió el uso de su nombre real, esto es debido a su miedo a perder su trabajo como ingeniero de “propulsión de cohetes”.

Y mientras que la historia fue contada en su forma básica con seudónimos, Donald Shrum, el testigo rechazó cantidades considerables de dinero debido a su postura.

Cazar ciervos con arco en un bosque de California

En la tarde del 4 de septiembre de 1964, Donald Shrum, de 28 años, junto con dos amigos, Vincent Alvarez y Tim Trueblood, cazaban en el Bosque Nacional Tahoe, cerca de Cisco Grove, California.

Los implicados cazaban ciervos cuando se encontraron con un OVNI. Crédito: UFO-Spain.com

Todos tenían considerable experiencia en la “caza del arco”. Y todos eran en general amantes de la naturaleza. En esta noche en particular, después de haber establecido un campamento, estaban cazando ciervos.

Con la luz del día perdiendo la batalla contra la noche, Shrum tomaría la decisión de encontrar un lugar donde dormir para pasar la noche o más exactamente, dormir.

Shrum llevaba consigo un cinturón de estilo militar que le permitía asegurarse en un árbol.

Dada la cantidad de animales salvajes que podrían desear convertir en presa al cazador, Shrum creyó que esta era una opción preferible a acampar en el suelo, solo y, finalmente, indefenso.

El extraño objeto avistado en Cisco Grove

Poco después de asegurarse para la noche, observó una luz extraña que apareció en la distancia. Aumentó la preocupación de Shrum, cuando aquella extraña luz comenzó a “zigzaguear” alrededor de los árboles a baja altura y se dirigió hacia él.

Pensando que sus dos amigos habían organizado una búsqueda para encontrarlo, saltó del árbol y rápidamente lanzó tres de sus bengalas para revelar su posición.

Mientras agitaba los brazos y gritaba pidiendo atención, comenzó a darse cuenta de que lo que se dirigía hacia él no era un helicóptero de rescate.

Humanoides y criaturas robóticas

El objeto brillante finalmente se detuvo a unos cincuenta metros de su posición. Era esférico, pero a diferencia de todo lo que había visto antes. Rápidamente se dirigió hacia el árbol, asegurándose de que su arco estuviera listo.

El miedo ahora estaba aumentando a un ritmo aparentemente imparable dentro de él. Ese miedo aumentaría aún más cuando tres pequeñas criaturas humanoides emergieran de la nave y comenzaran a dirigirse directamente hacia él.

A medida que se acercaban, pudo ver que, si bien dos de ellos eran definitivamente humanoides, el tercero era más “similar a un robot”.

Los dos humanoides comenzaron a sacudir el árbol, obviamente en un esfuerzo por hacerlo caer. Shrum se aferraba con todas sus fuerzas.

Sin embargo, cuando un “vapor blanco” salió disparado de la boca de la criatura robótica, empezó a notar que perdía la conciencia, aunque sólo momentáneamente.

Aparte de una intensa sensación de náusea, resultó ileso. Comenzó a encender los fósforos que usaba para sus bengalas, dejándolos caer hacia el trío amenazador en un esfuerzo por alejarlos. Aunque se retiraron por un corto tiempo, pronto continuaron su asalto.

Para entonces, Shrum había logrado cargar una flecha en su arco y dispararla en dirección al robot. Segundos después, una lluvia de chispas voló en el aire sugiriendo un golpe directo.

Tan rápido como pudo, disparó dos flechas más cerca de la ubicación de las criaturas haciendo que retrocedieran. Sin embargo, antes de que pudiera aprovechar la situación, apareció un segundo robot. Y una vez más, un vapor blanco golpeó a Shrum y le hizo perder el conocimiento.

Retrato de uno de los humanoides. Crédito: UFO-Spain.com

Cuando despertó esta última vez, estaba solo. No había ninguna señal de que el OVNI hubiera regresado, e incluso todas las criaturas, incluidos los robots, se habían ido.

Seguía colgando del árbol por su cinturón de estilo militar. También podía ver que a estas alturas, el amanecer estaba a punto de producirse. Para cuando la luz del día estuvo en su apogeo, se dejó caer del árbol.

Aturdido, cansado, pero en gran parte ileso, saldría al lugar de reunión preestablecido del campamento de la tarde anterior. Una vez allí, descubriría a sus dos amigos esperándolo según lo planeado.

Los militares investigan el caso

Una vez en su casa, el señor Shrum relató su experiencia a sus familiares y de alguna manera el caso llegó a oídos de la Fuerza Aérea Norteamericana.

Estos inmediatamente se pusieron en contacto con el testigo, e intentaron hacerle creer que había visto otra cosa menos increíble y fantasiosa en el bosque.

Además, se supo más tarde que la zona del encuentro fue rastreada para intentar hallar cualquier evidencia del encuentro.

El mismo Donald Shrum dijo haber visto que la zona fue rastrillada, logrando encontrar una de sus flechas disparadas al robot.

Al parecer, las Fuerzas Aéreas también se llevaron algunas puntas de flecha para someterlas a un minucioso análisis, prometiendo devolvérselas luego al testigo. Algo que al parecer nunca ocurrió.

Aunque, hoy en día se sabe que una de estas puntas fue a parar a manos del famoso investigador J. Allen Hynek, y quizás se encuentre guardada junto a la evidencia física recolectada en otros casos similares.