Alienigenas robots: ¿Los verdaderos visitantes de la Tierra?

extraterrestres robots los verdaderos visitantes de la tierra
extraterrestres robots los verdaderos visitantes de la tierra

Alienigenas robots: ¿Los verdaderos visitantes de la Tierra? 

El texto «El día después de Roswell» nos da una visión distinto de lo que pudieron haber sido los alienigenas grises encontrados fallecidos en la escena, ¿es factible que hayan sido androides o robots?

Publicidad

Cuando el texto se publicó en 1997, velozmente se transformó en uno de los más polémicos de la cronica; escrito por William Birnes, se cuenta la cronica del Teniente Coronel del Ejército de los Estados Unidos, Philip j. Corso.

En ella se cuenta que los cuerpos encontrados en Roswell, en el verano de 1947, no eran cuerpos biológicos, sino androides o robots.

¿Alienigenas robots?

Muy distinto a la postura que cogió el resto de la comunidad ufológica, Corso manifestó que los cadáveres que se habían hallado en Nuevo México no eran lo que todos creíamos.

Los «Grises» eran en verdad creaciones artificiales, construidos o cultivados para hacer tareas específicas.

En cuanto a sus creadores, Corso afirmó que eran los «verdaderos extraterrestres», pero que jamás se pudieron ver. Afirmó que nadie ha observado extraterrestres autenticos, solo sus naves y trabajadores de ojos negros y cabezas grandes.

Birnes escribió en el texto que Corso explicó a los alienigenas grises de Roswell como «androides o robots biológicos». Las seres no poseían ningún tipo de sistema digestivo y se mantenían conectados electrónicamente a los controladores de navegación de la nave espacial encontrada.

A pesar de que la comunidad se dividió en opiniones respecto a esto, lo cierto es que esto se relaciona con varios testimonios previos y posteriores a la publicación del texto, que podría darles credibilidad a las explicaciones del Teniente Coronel.

Encuentros con «alienigenas robóticos»

Uno de los encuentros OVNIs más insolitos de la cronica ocurrió el 9 de noviembre de 1979 en Escocia.

El artículo, publicado en el diario Telegraph, decía que Robert Taylor, un trabajador forestal en Livingston Development Corportation, estacionó su camioneta en la parte inferior de Dechmont Law.

conforme al relato, cuando salió a un claro se localizó de frente con una enorme esfera de 20 pies de circunferencia que levitaba. Aparentaba estar hecho de un metal oscuro, con una textura parecido a una lija.

La BBC además publicó respecto al hecho, contando como dos puntas metálicas se extendieron desde la esfera hacia él. De la impresión, el hombre se desmayó unos segundos y cuando despertó, notó que estaba siendo agarrado por ambos lados de las extremidades inferiores, tirando del hombre.

El hombre volvió a desmayarse, despertando 20 minutos después, completamente desorientado por lo ocurrido. El sitio estaba completamente vacío y la única evidencia de lo ocurrido era un fuerte olor a quemado y un claro patrón de señales irregulares en el suelo.

Otro hecho raro es el de la Familia Christiansen, en Wildwood, Nueva Jersey. El 22 de noviembre de 1966, cuando un «hombre» se presentó en la Oficina de Herederos Desaparecidos.

conforme a las explicaciones, el tipo tenía una voz muy aguda y hablaba entrecortado. Se presentó como «Tiny» y todas sus frases eran mecánicas, como se las hubiese aprendido de memoria.

Vestía un fino abrigo negro, al igual que unos pantalones que, nitidamente, le quedaban cortos. Debido a esto se podían ver una especie de alambre o cable de color verde en la parte interior de sus extremidades inferiores.

John Keel, el conocido el investigador y periodista manifestó que «jamás había escuchado un relato parecido a este ¿Llevaba calcetines eléctricos? ¿Era un androide?». El relato termina con «Tiny» abordando un Cadillac negro del 63, y alejándose del lugar.

¿Es factible que los encuentros alienigenas de la Tierra, sean con robots? Sin duda es una hipotesis que choca un poco con lo que se conoce hasta la fecha, pero relatos y varios evidencias podrían implicar que, efectivamente, incluso nos hemos hallado con alienigenas biológicos.