Textos hindúes viejos y Física Cuántica: Buscando la Realidad Profunda y Secreta

textos hindues antiguos y fisica cuantica buscando la realidad profunda y secreta
textos hindues antiguos y fisica cuantica buscando la realidad profunda y secreta
Publicidad

Textos hindúes viejos como las Vedas presentan descripciones de la física cuántica. Físicos como Erwin Schrödinger y Werner Heisenberg lo notaron.

Según las Vedas, hay una realidad o dimensión trascendental e infinita que no observamos. Esa dimensión universal es el Brahman, un concepto divino parecido al campo unificado de Einstein. Este Brahman además presenta un fenómeno de entrelazamiento cuántico, ya que interactuaría con nosotros a la separación de una forma energética.

Las Vedas datan desde los años 1.500 a.C., surgidas de creencias orales precursoras del hinduismo. Su sección filosófica es la de los Upanishads, los más enigmaticos para físicos y matemáticos.

Brahman, Atman y la física cuántica

El Rig-veda, manuscrito en sánscrito, siglo 19 (Public domain).

Los viejos hindúes estaban muy familiarizados con conceptos matemáticos. Como ejemplo, el número cero (शून्य (śūnya) surgió en la India y está relacionado al vacío. En relación al cero, Brahman es una deidad infinita y trascendente, pero sin forma (un cero infinito).

Según las Vedas, Brahman se encuentra en todo el cosmos, es un campo enorme donde yace nuestra realidad y diferentes realidades paralelas (la dimensión humana, la divina y diferentes). Brahman además se expone en todas las formas y objetos del cosmos.

Brahman coincide con el concepto de la no población cuántica, donde las partículas pueden afectar a diferentes a la separación. igualmente con el entrelazamiento cuántico, donde dos partículas que inicialmente interactúan, se separan y siguen interactuando a la separación. Atman es una separación de Brahman, pero aun así Brahman influye en el Atman (Atman es el alma individual de cada ser humano).

Las Vedas fueron muy fascinantes para investigadores como Niels Bohr, Werner Heisenberg, Erwin Schrödinger y tambien Albert Einstein. Una representación de eso es el concepto cuántico de la función de onda, la cual explica a una partícula en todos sus estados, inclusive en el pasado, presente y futuro. La función de onda coincide con el tiempo no-lineal de Brahman. asimismo, representa todos los estados en uno sólo y el Atman sería un sólo tipo de estado.

Las Vedas y el campo unificado

Plasma. Crédito: RoyBuri / Pixabay

La física cuántica habla del campo unificado, un campo único y raíz de de todas las fuerzas (como la gravedad y el electromagnetismo). La materia no es sólida sino como un tipo de condensación energética en una parte del campo unificado gigante. De ahí surgió todo, siendo como Brahman, quien las Vedas manifiestan que es consciente e inteligente.

Por su parte, el físico Werner Heisenberg postuló su comienzo de la inquietud de partículas en 1927. Ahí dice que no se puede medir todo de una partícula ya que posee una naturaleza de onda y posee demasiados estados cuánticos al mismo tiempo (igual: Brahman posee todos los estados y el Atman es un estado).

Nuestra realidad es una ilusión

La reencarnación en el arte hindú. Crédito: Himalayan Academy Publications / Wikimedia commons

El campo unificado o Brahman es la realidad universal; la realidad que observamos es una ilusión, sólo una parte separada de ese campo divino. Uno debe darse cuenta de ello conscientemente y así se percibirá.

Hay procedimientos para ayudarnos a ver esa dimensión. Son procedimientos de meditación (hinduista, budista, etc.). Todas las diferentes realidades son manifestaciones de Brahman y son ilusorias. en cambio, toman forma debido a un observador. Esto se puede relacionar a la hipotesis del efecto observador de la física cuántica.

Detrás de nuestra percepción, hay una realidad infinita y sin dimensiones. Los 5 sentidos humanos sólo nos hace percibir una fracción de esa realidad. El tiempo en verdad no es lineal, sin pasado, presente, ni futuro… Así se lee en las Vedas hindúes, las cuales prueban que las culturas antiguas habían adquirido un conocimiento adelantado, precursores de la física cuántica. Algo que los grandes investigadores tuvieron en cuenta.