Enigma ancestral: ¿Cuál fue la función de la Gran Pirámide de Giza?

misterio ancestral cual fue la funcion de la gran piramide de giza
misterio ancestral cual fue la funcion de la gran piramide de giza

Publicidad

Varias hipotesis expuestas en más de 150 años de egiptología siguen sin solucionar uno de los contratiempos más inexplicables de la cultura: La función de la Gran Pirámide de Giza.

Durante décadas se han dado distintas propuestas encima del por qué se construyó la Gran Pirámide de Giza. La egiptología ha sugerido la probabilidad que sea una sepulcro para Keops, pero esta hipotesis se desecha prácticamente sola.

Diferentes investigadores mencionaron que era un granero, un espejo, una gran bomba de agua o un monumento alineado con la constelación de Orión. A pesar de que todas ellas tienen algo de razón, cuando se investigan a detalle tienen gran cantidad fallas.

El defecto mayor de estas teoría es que, o ignoran o restan importancia al hecho de que la pirámide se construyó exactamente en el centro geográfico terrestre ¿Por qué esta ubicación y cómo llegaron a la conclusión de que estaban exactamente en el centro geográfico máximo del mundo?

Es factible que la contestación a esto se encuentre, específicamente, en su autentica función.

La Gran Pirámide de Giza como una inmensa fuente de luz

Una de las piedras usadas para la edificación de la pirámide. Crédito: CaptMondo/Wikimedia Commons

Cuando el Centro Nacional de Investigación del Cairo estudió la roca caliza nummulítica encontrada en Abu Rawash, se localizó con que esta era una gran conductora.

Su conductividad era de unos 600 Tera Hz, además de ser un material verdaderamente fuerte, lo que la convertía en ideal para edificar un monumento como la Gran Pirámide.

asimismo del material, la estructura debería emitir radiación de alta frecuencia, por lo que necesita estar rodeada de un gran numero de tierra. Al estar ubicada en la masa terrestre máxima, sería capaz de emitir radiación electromagnética a todo el planeta.

Los electrones emitidos por la pirámide precisan recorrer los 100 kilómetros que hay desde su pico hasta la ionosfera. La Tierra, al ser un condensador esférico, hace que los electrones de alta frecuencia se propaguen por el aire sin impedancia.

La ionosfera tampoco cuenta con una impedancia significativa, lo que genera que los electrones puedan llegar al otro lado del mundo sin contratiempos. Aun así, es necesario que estos vuelvan a la base de la pirámide para completar el circuito.

Mientras pasan por la ionosfera, los electrones chocarían con diferentes átomos de gases, causando un efecto comparable al de la Aurora Boreal y los electrones regresarían a la Tierra por medio sus puntos más elevados.

conociendo esto, no es raro que las culturas antiguas hayan erigido tantas pirámides. Lo raro es como sabían todo estos datos.

Más allá de la Gran Pirámide de Giza, en las cuevas llenas de agua en la meseta descubiertas por Andrew Collins y Zahi Hawass, donde los electrones, al volver, pasan a través de estas cuevas creando otro proceso; la electrósis.

Este proceso llenaba de luz las cavernas al provocar que las moléculas de agua se dividieran en gas de hidrógeno y oxígeno.

La función de los distintas pasajes de la pirámide

Interior de la pirámide. Crédito: Peter Prevos/Wikimedia Commons

La Gran Pirámide de Giza cuenta con distintas cámaras, pasadizos y pozos, que servían para la producción de luz.

La Cámara Subterránea, como ejemplo, dividía las moléculas de agua en oxígeno y gas de hidrógeno a través de terminales y voltajes. Así, el hidrógeno se acumulaba alrededor de uno de los terminales de voltaje y el oxígeno alrededor del otro que lo rechazaba, dejando solo el necesario para concebir la luz.

Eso nos muestra que el diseño de la cámara subterránea fue pensado perfectamente para este propósito.

De hecho, hasta podemos darnos cuenta que el terminal izquierdo posee un área mayor en comparación al derecho, esto quiere decir que acumularía más electrones.

Función de la cámara de la Reina

Cámara de la Reina desde el interior. Crédito: Jon Bodsworth/Wikimedia Commons

Para obtener electrones del hidrógeno, este debe ser presurizado, sometido a alto voltaje o bañado de radiación. Estos tres procesos se localizan en la pirámide.

Cuando aumenta la presión del aire en la cámara subterránea el gas de hidrógeno se presuriza en la cámara de la Reina, llenando los pozos del sur y el norte. Estos pozos están bloqueados por las puertas Gantenbrink, por lo que se quedan ahí atrapados.

Al aumentar la presión, la temperatura del gas aumenta, produciendo una liberación parcial de electrones.

Los terminales de cobre que hay en las puertas canalizan la radiación de los astros hasta este sistema. Cuando los rayos X y gamma llegan al cobre se da la ionización del hidrógeno.

La Cámara del Soberano

Interior de la Cámara del Soberano. Crédito: Jon Bodsworth/Wikimedia Commons

Se ha comprobado que la cámara del Soberano recoge todos los electrones libres que se producen en la cámara de la Reina y los empuja hacia la cuspide de la pirámide.

Los ases de granito que se localizan en su interior se hicieron con granito rojo, el cual es rico en cristal cuando es exibido a la vibración, creando un campo eléctrico. Así empuja los electrones.

igualmente se ha comprobado que la encargada de dominar el flujo de gas de hidrógeno hacia la cámara del Soberano y la presión de la pirámide es la antecámara. Al cerrar el portón evita que el gas se salga de la pirámide.

El enigma del cofre en la Cámara del Soberano

Cofre en la cámara del Soberano. Crédito: William Henry Goodyea/Wikimedia Commons

Hasta la fecha, egiptólogos no han podido descifrar la función del cofre que se localiza en el interior de esta cámara, aunque la lógica parece mostrarnos la verdad. A pesar de que los ortodoxos no lo acepten.

Su función almacenar un mecanismo alto voltaje en la cámara del Soberano para ionizar el hidrógeno y realizar que el cosmos sea conductor.

Sin esta función la cámara no funcionaría. Podría haber almacenado a la batería de Bagdad o, a mayor escala, el Arca de la Alianza.

A todo este mecanismo se le suma la existencia de tres tapones en la parte inferior del pasaje ascendente, el cual serviría fácilmente como un «apagado de emergencia», cerrando la pirámide.

Las placas de granito se deslizaban por el pasaje ascendente hasta bloquear el hidrógeno y frenar todo el proceso.

Aunque una hipotesis, la justificación de cada detalle la convierte en la más fundamentada o completa de todas hasta el instante. Solo faltaría averiguar cómo es que los viejos egipcios tenían tales conocimientos de electrónica e ingeniería.