«Puerta de los Dioses» en Sedona, Arizona: un portal interdimensional en la Tierra

puerta de los dioses en sedona arizona un portal interdimensional en la tierra
puerta de los dioses en sedona arizona un portal interdimensional en la tierra

Publicidad

La Puerta de los Dioses de Sedona, en Arizona, se ha ganado un sitial como uno de los zonas más enigmaticos de la Tierra ya que podría tratarse de un verdadero portal interdimensional.

conforme a la leyenda de la zona, Sedona está repleta de túneles subterráneos que viajan por el espacio-tiempo hasta otra dimensión.

Se estima que la «la gente de las estrellas» de la cultura nativa americana estuvo en Sedona, es por eso que se estima qué la zona está repleta de energías y frecuencias elevadas.

Razón que lleva a los expertos a pensar que los túneles incluso se pueden utilizar para realizar viajes a dimensiones alternativas.

La Puerta de los Dioses de Sedona ¿Un portal interdimensional?

Los nativos pensaban que las rocas rojas de Sedona estaban cargadas espiritualmente.

Conocida en el pasado como Nawanda, Sedona era un lugar sagrado para las tribus residentes de la Isla Tortuga, en América del Norte.

Es una locación completamente desértica, ubicada en Flagstaff, al norte de Arizona. Está rodeada de colinas hechas de roca roja, paredes de cañones empinados y extensos bosques de pinos.

Los nativos americanos pensaban que las rocas rojas de Sedona estaban cargadas espiritualmente, por lo que las buscaban para usarlas como amuletos o fabricar utensilios.

De hecho, gran cantidad de expertos han descubiertos que en ciertas zonas del lugar tienen fluctuaciones de energía que son conocidas como vórtices, convirtiendo a toda Sedona en un gran vórtice de energía y un portal interdimensional.

¿Vórtices de energía que desconciertan a la ciencia?

En la zona hay vórtices de energía semejantes a los que se localizan en el interior del ser humano.

Expertos han desvelado desconcertantes concentraciones de energía que giran sobre sí misma y afectan a los individuos ubicadas a escasos metros de separación.

La energía en el interior de los vórtices es parecida a la que tiene cada humano en su interior. Al instante de que estas dos energías chocan generan una resonancia conocida como vibración débil.

Aquellos que han probado este enigmatico fenómeno afirman que perciben una impresion de tranquilidad e inclusive, rejuvenecimiento.

Entre los efectos más notorios de estar cerca de las rocas están las misteriosas luces que se han observado surcando la zona.

Pero lo más alucinante, sin duda, son los insolitos sonidos desconocidos, semejantes a las campanadas de una iglesia o a los truenos débiles que se escuchan desde el interior de las rocas.

Hasta la fecha, los investigadores, quienes llaman a los vórtices como «fenómenos electromagnéticos», no han podido darle una explicación lógica y, de hecho, ninguna de las evidencias obtenidas de sus investigaciones les ha provocado algún tipo de resultado concluyente.

Aun así, se ha comprobado que el campo electromagnético que se localiza en las rocas de Sedona puede tener efectos directos en la psique de los individuos que visitan la zona, causándoles, inclusive, alucinaciones.

¿Hipotesis para este fenómeno?

Machu Picchu es celebre por tener fluctuaciones de energía igual que Sedona.

Hay gran cantidad hipotesis que buscan poder aclarar qué es lo que sucede verdaderamente en «La Puerta de los Dioses» de Sedona. Una de ellas habla de que la geología del área podría amplificar todos estos efectos en los individuos.

en cambio, son escasos los expertos que admiten que el aspecto geológico posee algo que ver ya que, obviamente, Sedona no es el singular lugar en el mundo capaz de producir estos efectos.

Como conocemos, demasiados diferentes zonas en el planeta tienen este mismo poder, como Machu Picchu, los Stonehenge, la Isla de Pascua, el Tíbet, solo por citar varios.

Todo esto nos lleva a pensar que nuestros antepasados usaron estos zonas especiales para conectarse, de alguna forma, con una energía única y trascendente que, en el presente, muy pocas personas podemos entender.