Espiritualidad actual y el inconveniente de «endiosar» líderes e infundir miedo por la muerte

espiritualidad actual y el problema de endiosar lideres e infundir temor por la muerte
espiritualidad actual y el problema de endiosar lideres e infundir temor por la muerte

La espiritualidad actual se basa demasiado en la sumisión y aceptación de todo lo que diga una doctrina y en la promesa de la inmortalidad.

La gente devota a una religión, usualmente no se basa en la sabiduría de un místico o religioso. Se deja llevar por un líder religioso con poder moral sobre las masas y eso les da empoderamiento y comodidad por pertenecer a una comunidad. igualmente se unen por la promesa de la inmortalidad. Esto no es una búsqueda genuina del conocimiento espiritual, ya que sólo aceptan todo lo que dicen esos líderes.

Debido a eso, religiones como el cristianismo y el islam fueron fortificándose con el pasar de los siglos. Los individuos aceptaron lo que fueron escuchando desde infantes, y gran cantidad veces con amenazas incluidas (como la de ser hereje y morir en la hoguera).

Espiritualidad fundada en «endiosar» líderes religiosos

El Príncipe Vladimir escoge una religión en 988, pintura de Johann Lebrecht Eggink, 1822 (Public domain).

Lo con anterioridad exibido evidencia que los individuos buscan ser fieles serviles a un maestro. Hasta podrían llegar a desactivar su juicio y estar muy abiertos a toda palabra de los líderes. Esto puede ser peligroso debido a las posibilidades de engaños y de avaricia monetaria que puedan estar llevando a cabo esos supuestos maestros espirituales.

En contraparte, otro místico pudiera estar expresando una sabiduría muy profunda y moralmente valiosa para la sociedad, pero si su mensaje no es tan autoritario y es más bien discreto y humilde, ni tampoco es escuchado con la prepotencia del otro tipo de líder, por lo tanto, es casi seguro que no tendrá tantos seguidores o devotos.

A los individuos además les atrae ver a las autoridades religiosas hacer milagros o poseer capacidades paranormales divinas, como la curación de dolencias. Y si uno no presenta ese tipo de espectáculo, por lo tanto no le rendirán honores, ni lo considerarán un «ungido de Dios». San Juan de la Cruz, como ejemplo, criticó enfocar demasiado la fe religiosa en milagros o magia, ya que pueden ser trucos y no ser de origen metafísico.

El temor a la muerte

Se infunde temor a la muerte.

Otro aspecto atrayente y popular de las religiones es la promesa de la inmortalidad. La gente posee un miedo a la muerte y lo desconocido después de ella, así que prefieren una religión que les diga que serán inmortales en un planeta paradisíaco superior al terrestre.

Adicionalmente, la gente se une a las religiones debido a un tribalismo y gregarismo: para pertenecer a una comunidad que les otorga un empoderamiento y comodidad. Para ser sabio, se debe ser prudente y reflexivo, se debe de cuestionar todo, filosofar demasiado. No aceptar como la verdad cualquier estamento de un líder religioso con poder.

Esa es una metodología de los Diálogos de Platón: la Perfección se alcanza al enfrentar y cotejar diferentes puntos de vista, hasta perfeccionarlos. En el Eutifrón o Sobre la Piedad, Sócrates reflexiona y debate las ideas religiosas del sacerdote Eutifrón.

Los cuatro evangelistas, pintura de Peter Paul Rubens, 1614 (Public domain).

Gran cantidad veces, los líderes religiosos y los devotos critican y atacan a los que llevan ideas nuevas o diferentes a lo establecido. Así que, en verdad, ellos no buscan la verdad, sino una comodidad ideológica. Todo esto evidencia que la gente no contesta ante una sabiduría espiritual trascendente, sino que contesta ante el poder moral de alguien que se haya logrado auto-colocar en un pedestal. El poder triunfa y no la verdad.