Un tipo distinto de alienigenas Grises

un tipo diferente de extraterrestres grises
un tipo diferente de extraterrestres grises

Publicidad

En la casuística ufológica hay diversos informes de avistamientos de seres alienigenas, gran cantidad de ellas son los famosos «grises». Pero, ¿podría existir un tipo distinto? Un suceso parece sugerirlo.

Los declarantes de innumerables encuentros próximos han referido haber contemplado o interactuado con una gran variedad de insolitos entes con diferentes propiedades pero, de entre todos ellos, hay una tipología que destaca por sobre las demás debido a que aparentan ser los que se muestran con mayor asiduidad en este tipo de situaciones. Son los conocidos como grises, descritos normalmente como entes delgados, con la piel grisácea, enormes cabezas y colosales ojos negros y, por lo que insinuan varios sucesos, habría dos diferenciaciones: los conocidos como grises altos y grises bajos debido a la diferencia de estatura pero…¿es factible que hubiera más?

Un encuentro próximo con un Gris «distinto»

Un raro suceso de encuentro próximo así parece sugerirlo. Ocurrido en el condado de Dade, en Miami en Mayo de 1992 cuando Katherine Francovich, fotógrafa especializada en la vida salvaje, se localizó con lo imposible.

Paseaba a dos de sus perros en una gran arboleda cercana a su domicilio. Un lugar totalmente deshabitado y al que muy escasos se atrevían a entrar pero a ella le gustaba la tranquilidad por lo que cada vez se internaba más en la naturaleza hasta que escuchó un sonido seco, comparable al que se haría al cortar leña. Así que la fotógrafa, extrañada, buscó de dónde podría provenir, dirigiéndose hacia el sonido hasta que se localizó con un raro ser que le miraba fijamente mientras sus perros, sorprendentemente, se relajaban y se sentaban a los pies de su ama.

Katherine no dejó de ver al ser, vestía un mono tan ajustado que casi se confundía con su piel, de un tono gris-rosado, no era muy alto, con una cabeza desproporcionada y unos grandes ojos negros de forma almendrada que se clavan en ella y una nariz y boca muy sutiles, casi inexistentes. Parecería la típica descripción de un ser de tipo gris pero al contrario, en este suceso había diferencias.

La parte superior del cuerpo de esta entidad era muy delgada, de aspecto frágil y largos brazos que acababan en unas manos de 6 dedos cada una pero la parte inferior del cuerpo no se correspondía con la superior: tenía unas extremidades inferiores muy fuertes, sobredesarrolladas, como si se tratara de un atleta profesional pero con unos pies diminutos.

Por lo tanto la fotógrafa, casi sin ser consciente de ello, se dio media vuelta y calmadamente empezó a caminar en dirección contraria, por donde había venido hasta que volvió en sí y se percató de lo que estaba haciendo y por lo tanto, movida por la curiosidad, echó a correr hacia donde estaba el ser, quería verlo mejor.

Tardó en encontrarlo pero cuando dio con él, este empezó a correr rápida y grácilmente, dando grandes saltos y ganando separación pero, como si hubiera querido que la declarante le siguiera, pasó a moderar la velocidad hasta situarse a su lado.

Se iban internando en un lugar donde la naturaleza cada vez era más densa hasta que llegaron a un lugar en donde los árboles habían formado con sus ramas una especie de túnel que aquel raro ser no dudó en cruzar esperando que Katherine le siguiera en cambio, ella se paró en seco. Un fuerte olor parecido al del ácido sulfúrico inundaba la zona que a la declarante le provocaba nauseas al mismo tiempo que tenía una insolita sensación. No sabía cómo pero era consciente de que al otro lado del túnel había más criaturas iguales que la que la había estado acompañando, estima que son gran cantidad y que están esperando a que ella entre.

Una situación desconcertante que no es tan atípica en el fenómeno de los encuentros próximos dado que diferentes declarantes además han referido de repente, haber sido conscientes de una información que anteriormente no conocían.

Katherine en cambio, prefirió no internarse en el túnel optando por dar media vuelta y volver sobre sus pasos pero sus misteriosas experiencias no habrían de terminar ahí pues al día siguiente, se presentarían ante ella dos hombres de negro preguntándole si había observado algo raro en aquella zona y más misteriosas criaturas además harían su aparición posteriormente.