Nueva directiva de NASA busca evitar que factible vida alienigena de Marte «contamine» la Tierra

nueva directiva de nasa busca evitar que posible vida extraterrestre de marte contamine la tierra
nueva directiva de nasa busca evitar que posible vida extraterrestre de marte contamine la tierra
Publicidad

NASA quiere explorar Marte, pero una nueva directiva de la agencia busca evitar la «vida alienigena y las moléculas bioactivas» que podrían «engancharse» en un viaje de regreso a la Tierra.

El sueño de aterrizar humanos en Marte se remonta a más de un siglo, y la NASA espera lograr al final este ambicioso objetivo de los vuelos espaciales en las próximas décadas. en cambio, a pesar de lo inspirador que sería para los cosmonautas dejar huellas en otro mundo, a los investigadores les preocupa un escenario en el que los microbios marcianos (suponiendo que existan) logren engancharse en un viaje de regreso a la Tierra, donde se propaguen, una amenaza conocida como «backward contamination» o «contaminación hacia atrás».

La NASA dejó en claro que «salvaguardar la Tierra de la factible contaminación posterior es la máxima prioridad de protección planetaria en la exploración de Marte», en una NASA Interim Directive (NID) publicada la semana pasada que reforma las políticas previos de la agencia sobre este asunto.

¿Qué le preocupa específicamente a NASA?

En cuanto a lo que le preocupa a la agencia, el NID nombra «vida alienigena y moléculas bioactivas» como los priones, que son proteínas patógenas mal plegadas que causan dolencias neurológicas en humanos y animales.

Representación de un prion humano. Crédito: Wikimedia Commons / Cornu (CC BY 2.5)

Los dos modernos NID de la NASA, que abordan las misiones a la Luna y la exploración humana en Marte, se fundamentan en varias décadas de investigación sobre la contaminación interplanetaria e implementan algunas de las recomendaciones de un informe emitido por la Planetary Protection Independent Review Board en octubre pasado.

Nadie sabe si hay vida en Marte, aunque la mayor parte de los investigadores piensan que la superficie marciana es quizá muy fría, seca e irradiada para ser habitada.

en cambio, Marte tenía algunas de las circunstancias adecuadas para mantener la vida hace miles de millones de años, y los marcianos indígenas, tal vez en forma de bacterias, pueden persistir profundamente debajo de sus casquetes de hielo o en depósitos de agua subterráneos. Inclusive la probabilidad más remota de traer vida extraterrestre, o cualquier sustancia alienigena que pueda causar daño, volver a la Tierra es motivo de grave preocupación.

John Rummel, ex autorizada de protección planetaria de la NASA y investigador principal de astrobiología, manifestó en un comunicado:

“¿Por qué no seguir adelante y ser cautelosos, dado que solo tenemos esta biósfera y nos gusta aquí? No conocemos nada sobre los posibles patógenos en Marte, solo que creemos que son poco probables”.

Contaminación cruzada cósmica

La protección planetaria está escrita en el Tratado del Cosmos Exterior de 1967, el documento fundamental del derecho internacional del cosmos. El tratado prohíbe la contaminación de mundos extraterrestres con organismos terrestres, lo que se conoce como «contaminación directa», al igual que «cambios adversos en el medio ambiente de la Tierra como resultado de la introducción de materia alienigena», en mención a la contaminación hacia atrás.

Cráter que contiene hielo que existe en Marte.

La amenaza de contaminación hacia adelante ha sido un asunto polémico para las misiones de Marte que se remontan a los aterrizadores Viking, que se transformaron en las primeras sondas en operar en la superficie del mundo en la década de 1970. Varios aterrizadores y rovers han llegado al terreno de Marte desde por lo tanto, todos los cuales fueron esterilizados anteriormente de ser lanzados al cosmos.

Mencionado esto, la Tierra es el hogar de innumerables extremófilos, que son microbios que pueden soportar circunstancias intensas. Es factible que varios de estos resistentes microorganismos puedan sobrevivir al viaje a Marte y contaminar cualquier ecosistema extraterrestre que pueda existir en el mundo. Por esta razón, no se ha permitido que las misiones robóticas aterricen en las llamadas Regiones Especiales de Marte, que son áreas que poseen más probabilidades de sustentar la vida, ya sea marciana o terrestre.

la idea de la NASA para enviar humanos a Marte requirió reformas a estos protocolos de protección planetaria, porque no se puede esterilizar un cuerpo vivo lleno de microbios. asimismo, los cosmonautas en Marte pueden necesitar aterrizar cerca de Regiones Especiales para producir su propia agua y diferentes componentes de supervivencia.

La nueva directiva reconoce que es inevitable cierto grado de contaminación hacia adelante de las misiones humanas en Marte, y señala que «no será factible que todos los procesos y tareas de misión asociados con humanos se realicen en el interior de equipos totalmente cerrados».

Como resultado, la NASA tiene la intención de cerrar numerosas «brechas de conocimiento» que limitarán el riesgo de contaminación hacia adelante, en vez de eliminarlo por completo. Es más complicado prepararse para evitar la contaminación hacia atrás, porque la noción misma de la vida marciana que existe es una brecha de conocimiento colosal.

Protegiendo la Tierra

Si bien la directiva se concentra en las misiones humanas a Marte, además reitera el compromiso de la NASA de «evitar la contaminación hacia atrás de la Tierra por la vida alienigena y las moléculas bioactivas» en muestras que se devuelven robóticamente de diferentes mundos a la Tierra.

Crédito: Comfreak / Pixabay

Esto es sobre todo relevante dado que el rover Perseverance de la NASA, que se lanzará a Marte en unas pocas semanas, tiene la tarea de perforar muestras marcianas para ser recolectadas por una futura sonda robótica, que las enviará de regreso a la Tierra.

Inclusive anteriormente del advenimiento del vuelo espacial interplanetario, los individuos lucharon con la amenaza de la contaminación biológica cruzada entre la Tierra y diferentes cuerpos. Tome el conocido giro al final de la novela de HG Wells «La guerra de los mundos», en la que los marcianos sedientos de sangre que invaden la Tierra son al final eliminados por los propios patógenos microscópicos de nuestro mundo.

Si los humanos pretenden realizar el viaje opuesto, desde la Tierra hasta Marte, tendriamos que estar preparados para la probabilidad, por improbable que sea, de que los microbios marcianos puedan infectar o dañar de forma parecido a los cosmonautas, al igual que a cualquier ecosistema de la Tierra que alcancen.

¿La preocupación de NASA ante una factible contaminación proveniente de diferentes mundos podría nacer de algún conocimiento previo que tiene la agencia? Seguramente ellos ya sepan de «algo» que existe en las profundidades de Marte, después de todo han perforado su superficie y la han analizado. Seguramente, esto solo sea un derivado de lo que la agencia ya conoce.