¿Una factible vacuna para suprimir el alma humana? Eso previó un filósofo en 1917

una posible vacuna para eliminar el alma humana eso previo un filosofo en 1917
una posible vacuna para eliminar el alma humana eso previo un filosofo en 1917
Publicidad

Vacuna para suprimir el alma humana, según el filósofo Rudolf Steiner, quien escribió libros sobre la ciencia de la espiritualidad.

Con la pandemia del coronavirus COVID-19, la sociedad se localiza en un estado de miedo constante que reduce nuestras defensas, tanto físicas como espirituales. En 1917, Rudolf Steiner en sus 14 ensayos titulados: La caída de los espíritus de la oscuridad, previene sobre una medida de control del pueblo y una vacuna que podría suprimir la naturaleza espiritual humana.

¿Una vacuna para suprimir el alma humana? según Rudolf Steiner

Crédito:   / Pixabay

Rudolf Steiner en 1917 predijo que los siglos 20 y 21 verían un auge del materialismo y los poderes políticos elitistas, influenciados por unos «espíritus de la oscuridad», idearían nuevas tecnologías para oprimir a la sociedad, incluyendo una vacuna crucial y nociva:

“Les he mencionado que los espíritus de la oscuridad van a inspirar a sus huéspedes humanos, en los que estarán alojados, a localizar una vacuna que expulse de las almas de los individuos, toda inclinación hacia la espiritualidad”.

Con esa vacuna los individuos no pensarán ideas sobre espiritualidad, sólo valorarán lo que contemplan con los 5 sentidos físicos. Solamente hablar del alma se considerará un «síntoma patológico»se verá como dolencia y buscarán erradicarla. Para Steiner, «la materia es alma» y se puede curar a través del alma, pero con esta eliminación del alma, solamente se buscarán fármacos artificiales con efectos secundarios adversos… Algo en lo que ya estamos sumergidos casi completamente.

Influjo de espíritus negativos en la sociedad

Rudolf Steiner. Cortesía:  / Wikimedia commons

El filósofo estimaba que el cuerpo humano es un vehículo del alma y que puede ser poseído por esos «espíritus de la oscuridad». El ser humano debe de estar consciente de ellos para poder repeler su influjo negativa (esto se parece al concepto de los arcontes). Esta influjo se expresa en el miedo y la ansiedad y para poder liberarnos de ellos debemos cultivar nuestra espiritualidad.

Con la presente pandemia del coronavirus COVID-19 el planeta se localiza en un estado de miedo continuo que nos crea una apertura para estos seres. Y actualmente ya está el plan de vacunar a 7 billones de personas saludables de todos los naciones.

La caída de los espíritus de la oscuridad de Rudolf Steiner se publicó en la etapa final de la Primera Guerra Mundial, el cual, según el filósofo, fue un conflicto orquestado por los entes oscuros.

igualmente, Steiner predijo que durante todo el siguiente siglo se generarían numerosas divisiones sociales y que estaríamos muy perturbados. El filósofo además predijo que Estados Unidos dominaría el planeta después de la Primera Guerra Mundial:

“La mayor parte de la sociedad estará bajo la influjo de occidente, de Norteamérica (…) No habrá que esperar demasiado después del año 2000 para ver nacer desde Norteamérica, no de modo directo sino indirecto, una especie de interdicción de pensar, una ley que tendrá por objetivo, reprimir cualquier pensamiento individual. El alma no tendrá derecho de intervenir, ya que al ser humano se lo trata como una máquina por medio solo la experimentación externa”.

Vacunas como armas biológicas

En un artículo de Planeta Diplomático titulado La hipocresía de las armas no letales, escrito por el investigador Steve Wright, salen palabras del jefe de la Federación de los Investigadores Americanos que habla de armas que neutralizan a adversarios y que «desestabilizan» la mente.

Las vacunas y las ganancias de la industria farmacéutica. Crédito:   / Pixabay

Esto podría vincularse a la teoría de las vacunas siendo usadas como armas biológicas. De hecho, la industria farmacéutica ha tenido una cronica siniestra con armas biológicas o químicas. Un ejemplo es el consorcio IG Farben que financió a Adolfo Hitler en la Segunda Guerra Mundial y fabricó el gas Zyklon B usado en cámaras de gas.

IG Farben se dividió en Basf, Bayer y Aventis a partir de la sentencia del juicio de Nuremberg y sus planes siguieron luego con la Asociación Alemana de la Industria Química (VCI), controlada por el gobierno alemán y la Cámara Internacional de Comercio de la ONU.

El plan Codex Alimentarius de la VCI es un plan de control mundial que contrarresta el apoyo a la medicina alternativa. Adicionalmente, el doctor Matthias Rath denunció que las farmacéuticas basan sus ganancias en las dolencias crónicas y que no se enfocan en erradicar dolencias… No curan nada.

Con toda estos datos podemos suponer que podría existir una vacuna con un objetivo de arma biológica para suprimir o suprimir el alma, o desestabilizar la mente. Como vemos, sí hay demasiados sucesos que señalan los objetivos siniestros detrás de la industria farmacéutica.