La muerte no hay, según hipotesis científica fundada en la física cuántica

la muerte no existe segun teoria cientifica basada en la fisica cuantica
la muerte no existe segun teoria cientifica basada en la fisica cuantica

Según el investigador Robert Lanza, la muerte como tal no hay, nuestra consciencia solamente saldría del cuerpo en forma de energía, pero pasaría a un estado diferente.

Para el investigador y filósofo Robert Lanza, la muerte no ocurre verdaderamente, nuestra consciencia solamente abandonaría el cuerpo y se transformaría, ya que es energía que se desprendería del cerebro. La consciencia además cambiaría de forma y pasaría a un cosmos paralelo. Los universos alternativos se consideran lógicos en la física cuántica.

Robert Lanza es médico, investigador y filósofo. Ha trabajado en biología molecular e investigaciones con células mamá. Es creador del texto Biocentrismo: la vida y la conciencia como claves para entender la naturaleza del cosmos.

La muerte no hay: hipotesis fundada en la física cuántica

Consciencia fuera del cuerpo. Cortesía: .

Como dice el título del texto, el cosmos estaría concentrado en la vida. Eso quiere decir que el planeta alrededor se iría formando de acuerdo a nuestra consciencia. El cosmos y el tiempo serían formas generadas por la percepción de las plantas, animales y el ser humano.

En este concepto, la vida no se destruiría, no moriría, por que la vida sólo cambiaría su configuración y la forma de percibirla a la hora de la llamada «muerte». Solamente moriría nuestro cuerpo físicola consciencia seguiría como energía después de desprenderse del cuerpo.

La mente reside en forma de energía, la fuente energética de 20 watts en el cerebro que se expone al decir «estoy vivo». conforme a Robert Lanza:

Pero esta energía no desaparece a la hora de la muerte. Uno de los axiomas más asegurados de la ciencia es que la energía jamás muere; no puede ser creada ni destruida.

Consciencia, energía.

Para presentar esta hipotesis, Lanza se basó en el «efecto observador» de la física cuántica, el cual sucede cuando alguien «observa» una partícula subatómica. Este elemento es afectado, se transforma en partícula al ser contemplado, pero anteriormente pudo haberse comportado como una onda. De esa forma, nosotros afectaríamos a la realidad, igual que ese observador cuántico.

La consciencia pasaría a un cosmos paralelo

El plan es que la consciencia pasaría a un universo paralelo o a varios de ellos. Esto a pesar de que el cuerpo humano donde estaba esa consciencia, haya muerto en uno de los mundos. Los universos alternativos podrían existir de acuerdo a la física cuántica, como la interpretación de los varios mundos propuesta por el físico Hugh Everett.

Ese investigador postuló que podría existir un número infinito de universos. Eso se debe a que, en el planeta cuántico de las partículas subatómicas, pueden ocurrir una infinidad de acontecimientos al mismo tiempo. Un ejemplo es el electrón, que puede estar en cualquier lugar alrededor del átomo.

Por su parte, Stephen Hawking teorizó que en el Big Bang se creó un multiverso debido a esa infinidad de acontecimientos subatómicos. Si el planeta macroscópico actua igual que el cuántico, por lo tanto pueden haber varios universos alternativos.

Representación artística de distintas «Tierras» en universos paralelos.Representación artística de diferentes «Tierras» en universos alternativos. Crédito: Wikimedia Commons/Dominio público.

Y ya se han revelado varios investigaciones investigadores que podrían estar demostrando esto. Uno es un experimento de la NASA en la Antártida, realizado en el presente año, cuando se detectaron partículas elementales que pudieron haberse originado de otra dimensión.

En concluyente, esta teoría presentada por Robert Lanza es un vasto aporte al conocimiento de lo que podría esconderse en la vida después de la muerte. Es probable y lógico que la consciencia sea una energía que no se destruye y además notamos que los universos alternativos son considerados concebibles por la física cuántica.