Reencarnación: una doncella asegura que vivió hace 150 años

reencarnacion una mujer asegura que vivio hace 150 anos
reencarnacion una mujer asegura que vivio hace 150 anos
Publicidad

La reencarnación es uno de los temas más polémicos en los últimos tiempos, pues aunque no se ha podido comprobar, ya son cuantiosos los testimonios de personas que confirman haber vivido anteriormente y tambien dando información y evidencias de que así fue.

La cronica que hoy conocerás es un tanto peculiar pues a comparación de diferentes testimonios resulta incluso más impactante ya que la persona en cuestión asegura que ha vivido anteriormente y ha descrito a la perfección como era todo en su tiempo, inclusive revelando nombres de personalidades y sucesos de aquel tiempo de los que no hay siquiera documentación y que solamente la gente más longeva de aquel poblado conoce por sus padres o abuelos.

Cronica de una reencarnación

En el mes de marzo de 2003, un periódico de La Rioja, España, publicó un suceso que lejos de llamar la atención del resto de medios, no traspasó las fronteras de Autol, población donde aparentemente ocurrió todo.

Recorte periodístico referido al raro incidente.

Según se mencionaba, una señora que acababa de llegar, nativa de Dinamarca, estaba completamente segura de haber vivido en España en otra vida.

Y es que aunque pueda sonar descabellado, los datos que proporcionó pudieron documentarse, impresionando a gran cantidad personas…

Durante una mañana del mes de febrero de 1995, el alcalde del municipio de Autol, Valentín Jiménez, recibió una llamada desde Dinamarca.

Era la señora mencionada con anterioridad la cual le citó que ella ya había vivido en esa población en otra vida, centenares de años atrás. Al tropezarse con dificultades de comunicación debido al idioma, tanto el alcalde como la señora decidieron observarse en persona.

Déjà Vu

Una vez reunidos, la doncella le aseguró haber soñado desde niña con unos padres que no eran los suyos, al igual que con diferentes calles y tambien diferentes costumbres, como si estuviera inundada de una impresion constante de «Déjà-vu».

Tras ser sometida a una regresión hipnótica, esta doncella de nombre Jette Toft empezó a hablar casi en trance sobre unos olivos, un molino, una población pequeño de la península Ibérica, y sobre un alcalde llamado Gerardo González.

Un Déjà-vu declaró las antiguas vivencias.

Impresionantemente además estaba segura de recordar el apellido que tuvo en aquella otra supuesta vida, manifestó que su apellido era Beamonte.

Con estos datos recopilados se empezó a rastrear una población como la que describía y los nombres que mencionaba pero no había resultados.

sin embargo, tras algunas sesiones de hipnosis, Jette Toft dio un apunte que resultaría decisivo en su búsqueda. Habló de una ermita en la que estaba la Virgen de la Nieva, y de haber vivido allí durante la década de 1850.

En concluyente, recordaba pedazos inconexos, pero estaba segura de haber vivido en un sitio muy lejano a Dinamarca. asimismo, sabía dónde estaban las cosas, los edificios, recordaba nombres, y diferentes datos de forma precisa.

Más tarde, surgió el primer resultado… Tras días de investigación se confirmó que el nombre de uno de los alcaldes que dirigieron la villa antiguamente era, efectivamente, Gerardo González.

Revelación

La doncella recordaba haber vivido en otro pueblo.

El instante más curioso llegó cuando mientras Toft paseaba por la villa, conoció a una anciana cuyos padres habitaron en Autol en la misma era que recordaba ella, y tras una breve charla la anciana no podía creer lo que ella le decía, pues todo lo que mencionaba la doncella era cierto, y recordaba que sus propios padres le habían contado cronica de la villa.

Inclusive a este punto varios presentes aun incrédulos decían que quizás esta doncella había visitado ya con anterioridad la villa e investigado su cronica y costumbres.

en cambio, esa hipotesis se derrumbó por completo. Varios meses después, revisando la documentación municipal en el ayuntamiento de Autol, al igual que un gran numero de registros históricos, desvelaron que en 1826, aparecía inscrita una niña llamada Nicanora Beamonte.

Debido a esto último y a las demás evidencias, este suceso ha sido estudiado gran cantidad veces por los investigadores en estos temas, dando lugar a todo tipo de conjeturas, hipotesis y confirmaciones.

Sea cierto o no… este es uno de los sucesos de reencarnación más imponentes y precisos jamás documentados.

¿Será que en verdad esta doncella fue aquella chica nativa de la villa de Autol, en La Rioja? ¿O será que hay alguna otra explicación y todo es un engaño?