Confirman antigua hipotesis sobre cómo los extraterrestres podrían extraer energía de los agujeros negros

confirman antigua teoria sobre como los alienigenas podrian extraer energia de los agujeros negros
confirman antigua teoria sobre como los alienigenas podrian extraer energia de los agujeros negros
Publicidad

Expertos escoceses confirman haber verificado una hipotesis de hace décadas sobre uno de los mayores misterios del cosmos… Cómo una civilización extraterrestre podría utilizar un agujero negro para generar energía.

En 1969, el físico y matemático inglés Roger Penrose teorizó sobre cómo extraer energía de un agujero negro. en cambio, estaba seguro de que hacerlo solo sería factible por una civilización alienígena que lograra que un objeto se mueva más rápido que la velocidad de la luz.

Penrose propuso que la energía podría generarse bajando un objeto a la ergoesfera (la zona exterior) de un agujero negro, donde el cuerpo tendría que desplazarse más rápido que la velocidad de la luz para permanecer inmóvil.

El investigador además predijo que el objeto podría adquirir una energía negativa en esta área extraño del cosmos. Para ello, era necesario que al soltar el cuerpo se divida en dos partes para que una mitad caiga en el agujero negro mientras la otra es recuperada.

Así, la acción de retroceso serviría para medir la pérdida de energía negativa y la mitad recuperada ganaría energía extraída de la rotación del agujero negro. en cambio, el físico explicó que el desafío de ingeniería era tan grande que solo una civilización muy avanzada, tal vez extraterrestre, podría llevar a cabo esta tarea.

Impresión artística de un Agujero negro. Crédito: Era-7

Intentos de confirmación de una hipotesis de hace 50 años

El primer intento de confirmar la hipotesis de Penrose vino de parte del físico nuclear soviético Yakov Zeldovich en 1971, quien explicó un experimento que evidencia el plan de un investigador británico. en cambio, en ese instante, las posibilidades tecnológicas no le permitieron implementar el plan, porque no podía crear la instalación, cuyo cilindro debía girar mil millones de veces por segundo.

su plan planteaba ondas de luz ‘retorcidas’, que golpeen la superficie de un cilindro de metal en rotación y que terminarían siendo reflejadas con energía adicional extraída de la rotación del cilindro. Pero estas propiedades aun son imposibles para los límites actuales de la ingeniería humana.

Nuevo experimento

Actualmente los investigadores de la Facultad de física y astronomía de la Universidad de Glasgow (Escocia) adaptaron el plan de la energía nuclear del investigador soviético. Propusieron el uso de ondas de luz en vez de sonido. Esto significa que la superficie sobre la que pueden reflejarse para lograr el efecto deseado puede girar más lentamente.

Utilizando un anillo de altavoces, los expertos enviaron una onda giratoria de sonido hacia un disco giratorio de espuma. Se adjuntaron a la parte posterior del disco dos micrófonos, que desvelaron que a medida que las ondas de sonido atravesaban el disco, los sonidos se amplificaban hasta en un 30%, lo que se conoce como efecto Doppler rotacional.

Al ‘retorcer’ el sonido en vez de la luz, siendo una fuente de frecuencia demasiado más baja, es, por lo tanto, demasiado más práctica para probar en el laboratorio.

Los resultados coincidieron con los pronosticos de Zeldovich. Para los autores del ensayo, si hay culturas extraterrestres, pueden usar agujeros negros como reactores nucleares.

«Es raro pensar que hemos podido confirmar una hipotesis de hace medio siglo con orígenes cósmicos aquí en nuestro laboratorio en el oeste de Escocia, pero creemos que abrirá gran cantidad nuevas vías de exploración científica», dijo el maestro Daniele Faccio, coautor del artículo.

En el futuro, los expertos continuarán su investigación estudiando el efecto en distintas fuentes, involucrando ondas no acústicas y electromagnéticas, anhelando localizar la forma de que, algún día los humanos además podamos obtener energía de esta fuente.

La investigación fue publicada en la revista Nature Physics.