«La gente salió corriendo de la iglesia y vio en el firmamento una nave con hombres a bordo», según Gervase de Tilbury

la gente salio corriendo de la iglesia y vio en el cielo una nave con hombres a bordo segun gervase de tilbury
la gente salio corriendo de la iglesia y vio en el cielo una nave con hombres a bordo segun gervase de tilbury

Publicidad

«(…) Una nave con hombres a bordo»… Una aeronave futurista observaron decenas de declarantes en la Irlanda medieval del año 956.

En 1211, Gervasio de Tilbury, cronista histórico, dejó escrito este evento de 956: en Cloera, Irlanda, mientras se celebraba la misa católica del domingo, cayó un objeto grande del cielo. Cuando todos salieron a checar, divisaron una nave flotando en el cielo, con hombres a bordo (¡y uno que flotaba!). ¿Avistamiento de una nave espacial y antiguos astronautas?

En la antigüedad y en la época medieval se han reportando diversos eventos insólitos que son indicios fuertes de la visita de antiguos astronautas. Entre ellos está la llamada «batalla OVNI» de Nuremberg, Alemania, de 1561, y esta anómala nave de Irlanda.

La nave de Cloera, Irlanda y antiguos astronautas

Posibles Ovnis en El milagro de la nieve, pintura de Masolino da Panicale (1383–1447). (Public domain).

La historia sobre la nave de Cloera primeramente había aparecido en el Speculum Regale, un libro medieval educativo de Noruega. Luego el historiador Gervasio de Tilbury la dejó archivada en el año 1211. La siguiente es una cita textual:

“Sucedió en el barrio de Cloera, un domingo, mientras la gente estaba en misa, una maravilla. En esta ciudad hay una iglesia dedicada a San Kinaro. Ocurrió que se dejó caer un ancla del cielo, con una soga atada a ella, y una de las duelas atrapadas en el arco sobre de la puerta de la iglesia. La gente salió corriendo de la iglesia y vio en el cielo un barco con hombres a bordo, flotando arriba del cable de anclaje, y vieron a un hombre saltar por la borda y saltar hacia el ancla abajo, como para soltarla. Parecía que estaba nadando en el agua. La gente se precipitó y trató de agarrarlo; pero el obispo prohibió a la gente retener al hombre, porque eso podría matarlo, dijo. El hombre fue liberado y éste se subió rápidamente al barco, donde la tripulación cortó la cuerda y el barco se perdió de vista. Pero el ancla está en la iglesia, y ha estado allí desde entonces, como testimonio”.

No se sabe a ciencia cierta si existió ese barrio de Cloera y tampoco se ha encontrado una iglesia de San Kinaro (ni a ningún «San Kinaro»). Lo más cercano a un San Kinaro es Kinsius, arzobispo de York, Inglaterra, del siglo XI, quien fue considerado un santo.

Ovni en La anunciación, con San Emidius, pintura de Carlo Crivelli, 1486 (Public domain).

En el relato, es un obispo quien le dice a la gente que suelte al hombre que había descendido de la nave. Ahí tenemos una pequeña similitud, pero Kinsius vivió hasta los años 1000 y no en 956.

Hay que tener en cuenta que lo que se describió era un barco con todo y el ancla. No fue una aeronave más futurista, de tecnología aérea desconocida para la época. Sin embargo, tal vez fue descrito como barco, a falta de otro término referente a aeronaves (que no existían en ese siglo X).

Asimismo, el ancla pudo haber sido un tipo de mensaje dirigido a la iglesia y a los feligreses. De hecho, el ancla es un símbolo cristiano y antes era colocado en tumbas de santos y mártires, como en la tumba de Santa Filomena en las catacumbas de Roma. El ancla fue usada por los cristianos durante la persecución romana (para que no los identificaran con la cruz).

Otros avistamientos OVNI en la época medieval

El fenómeno celeste de Nuremberg, Alemania, 1561, periódico de la época (Public domain).

Todo lo expuesto anteriormente podría indicar que la historia fue un tipo de parábola folclórica y católica. Sin embargo, la época medieval tiene muchos reportes de avistamientos de aeronaves y antiguos astronautas. Un ejemplo está en un documento del siglo IX, llamado Liber contra insulam vulgi opinionem, el cual dice:

“En este documento, el arzobispo de Lyon se quejó de una creencia persistente entre los campesinos franceses con respecto a una «determinada región llamada Magonia de donde salen barcos de las nubes”.

Los tripulantes de esos navíos llevaban frutos a Magonia y le pagaban a unos «magos de la tormenta». Aquí se podría estar describiendo a seres extraterrestres con tecnología para la manipulación del clima (o tal vez seres humanos con conocimientos secretos).

Barco volador señalado por el arzobispo Agobard de Lyon, en Francia (Public domain).


Otro evento insólito es la llamada «batalla OVNI» de Nuremberg de 1561. Ahí se observaron numerosos objetos voladores batallando entre ellos. Un compendio enciclopédico de estos eventos se encuentra en el libro Wonders In The Sky del Dr. Jacques Vallée y Chris Aubeck.

Así que, esta nave de Cloera, ¿habrá sido una parábola católica o un avistamiento real? Es una incógnita… Su autenticidad puede ser discutida, pero la historia sí podría estar basada en hechos reales. Lo que es innegable es que la época medieval tiene muchos reportes de fenómenos OVNI y antiguos astronautas.