Los Túneles Misterios de los Andes: acceso al planeta intraterreno

los tuneles secretos de los andes acceso al mundo intraterreno
los tuneles secretos de los andes acceso al mundo intraterreno

Los Túneles Misterios de los Andes: acceso al planeta intraterreno 

Publicidad

Las mitos sobre mundos subterráneos no son nuevas, pero en Los Andes, poco o nada se sabe sobre ellas. en cambio, hay un amplio registro histórico de que bajo esta zona sudamericana hay una red de túneles.

Desde que Helena P. Blavatsky, escritora, teósofista y viajera del siglo XIX, mencionó tener en su posición los planos precisos de un túnel subterráneo que conectaba Cusco con el lago Titicaca y que en su interior se guardan misterios y tesoros únicos, la leyenda de un mundo subterráneo en Los Andes ha comenzado a divulgarse.

Demasiados historiadores e expertos alternativos han comenzado a investigar encima del asunto, dándose cuenta así que hay demasiado más registros que sugieren su existencia de lo que se afirmaba.

La Leyenda de los túneles de Cusco

conforme al relato de Katari que, entre diferentes, mencionó a los conquistadores la existencia de «hombres poderosos» que eran sumamente altos, rubios y de ojos azules que procedían desde «muy lejos», uno de los primeros registros de gigantes con la capacidad de dominar los elementos en los Andes.conforme a varias mitos andinas, en Cusco hay una red de túneles subterráneos. Crédito: 

Pero Katari además nombra a un «señor muy poderoso» llamado Huyustus, que vivía en la meseta del Collao, el altiplano del Lago Titicaca.

Este hombre que llegó desde tierras lejanas fue el responsable de crear grandes fortificaciones que se conocieron como «pukaras» que coronaban la cordillera.

Anteriormente de su fallecimiento, Huyustus dividió su reino entre cuatro hijos, una cronica que nos recuerda encarecidamente a la de los Hermanos Ayar.

Es exactamente Ayar Manco, uno de los hermanos, el responsable de fundar el Imperio Inca después de huir de una caverna en el cerro Tamputoco, en Cusco.

Por lo tanto, la leyenda nos dice que uno de los hijos de Huyustus había, literalmente, salido del planeta subterráneo.

Este mito es confirmada en 1845 por el Conde de Castelnau, durante una expedición ordenada por el gobierno francés para explorar Tiahuanaco.

Esta ciudad fue atacada por diferentes tribus nacientes en el altiplano del Collao, lo que significó un peligro, tanto para los Sacerdotes Investigadores de la «Ciudad Eterna», como para los tesoros que resguardaban, incluyendo al Disco de Oro, el cual estaba fabricado, verdaderamente, por una enigmatica aleación de metales desconocidos y que medía unos tres metros de diámetros. Disco que había sido una herencia de los fundadores del Shambhala.

Así, Ayar Manco habría huido de los ataques a través de un túnel subterráneo, lugar donde guardó los tesoros protegidos y que lo llevaría desde la Isla del Sol hasta Cusco, donde fundaría, posteriormente, el Imperio Inca.

Registros históricos de los túneles

asimismo de las mitos conocidas, hay varios registros de cronistas originarios de la conquista.Garcilaso de la Vega escribió sobre laberintos subterráneos en cusco previos a los Incas. Crédito: Manuel Ojeda y Siles / Wikimedia Commons

Bernabé Cobo, en su texto «Historias del Nuevo Planeta», habla de Juan Vargas, un hombre que localizó en las ruinas de Tiahuanaco los remanentes de un gigante fallecido en batalla.

Garcilaso de la Vega además insiste en la existencia de laberintos subterráneos previos al Imperio Inca.

Cristóbal de Molina, en 1638, además hace referencia a Ayar Manco y su recorrido desde la Isla del Sol hasta Cusco a través de túneles subterráneos.

Los tres mundos incas

En la leyenda Inca hay la creencia de que el Planeta está fraccionado en 3: Uku Pacha, Kay Pacha y Hanan Pacha, lo que significaría en español; «El Planeta de Abajo, el Planeta de Aquí y el Planeta de Arriba».Los tres mundos incas

A pesar de que hay gran cantidad interpretaciones sobre estos ideas, es obvio el señalamiento a la existencia de un mundo subterráneo, un planeta en la superficie y un planeta en los cielos.

Los Incas aluden unos túneles conocidos como «El Gran Laberinto» que, según expediciones arqueológicas, hay. Este conduce hasta el Uka Pacha, lugar donde vivían sus ancestros; los poderosos entes que les mostraron, entre gran cantidad diferentes cosas, la forma de edificar fortalezas sobre las montañas andinas.

La enigmatica Zona X

Los Túneles Secretos de los Andes: acceso al mundo intraterreno

Parte de las cuevas de la Zona X. Crédito: 

La conocida «Zona X» es, quizá, el sitio más emblemático de Cusco cuando se habla de un factible mundo subterráneo, ya que podría estar una de las entradas al reino escondido bajo la superficie.

Se le conoce como Zona X debido a que, desde las alturas, toda la red de cavernas toma una figura parecido a la letra, como si se tratase de una marca hecha desde los cielos.

Este sector prácticamente virgen se ha ido convirtiendo en uno de los atractivos turísticos más importantes debido a la inmensa cantidad de sucesos insolitos que suceden.

Uno de las historias más llamativas son las misteriosas «desapariciones» de visitantes en el interior de estas cuevas, las cuales ven su camino interior interrumpido, en gran numero de ocasiones, por enormes rocas.

Todo el montón es una invitación a pensar que esta zona podría albergar una de las entradas a aquel recinto mágico bajo la Tierra, aunque tal entrada puede, inclusive, que no sea física, sino interdimensional.

Esta idea nace de los propios chamanes cusqueños quienes, en ocasiones, se observan tentados a usar hongos o bebidas alucinógenas para alcanzar un estado astral que les permita ingresar al planeta subterráneo.

Esto lo hacen para poder recibir la sabiduría de los Maestros del Firmamento del Planeta Subterráneo.

Sea ficción, sencillo mitología o no, en las mitos andinas además podemos localizar diferentes referencias a la existencia de mundos subterráneos, como en gran cantidad diferentes culturas. Esto nos lleva a pensar que es cada vez más complicado negar que, en el interior de nuestro mundo, exista todo un «planeta» sin conocer.