Resonancia Schumann y su influjo en los humanos (Vídeo)

resonancia schumann y su influencia en los humanos video
resonancia schumann y su influencia en los humanos video
Publicidad

Durante siglos, la Tierra ha girado a una frecuencia de 7.8 Hz, pero a partir de 1980 ese valor cambió. ¿Cómo está afectando a la sociedad esa variación? ¿Ha tenido influjo en las últimas catástrofes climáticas?

A mediados de los años ’50 el Dr. Winfried Otto Schumann (1888-1974) reveló un efecto de resonancia en el sistema Tierra-Ionósfera, que mostraba la particularidad de polarizarse e imponer posibles direcciones perpendiculares de vibraciones conocida con el término de «Resonancia Schumann», en honor a este descubridor-científico, Schumann que predijo matemáticamente su existencia.

Este fenómeno electromagnético fue contemplado por primera vez por ​Nikola Tesla, inspirando sus grandes planes posteriores para la transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas.

Winfried Otto Schumann. (Wikimedia Commons)

¿Qué es la Resonancia Schumann?

La tierra está rodeada por un poderoso campo electromagnético que se figura entre el suelo y la ionosfera colocada unos 100 km por encima de nosotros. Este campo posee una resonancia de 7.83 Hertz o ciclos por segundo, parecido al de los latidos de un corazón. Los mamíferos incluyendo el ser humano, tienen esta misma frecuencia.

En 2008, el estadounidense Gregg Braden confirmó que desde los años 80´s las resonancias Schumann se habían incrementado de 7,8 Hz a 12,0 Hz.

Según Braden, la resonancia de la Tierra ha sido de 7,8 Hz desde hace miles de años, pero desde 1980 se ha elevado a más de 12 Hz. Esto significa que un día de 24 horas equivale actualmente a 16 horas causando que el tiempo se está acelerando.

Cortesía: 

La física oficial acostumbra a ignorar lo que no puede aclarar, pero en el suceso de la Resonancia Schumann prestó especial atención, de modo que Alemania y Austria han probado con estas resonancias. Se han desarrollado y formulados modernos planes en física cuántica en base a los 7,8 Hertz, consideradas una constante normal biológica de nuestro hipotálamo.

El mundo actua como un enorme circuito eléctrico y esta frecuencia nos conecta a todos los entes humanos con la Tierra. Esto abre un «campo de comunicación entre dos equipos neuronales» o telepáticos. Es por esta razón que la hipotesis de la existencia de una conciencia colectiva entre los humanos cobra mayor sentido.

El día que se paralice la Tierra

Cortesía: rceni.com

Si la Tierra detiene su rotación y la frecuencia de resonancia alcanza los 13 Hz, estaríamos en un campo magnético del punto cero o 13 de la escala de Schumann.

Si la Tierra se detuviera, en dos o tres días comenzaría a girar nuevamente en la dirección opuesta. Esto produciría una reversión en los campos magnéticos alrededor de la tierra. Algo parecido a lo que sucede en un generador de corriente girando en sentido inverso.

La Frecuencia Base de la Tierra que se conoce científicamente como Resonancia Schumann, se está acelerando dramáticamente. La frecuencia habitual de 7.8 Hertz por segundo se ha elevado hasta llegar a los 12 Hz desde los años 80, aunque con pequeñas variaciones entre las regiones geográficas.

La Resonancia Schumann es reconocida por la ciencia como un indicador sensible de las variaciones de la temperatura y de las circunstancias del clima en el mundo. Estas resonancias fluctuantes, sumadas a las explosiones solares, pueden ser un causa determinante en las inundaciones, severas tormentas y variaciones en el clima de los recientes años.

Cortesía: elmostrador.cl

Mientras que la frecuencia del «latido» de la tierra se está elevando, la fuerza de su campo magnético está disminuyendo. Según el Maestro Bannerjee de la Universidad de Nuevo México, en los últimos 4,000 años la Tierra ha perdido hasta la mitad de la intensidad del campo magnético.

La intensidad del campo magnético es un vasto catalizador de la transformación de los polos magnéticos. Debido a esta relación los registros geológicos de la Tierra además marcan cambios previos en las Eras de la cronica.

El Origen del Campo Magnético de la Tierra

El origen del campo magnético terrestre es incluso un misterio para la ciencia, aunque la hipotesis del Efecto Dínamo es la más aceptada. En esta hipotesis, el magma terrestre actúa como un fluido conductor que puede generar y mantener el campo magnético de nuestro mundo.

Cortesía: kinja-img.com

en cambio, el campo magnético de la Tierra varía durante las Eras geológicas, según se ha comprobado de la observación de los estratos de las capas terrestres y al considerar que los átomos de hierro contenidos tienden a alinearse con el campo magnético terrestre. La dirección del campo magnético queda registrada en la orientación de los dominios magnéticos de las rocas y el ligero magnetismo resultante es susceptible a medición.

La medición del magnetismo de rocas en estratos formados en periodos geológicos permite elaborar mapas del campo magnético terrestre en diferentes eras. Los mapas revelan que hubo épocas en que el campo magnético terrestre se ha reducido a cero para despues invertirse.

Cortesía: vix.com

Según los investigaciones, durante los últimos cinco millones de años se han producido más de veinte inversiones, la más nueva data hace 700.000 años.

¿Es factible una inversión de los polos magnéticos de la Tierra?

Aunque es factible que ocurra, no se puede predecir cuándo ocurrirá la siguiente inversión porque la secuencia no es regular. En los últimos 100 años, la intensidad del campo magnético tuvo una reducción del 5%. Se estima que el campo volverá a invertirse en el interior de unos dos mil años si se mantiene este ritmo.

 

Cortesía: youtube.com

En el interior de los mundos, la acumulación de componentes ferromagnéticos induce un campo magnético de intensidad relacionada a las circunstancias de formación del mundo. Continuamente están los dos polos, al igual que los de un imán normal. En el suceso de la Tierra, la zona de su movimiento de traslación está influenciada por el campo magnético solar, pero nuestro mundo crea como una burbuja propia del campo magnético terrestre.

Cortesía: invdes.com.mx

La burbuja interna tiene una capa límite entre su influjo y la solar denominada magnetopausa, que es casi esférica hacia el Sol, y alargada hacia el exterior del sistema solar, acercándose a la superficie terrestre en los polos magnéticos de la Tierra. Esta interacción entre ambos campos magnéticos y las partículas cargadas originarios del Sol produce fenómenos como las auroras boreales o australes y la interferencia en las comunicaciones por ondas electromagnéticas, al igual que alteraciones en los satélites artificiales en órbita.

Cortesía: caracteristicas.co

Efectos de la Resonancia Schumann en el Mundo y los Humanos

La Resonancia Schumann de la Tierra actua como un enorme circuito eléctrico, y al ser la atmósfera un conductor débil y si no existieran fuentes de carga, su electricidad se diseminaría en unos 10 minutos.

Los experimentos realizados sobre cosmonautas en el cosmos demostraron que fuera de la resonancia Schumann sufrían desequilibrios y dolencias. ¿Por qué sucede?

Hay un fenómeno llamado «vibración por simpatía» que nos puede ayudar a comprender este fenómeno. Cuando se genera un aumento del pulso electromagnético de La Tierra obedece a cambios estructurales y evolutivos del propio mundo y además de sus residentes.

Cortesía: namastereiki.wordpress.com

Estas variaciones provocan síntomas físicos como la sensación de que el tiempo corre más rápido, de hecho, las 24 horas del día parecen ser solo 16 horas, además de diferentes síntomas físicos como dolores de cabeza o espalda.

Hay gran cantidad personas que sufren las consecuencias de las Ondas Schumann sobre todo por las tormentas electromagnéticas. Demasiados contratiempos cardíacos son provocados cuando esas frecuencias de ondas Schumann se observan interferidas.

Las edificios modernas, las grandes construcciones de concreto, los cableados de alta tensión, las torres de acero o las antenas de celulares, como ejemplo, forman grandes jaulas de Faraday que impiden la propagación de las ondas pertenecientes a este campo natural, y en consecuencia afectan seriamente las frecuencias normales.

Cortesía: elperiodicodelaenergia.com

Los experimentos concluyen que con la generación ó inducción de frecuencias considerados campos magnéticos débiles del rango 7.8 -8 Hz., es factible:

  • Alterar el comportamiento de células, tejidos y órganos.
  • Alterar niveles hormonales.
  • Alterar los procesos químicos celulares.
  • Alterar la percepción del tiempo en animales y entes humanos.
  • Inducir el sueño y los estados meditativos.
  • Disminuir el nivel de stress.
  • Afectar benéficamente los procesos de inmunidad.
  • Equilibrar el ritmo cerebral.
  • Ralentizar las taquicardias.
  • Estimular los procesos de aprendizaje.
  • Expandir la conciencia.
  • Generar un mayor flujo de energía vital (KI – CHI)
  • Estimular los procesos curativos naturales.

El Mundo como un Ser Vivo

Según la opinión de varios investigadores, el ensayo del Dr. Schumann, además trataría sobre los campos avanzados de la Metafísica Cuántica y de la Astrofísica Meta-Cuántica, con los que explica el por qué la tierra gira cada vez más rápido.

Para las filosofías espiritualistas, la resonancia Schumann puede ser considerada la risa, el llanto, el sufrimiento, o la alegría del mundo, y tiene relación con los pensamientos que proyectamos al universo que influyen en todo nuestro entorno y queda como una melodía que nos invita resonar a la misma frecuencia, para bien o para mal.

Cortesía: pijamasurf.com

Schumann afirmó que las catástrofes climáticas es una de las consecuencias de dicha alteración, que recae principalmente sobre los campos magnéticos de la tierra y los campos magnéticos de los humanos.

Según el hinduismo, los campos magnéticos de los humanos son los chakras, que son los centros de energía situados en nuestro cuerpo. Esto significa que nuestros pensamientos, comportamientos y emociones se rigen por estos centros internos que están en todos los entes vivos.

Cortesía: guillermoferrarablog.com

“Somos el resultado de los pulsos de los Chacras del cuerpo, de la Tierra, del Sol y del Cosmos, y con ellos viajamos y nos equilibramos en el ritmo y frecuencia que marcan para nuestras vidas en el Tiempo y el Cosmos”.

La Resonancia Schumann y el Plan Haarp

Aunque la Física oficial casi lo ha ignorado, las grandes potencias mundiales pueden estar experimentando con estas ondas, muy secretamente, en grandes planes.

La Resonancia Schumann constituye quizá un notable soporte del proceso de percepción extrasensorial (PES) de tipo radar para todos los entes vivos. Algunas frecuencias pueden ser absorbidas y reenviadas por todo objeto según esquemas de interferencias específicos. Estas “ondas que resuenan” pueden modularse intencionalmente en frecuencia o en su figura con distintas fines, es diferentes palabras, cualquier modificación puede resultar saludable y positiva, o contrariamente, completamente destructiva.

Cortesía: gq.com.mx

Se estima que estas alteraciones magnéticas se están manipulando aposta. H.A.A.R.P. (High-frequency Activo Auroral Research Program) es un proyecto operativo en Gakona, Alaska, denunciado por activistas ecológicos y grupos investigadores por ensayar con modificaciones de la Resonancia Schumann. De ser así el ritmo vibratorio de nuestro medio ambiente, el motor fundamental de toda vida sobre nuestro mundo es amenazado por las manipulaciones humanas de la ionosfera como la tecnología del proyecto HAARP.

La ionosfera nos protege de las radiaciones mortales del Sol y el cosmos. Pero con la manipulación de ondas de radio a altas frecuencias se pueden provocar forados esta cobertura protectora, con el peligro de rasgar el capullo frágil de la evolución planetaria y humana. Las consecuencias podrían ser tan devastadoras que los daños causados serían irreversibles.

Cortesía: culturacolectiva.com

El plan HAARP, además conocido como “Arpa del Diablo”, es tan controvertido como peligroso. Sus defensores argumentan un sinfín de ventajas de carácter investigador, geofísico y militar, pero sus detractores están convencidos de que podría tener consecuencias catastróficas para nuestro mundo, desde arriesgadas modificaciones en la ionosfera, hasta la manipulación de la conciencia humana. Nick Begich, al lado a la reportero Jeanne Manning realizaron una investigación al respecto que posteriormente fue inspiración para la publicación del texto «Angels don’t play this harp» (Los ángeles no tocan esta arpa), en el que los autores plantean inquietantes teoría. Una de ellas, como ejemplo, es que el plan HAARP podría tener peores consecuencias para nuestro mundo que las evidencias nucleares. Begich y Manning están convencidos de que a través del plan HAARP se estaría enviando hacia la ionosfera un haz de partículas electromagnéticas orientadas y enfocadas que estarían contribuyendo a su calentamiento.

Cortesía: amazon.com

en cambio, la versión oficial sostiene que el HAARP es una investigación académica cuyo objetivo es cambiar las circunstancias de la ionosfera con el fin de obtener mejoras en las comunicaciones mundiales. Mientras la disputa continúa, paralelamente se siguen ejecutando investigaciones por parte de los organismos más interesados: el Ministerio de Defensa de Estados Unidos y la Universidad de Alaska. Una vez puesto en marcha, los militares conseguirían un arma altamente destructiva relativamente a bajo costo, mientras que la universidad apuntaría a la manipulación geofísica más atrevida de la cronica de la sociedad. conforme con la Dra. Rosalie Bertell, HAARP figura parte de un sistema integrado de armamentos, que tiene consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras.

Aparte de la manipulación climática, el plan HAARP tiene diferentes aplicaciones vinculadas como cambiar el clima bombardeando intensivamente la atmósfera con rayos de alta frecuencia. Convirtiendo las ondas de baja frecuencia en alta intensidad, podría además afectar a los cuerpos vitales de los entes humanos, y no se puede excluir que además posea efectos tectónicos. Se considera que son doce las patentes que conforman la médula espinal del plan HAARP. Una de las patentes del físico Bernard Eastlund, hace mención a un “procedimiento y un equipo para cambiar una zona de la atmósfera, ionosfera y/o magnetósfera”. Esta patente estuvo clasificada, por orden expresa de organismos oficiales estadounidenses durante todo un año. En verdad, el plan de Eastlund es distinto a diferentes conocidos hasta la fecha: la radiación de radiofrecuencias (RF) se enfoca en un lugar de la ionosfera, proyectando una cantidad de energía sin precedentes, que puede alcanzar hasta los 10 gigavatios. Begich y Manning sostienen que la energía generada podría inclusive desplazar la ionosfera, causando el colapso de las comunicaciones de la tierra, al igual que destruir misiles o aviones, cambiar las circunstancias atmosféricas y aumentar las concentraciones de ozono, nitrógeno y tambien afectar negativamente al cerebro.